Policiales
Viernes 08 de Julio de 2016

Comerciantes del centro alertados por un conventillo

Propietarios de locales de Mendoza al 2700 denuncian que los robos que se registran en la zona son por los habitantes de un edificio abandonado utilizado como pensión. Está a 150 metros del Ministerio de Seguridad de la provincia

Los comerciantes de calle Mendoza entre San Jerónimo y 9 de Julio están hartos, sienten impotencia y bastante miedo.
Es que los habitantes de una pensión ubicada en Mendoza al 2700 han sido sindicados como los autores de varios robos en locales y han generado fuertes disturbios en los últimos meses. El colapso de todo ello se vivió en la tarde del último jueves, donde varios de sus habitantes se enfrentaron con otros sujetos a piedrazos en plena calle y a la vista de todos, situación que generó un fuerte operativo policial que terminó con cuatro jóvenes arrestados en la Comisaría 1ª y una gran conmoción en la zona.
Embed

En el edificio, donde habita una gran cantidad de familias, durante la última semana fueron arrestados cuatro ladrones que sustrajeron mercadería de un local de indumentaria deportiva. Por su parte, el mes pasado la Policía detuvo a tres hombres que habían robado en una casa de antigüedades ubicada en 9 de Julio y Primera Junta (a metros de la Jefatura del Ministerio de Seguridad). No obstante ello, también fueron aprehendidos otros hombres tras haber sido acusados de robar en una santería.

Están hartos

En un relevamiento realizado por Diario UNO en la jornada de ayer, una serie de comerciantes sostuvieron que los habitantes de la pensión –o el "conventillo", como lo llaman–, en su gran mayoría son los culpables de los robos que suceden en la zona. Desde hurtos en la propia vía pública hasta entraderas en distintos locales.
A un comercio dedicado a la venta de productos de santería, ubicado a tan solo 20 metros de la pensión le ingresaron y le robaron varios productos y no conformes con ello le rompieron la caja registradora que, según contó la dueña, tiene un costo muy elevado reparar. Por otro lado, un local de ropa ubicado en la zona fue también foco de robos, ya que una vez le sustrajeron una notebook.
La misma situación le tocó vivir a un negocio de antigüedades de 9 de Julio al 2300 que sufrió otro robo a metros del Ministerio de Seguridad.
Mendoza

"Acá un día te vienen a comprar, al otro día te vienen a robar. Estamos cansados de que entren por una puerta y salgan por la otra", dijo a Diario UNO una empleada de una panadería la cual es víctima de manera recurrente de los robos. "Nos asaltan todos los días", explicó.
"Nosotros nos cansamos de ir a la Comisaría 1ª a radicar las denuncias. Un día vino el jefe a decirnos que nos dejáramos de molestar porque ellos no podían hacer nada ya que necesitaban una firma de no sé quién", agregó indignada la mujer. "No sé por donde viene la mano, pero que estamos cansados, es cierto", concluyó.

Adoptan medidas

Otros comerciantes del lugar, cansados de la situación, adoptaron una serie de medidas de seguridad para nos ser víctimas de robos. Es el caso de un local de 9 de Julio y Mendoza el cual debe bajar las rejas en los horarios nocturnos por miedo a que le rompan la vidriera. En tanto, algunos locales que se encuentran en la cuadra donde está la pensión en cuestión, optaron por trabajar con la puerta con llave. "No ingresa nadie al local así", sostuvo una comerciante.
detenido4.jpg
A raíz de disturbios. El jueves fueron detenidos cuatros jóvenes. 
A raíz de disturbios. El jueves fueron detenidos cuatros jóvenes.

Una tarde violenta

El último jueves se generó un gran caos en la cuadra de Mendoza al 2700 a raíz de un conflicto generado en la plaza de El Soldado entre varios hombres. Dicho conflicto se trasladó hacia la pensión donde cuatro sujetos comenzaron a arrojar piedras contra los habitantes del edificio a la vista de todos. De inmediato, efectivos de la Comisaría 1ª, de la Brigada Motorizada y del Cuerpo de Guardia de Infantería redujeron a los hombres y los trasladaron hacia la dependencia policial. Por su parte, varios agentes ingresaron al edificio y sustrajeron cuatro armas blancas.
El hecho causó conmoción en el microcentro santafesino ya que además del impacto de la situación, se generó un desorden vehicular a raíz del despliegue policial.

Comentarios