Colón
Miércoles 31 de Agosto de 2016

"Lo disfruto al máximo"

Luego de su vuelta a Colón que incluyó el triunfo y un gol ante Aldosivi en Mar del Plata, Ismael Blanco charló mano a mano con Ovación y contó las sensaciones que lo invaden desde que retornó al Sabalero. "Siempre dije que iba a terminar mi carrera en este club y por eso estoy muy feliz", tiró

Se lo nota feliz, distendido y disfrutando de esta nueva oportunidad que le brinda la vida. Y no es para menos porque el Sungui volvió a su casa, al club que lo vio nacer futbolísticamente. Quizás y como lo dijo en la nota, esta chance se le presentó cuando no la esperaba, más allá de que siempre su objetivo primordial fue volver a ponerse la camiseta rojinegra.
Ismael Blanco arrancó su tercer ciclo en el Sabalero y lo hizo de la mejor forma, siendo figura ante Aldosivi, marcando el primer gol y asistiendo en el segundo para terminar de definir el pleito. Pero además, se bancó los 90 minutos dentro del campo de juego, aun cuando fue el último jugador en sumarse al plantel y teniendo en cuenta que no venía jugando de manera oficial en el Barcelona de Ecuador.

Todas esas cuestiones resaltan más el rendimiento del delantero que llegó para ganarse un lugar y por lo hecho ante el Tiburón está claro que seguirá en la estructura titular del equipo que conduce Paolo Montero. Luego de la victoria en Mar del Plata el plantel tuvo el martes de descanso y ayer por la tarde retomó los entrenamientos en el predio.
Blanco1.jpg

Allí el oriundo de Santa Elena se hizo un tiempo para atender a Ovación y charlar mano a mano sobre lo que fue su retorno a la institución y los desafíos que se planteó. Con una sonrisa permanente y ganas de contar sus sensaciones el Sungui habló de todo, incluso de una posibilidad que tuvo de jugar en Unión, pero que descartó de manera automática ya que su corazón está pintado de rojo y negro.

Y una muestra de ello es que resolvió su desvinculación con el Barcelona de Guayaquil y de inmediato viajó a Santa Fe para acordar con la dirigencia sabalera. En ningún momento especuló con otras ofertas ya que tenía absolutamente claro qué sería de su futuro.
A modo de síntesis una postal que grafica el sentimiento que despertó en los hinchas es precisamente cuando posó con dos chicos con la camiseta de Colón que habían ido a entrenar con su padre y que apenas vieron al delantero se acercaron para pedirle una foto.

—Mejor imposible tu vuelta a Colón, un triunfo como visitante, un gol y una asistencia.
—La verdad que sí, estoy muy contento porque era el primer partido y hacía mucho tiempo que no jugaba con la camiseta de Colón. Y es cierto que salió todo redondo, por lo cual estoy muy feliz al igual que mi familia y el grupo. Sabíamos que iba a ser un partido difícil ante un rival directo por la tabla del descenso, era un encuentro de seis puntos que lo pudimos aprovechar. Fue complicado, pero el equipo se mostró inteligente y lo más importante fueron los tres puntos que nos trajimos a Santa Fe.

—¿Te imaginabas un debut tan bueno teniendo en cuenta que fuiste el último en sumarte al plantel y que apenas tenías un par de prácticas de fútbol con tus nuevos compañeros?
—Tenía mucha fe en que me iban a salir bien las cosas, siempre trato de hacer lo mejor para el equipo, es lógico que siendo delantero me gusta hacer goles, pero a veces no se puede y entonces lo más importante es que si no lo hago yo que lo convierta otro compañero y que Colón gane, eso al fin y al cabo es lo que más deseo. Lo que sí me preocupaba un poquito era el aspecto físico, ya que no venía jugando de manera oficial en Ecuador, entrenaba de manera normal con mis compañeros pero no sumaba 90 minutos de fútbol. Pero como siempre le digo a mi mujer y a los que me conocen, es que siempre estoy preparado y bien de la cabeza y eso es fundamental. Todo pasa por la cabeza y muchas veces el estar bien desde lo mental supera las cuestiones físicas. Como dije cuando llegué: estoy con muchas ganas de hacer bien las cosas, vine para eso. Igual no pensé si iba a aguantar los 90 minutos, me largué a jugar como loco. Apenas llegué ya quería competir y por suerte el tema de que se demoró el inicio del torneo me vino bien para adaptarme a mis nuevos compañeros. La verdad es que todo salió bien, mejor que haya sido así (risas).
"Me sorprendió el reconocimiento de la gente y eso me pone muy contento" - Ismael Blanco, jugador de Colón
—Y además jugaste como único delantero y eso hizo que tuvieras mayor desgaste.
—Se corrió mucho, aparte la cancha estaba rapidísima, pero como dije anteriormente si uno está bien de la cabeza supera muchas cosas. Eso me ayudó a estar tranquilo y a correr los 90 minutos y matarme por Colón y por mis compañeros que es lo que más quiero. Apenas se ganó un partido y hay que seguir, yo pensé que iba a tener problemas al otro día (risas), un poquito de dolores tengo pero es normal. Por suerte completé todo el partido sin ninguna lesión y eso me pone muy contento.

