Colón
Domingo 01 de Enero de 2017

Los números del candidato

En estas horas habrá una definición respecto a la chance concreta de que Eduardo Domínguez sea el nuevo entrenador sabalero. Aquí un repaso de la carrera del joven DT, que tiene 38 años

La carrera como entrenador de Eduardo Domínguez comenzó de manera imprevista, ya que una semana antes de debutar como técnico era jugador del Globo. Teniendo en cuenta sus aptitudes y su capacidad de líder (era el capitán del equipo) los dirigentes lo convencieron para que dejara de jugar y automáticamente se hiciera cargo del plantel reemplazando a Néstor Apuzzo. Aceleró su decisión ya que tenía pensando retirarse en diciembre del 2015.
Colgó los botines el 15 de agosto de 2015, en la derrota de Huracán ante Nueva Chicago por 3-0 y ocho días más tarde, es decir el 23 de agostó, se sentó en el banco del elenco de Parque Patricios, en el empate como local ante Lanús por 0-0. En esa primera etapa al frente del equipo las cosas le fueron muy bien dado que el plantel apostaba a dos frentes, el campeonato local y la Copa Sudamericana.
En el torneo doméstico dirigió 10 partidos con dos triunfos, seis empates y dos derrotas, pero el atenuante es que simultáneamente disputaba la Sudamericana en donde realizó una campaña notable, llegando a la final. En ese final del año, Huracán con Domínguez como DT eliminó nada menos que a River en semifinales y cayó en la final por penales ante Independiente de Santa Fe (Colombia).
De todos modos, mantuvo el invicto en la competición dado que ganó cinco encuentros y empató cinco. Sin dudas que fue lo mejor del ciclo de Domínguez al frente del conjunto de Parque Patricios.
En el primer semestre del 2016 dirigió 16 partidos en el torneo local, pero nuevamente debió alternar ya que al mismo tiempo protagonizaba la Copa Libertadores y con un plantel sin tanto recambio tuvo que arreglárselas. De todos modos, el resultado final fue más que digno cosechando siete victorias, cinco empates y cuatro derrotas, con un porcentaje de eficacia del 52, 08%.
Mientras que en la Copa Libertadores el equipo jugó 10 partidos, ganando tres de ellos, empatando cuatro y perdiendo los restantes. Superó en la fase inicial al Caracas con un gol agónico de Diego Mendoza en el final del partido que le permitió acceder a la fase de grupos. Pero en el viaje de vuelta de ese partido, el micro que transportaba al plantel sufrió un accidente con consecuencias importantes para algunos jugadores que fueron baja por mucho tiempo como por ejemplo Patricio Toranzo, Mendoza y también Hugo Nervo.
Esa situación repercutió en el equipo, que no obstante superó ese trance y pudo acceder a octavos de final en donde fue eliminado nada menos que por Atlético Nacional de Medellín que al cabo sería el campeón de la Copa, pero con un arbitraje muy polémico que claramente favoreció al elenco colombiano. Por lo cual el balance de ese primer semestre resultó positivo.
Sin embargo, a la hora de afrontar la segunda mitad del 2016, las cosas empeoraron porque el plantel perdió algunos jugadores importantes, sobre todo su goleador Ramón Wanchope Ábila quien no puso ser reemplazado. Domínguez tuvo que arreglarse con lo que tenía a mano y así afrontó la Copa Argentina en donde superó a Central Córdoba de Rosario y luego quedó eliminado con Belgrano por la serie de penales. Al igual que en la Copa Sudamericana se retiró invicto.
Pero el comienzo del campeonato fue el detonante para que comenzaran a surgir los inconvenientes entre el técnico y el presidente Alejandro Nadur, en consecuencia y luego de dirigir apenas cuatro cotejos, el 24 de septiembre del año pasado, Domínguez decidió renunciar luego del empate sin goles frente a Sarmiento. Hasta allí el equipo había acumulado una derrota y tres empates.
En total, Domínguez dirigió 52 partidos en Huracán, sumando 18 triunfos, 23 empates y 11 derrotas con un porcentaje del 49,3% pero con la importancia de haber jugado una final de Copa Sudamericana y llegar a octavos en la Libertadores algo impensado para un Huracán que hoy pelea el descenso.