A un click
Martes 23 de Agosto de 2016

¿Cómo identificar los lunares peligrosos?

Vigila los posibles cambios que puedan experimentar tus lunares. Para evitar peligros, utiliza bloqueador solar, no te expongas a luces UV directas ni utilices las camas de bronceado.

En la piel podemos encontrar distintos crecimientos cutáneos de diferentes colores (desde tonos del color naranja hasta tonos oscuros), los cuales pueden ser protuberantes o planos. A estos crecimientos en la piel los llamamos "lunares". Es común encontrarlos en la mayoría de personas.

¿Por qué la preocupación?
Aunque sea común encontrar lunares en las personas, hay lunares que pueden ser peligrosos o pueden llegar a ser melanomas (cancerígenos). Por ello, es muy importante ser conscientes sobre nuestros lunares y que, después de revisar este artículo, nos fijemos en nuestra piel y, de encontrar anomalías, visitemos a un dermatólogo.

Entre las tres formas en que se muestra el cáncer de piel, la más peligrosa es la forma del melanoma ya que se puede propagar más fácilmente y puede llegar a ser muy ofensiva. Además, esta presentación del cáncer es muy peligrosa en la medida en que aparece en células encargadas de dar color a la piel (lunares, pecas, manchas de nacimiento)

¿Cómo identificar los signos de un posible melanoma?
1. La asimetría: formas que no dan.
Si al revisar un lunar o una marca de nacimiento encuentras una forma asimétrica en la cual estos se dividen en dos mitades pero estas dos mitades no son iguales, éstas pueden responder a un posible melanoma. ¿Por qué? Como es sabido, la mayoría de lunares presentan forma de esfera o de círculo y, entre la generalización, puede ser posible que un lunar o marca que no tenga esta forma sea peligroso.

2. El tamaño...no tan grande.
Generalmente, los lunares pueden tener hasta 1 cm de diámetro. Si uno de tus lunares presenta un tamaño mayor o si notas que está creciendo, debes estar muy atento a sus cambios o ir al dermatólogo.

3. Un lunar sorpresivo: ¡Cuidado!
Si en tu piel aparece de súbito un lunar y empieza a tornarse negro, debes poner mucho cuidado o visitar al dermatólogo. Es muy posible que tenga índice de malignidad.

4. El color: tonos homogéneos
Los lunares normales, en la mayoría de casos, presentan un color homogéneo, igual en toda su área; un color domina y es parejo. Si en un lunar observas varios colores, debes alarmarte. Posiblemente se trate de un lunar cancerígeno.

5. Un lunar con síntomas: Inflamación, dolor, sangrado o picadura
En este caso debes estar mucho más atento a los cambios que sucedan. Sin duda alguna debes visitar de inmediato a un dermatólogo. Estos signos pueden estar determinando un fuerte potencial maligno.

6. Los bordes: no definidos o irregulares
Si el lunar no muestra con claridad su inicio o su fin o si los bordes del lunar no están bien definidos, también debes prestar atención. Puede tratarse de un lunar peligroso pues los lunares benignos están bien definidos.

7. Antecedentes en tu familia: ¡Sé cuidadoso!
Si en tu familia se han tenido casos de cáncer en la piel o de lunares peligrosos, sería muy importante que realices una visita al dermatólogo. Si bien, es sabido que los lunares no son hereditarios pero, teniendo en cuenta que cada familia comparte un tipo de piel y unas susceptibilidades en la misma, debes ser cuidadoso.

Comentarios