—¿Pensabas que se iba a producir ahora esta vuelta a Colón o creías que ya era un capítulo cerrado ponerte por tercera vez la camiseta rojinegra?
—Sabía que iba a volver a Colón, pero no sabía que llegaría ahora con 33 años, siempre le dije a mi mujer que ojalá pudiera terminar mi carrera en Colón ya que estoy radicado acá. Además es el club que me dio la posibilidad de debutar en Primera División y por eso hoy estoy disfrutando al máximo estar en Colón, llegué hace poquito pero ya me siento muy a gusto. Tengo muchas ganas y eso es muy importante, yo sabía que en algún momento iba a volver pero no sabía que se iba a dar en este momento. Igual fue todo muy rápido, no hubo tanto que pensar, apenas me avisaron les dije que sí y por suerte se dio. Ahora me queda disfrutar y matarme por Colón.

—Además sos hincha y eso sin dudas es un plus a la hora de jugar.
—Me vine de Santa Elena (Entre Ríos) a los 15 años, yo era hincha de Camba Cua de mi pueblo y lógico que me hice hincha de Colón porque es el club que me formó como profesional y que también me permitió tener hoy una familia. Me hizo crecer en todo sentido y por ese motivo le estoy muy agradecido a Colón y por eso voy a entregar todo por esta camiseta. Sufrí mucho por Colón estando lejos, pero ahora tengo que estar muy tranquilo, disfrutar de este hermoso predio que tiene y en el cual nunca había entrenado. Obviamente que el objetivo es poner a Colón bien arriba.

—Te llamó Leonardo Madelón que te tuvo en Olimpo para que vayas a jugar a Unión pero lo rechazaste de manera categórica.
—Lógico, aparte no entro al barrio (risas), apenas me dijeron yo les manifesté que era imposible ya que soy hincha de Colón. Con Madelón tengo una muy buena relación y él en los equipos que estuvo siempre me quiso llevar. Tiene un aprecio muy grande hacia mi y yo con él, pero hoy estamos en distintas veredas y es imposible (suelta una carcajada).
Blanco2.jpg

—¿Fue importante que haya sido Vignatti y Fleming los que te fueron a buscar teniendo en cuenta que ellos estaban en el club cuando vos llegaste de muy joven?
—Sí, pero de todas maneras desde que me fui de Colón siempre tuve las puertas abiertas, por eso estoy muy agradecido al club y a todos los dirigentes que pasaron, porque mi nombre siempre estuvo ahí. Tal vez no se daba porque no era el momento, pero está claro que ahora volvió Vignatti, que lo conozco al igual que a muchos dirigentes de mi infancia en el club. Mi llegada se dio de manera muy rápida, la prioridad siempre la tuvo Colón porque también teníamos otras ofertas pero a mi representante le dije que quería venir a Colón para poner al club bien arriba y ojalá que en mayo o tres fechas antes de que termine el torneo miremos donde estamos parados a ver si se puede pelear el campeonato.

—¿Cómo fue el día después del debut en la calle y con los hinchas?
—Lo poco que anduve la verdad que muy bien, yo me fui de muy joven y pensé que la gente no me iba a conocer, porque había pasado mucho tiempo. Pero la verdad es que me sorprendió el reconocimiento de la gente y eso me pone muy contento. Me dieron mucha energía positiva y eso nos hace falta a todos. Creo que el club puede pelear bien arriba, tenemos un buen plantel y un buen técnico que es muy positivo y ganador. Ojalá que todas esas cosas se junten y podamos llevar a Colón bien arriba. Y noté a la gente muy entusiasmada por todo eso.

—¿Se ilusionan con pelear arriba más allá de ser un torneo largo?
—Lógico, tenemos un grupo muy unido y humilde y todos vamos a tirar para el mismo lado. De esta manera es posible que logremos los objetivos, siendo conscientes de que si peleamos arriba rápidamente nos vamos a olvidar de pelear abajo. El lunes comenzamos ganando, son tres puntos que nos permiten subir en la tabla. Pero para eso debemos mantener la mentalidad que tuvimos ante Aldosivi, pudimos convertir y el rival no nos marcó goles y jugando de esa manera va a hacer difícil que nos ganen. Es lógico que debemos mejorar porque siempre hay errores. No obstante si continuamos con esta mentalidad ganadora vamos a estar bien arriba.

—¿Sentís que atravesás uno de los mejores momentos de tu carrera, con la madurez suficiente y en el lugar que siempre quisiste estar?
—Siempre quiero dar más, es obvio que me gustaría ser Maradona o Messi pero no tengo esas cualidades. De todos modos siempre voy a correr, a poner garra, a matarme, aunque me salgan mal las cosas voy a seguir corriendo. Siempre para adelante, nunca para atrás, de esa manera encaré siempre mi carrera futbolística y a toda esa experiencia la voy a volcar en el equipo y también seguiré aprendiendo con mis compañeros. Ojalá continuemos de esta manera, con muchas ganas y en mayo estar atento a ver si se puede lograr algo importante.