santafe
Domingo 27 de Marzo de 2016

Comienza una semana clave para definir el futuro de Sol

  Reina la incertidumbre en los empleados. El 31 de marzo se cumplen los plazos definidos por los dueños para conseguir un comprador. “La empresa no atiende los teléfonos”, dicen los pilotos

Si bien los trabajadores de Sol Líneas Aéreas permanecen ajenos a las negociaciones entre privados, no desconocen que en un primer momento desde la misma empresa se había colocado el 31 de marzo como fecha límite para conseguir un interesado en hacerse cargo de la aerolínea. La compañía boliviana Amazonas es la que se presenta con más posibilidades de tomar los servicios abandonados por Sol.
 
Desde el gremio que nuclea a los pilotos (Apla) manifestaron su preocupación por la falta de comunicación. Además, recuerdan que los salarios estaban garantizados hasta febrero. La falta de diálogo provoca desconfianza y genera dudas sobre el pago de haberes de marzo. 
 
“La empresa en un principio le había puesto el plazo a las negociaciones hasta el 31 de marzo”, dijo en diálogo con Diario UNO, Juan Manuel Maroni, piloto de Sol y delegado de Apla (Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas).
 

Los trabajadores esperan reunirse esta semana en el marco de una nueva audiencia que deberá ser pactada por el Ministerio de Trabajo de la Nación. “Nosotros estamos esperando un nuevo encuentro que ya está solicitado. Tiene que poner fecha el ministerio. En la nueva reunión tendremos que definir en qué termina todo esto”, sostuvo Maroni.

El estancamiento en las negociaciones entre los posibles interesados y la empresa de capitales argentinos provoca angustia en los empleados nucleados en APA (Asociación del Personal Aeroportuario). Fuentes gremiales señalaron al matutino que durante esta semana debería haber novedades al respecto.
 
La empresa se comprometió a pagar los sueldos de los trabajadores mientras negocia con posibles accionistas. Los responsables de la firma buscan interesados en participar de la compañía o en una venta completa. En este sentido, sin bien los empleados han recibido sus haberes, el silencio de la empresa durante las últimas semanas enciende la luz de alarma en los gremios del sector. 
 
“De hecho la empresa hace varios días no se comunica con nosotros, no nos atienden los teléfonos. Y ese es un motivo de preocupación de los trabajadores”, añadió el delegado de los pilotos, y recordó: “Los sueldos estaban garantizados hasta febrero, se había firmado hasta febrero solamente. La falta de comunicación y el hecho de que la empresa no muestre la cara durante este mes, nos da el indicio de que no van a pagar marzo”.
 
 
En este contexto de falta de información y de indecisiones, permiten que las versiones que se lanzan sobre el proceso de indemnización a los trabajadores adquiera más fuerza. Al respecto, Juan Manuel Maroni, delegado de Apla, se manifestó con cierta prudencia y dijo:“Nosotros no estamos manejando nada de eso, no manejamos esa opción porque tampoco nos lo comunicaron a nosotros. Están hablando de pagar las indemnizaciones completas y retirarse, pero resulta raro que no paguen el mes de marzo. Sí está la versión de que puedan abonar las indemnizaciones completas”.
 

Si bien el hermetismo por parte de las autoridades de Sol provoca cierto temor en los empleados, aseguran que la falta de diálogo fue una característica de Sol Líneas Aéreas. “Genera incertidumbre. Igualmente la empresa siempre se manejó con muy poca comunicación, ya sea en esta situación límite o durante su funcionamiento. Pero algo de incertidumbre y un poco de miedo nos da”, aseguró.
 
De las empresas con cierto grado de interés en explotar los servicios abandonados por Sol Líneas Aéreas, solo queda la compañía boliviana Amazonas. Fundada en 1999, se presenta como la línea aérea con la flota más moderna de Bolivia y es una de las interesadas en comprar la empresa. La compañía goza de buena reputación y actualmente ofrece servicios, además de los vuelos de cabotaje en Bolivia, a Perú, Chile, Paraguay y Uruguay.

Comentarios