informacion_general
Domingo 23 de Agosto de 2015

Cómo lograr que los fracasos nos otorguen fortaleza

Todos nosotros en algún momento vamos a sufrir el rechazo, vamos a tener piedras en el camino, proyectos que nos cuesta alcanzar y si no somos fuertes para tolerar la frustración vamos a abandonar todos los proyectos.
Cuando algo no nos sale, tenemos que cercar esa frustración y no permitir que se transforme en global, o sea que cada vez que nos cueste lograr algo no debemos abandonarlo, sino que tenemos que identificar que es lo que nos cuesta y decir: “Esto es lo que me cuesta, ésta área, con éste tema y en este momento”, pero no descalificarnos globalmente.
¿Cómo podemos fortalecernos para tolerar la frustración? La frustración es la mejor manera de aprender. El gran problema que tenemos es que no miramos para adentro sino que en general siempre le echamos la culpa al otro, siempre explicamos, siempre minimizamos lo que hacemos, pero si nos preguntamos: ¿En qué me equivoqué? ¿Qué puedo aprender de esto?  Entonces yo voy a transformarme en fuerte frente a la frustración.
Cuando nosotros repetimos una acción, retenemos ese conocimiento en un 60 por ciento aproximadamente, por  ejemplo: “Cuando aprendemos a andar en bicicleta”,  a fuerza de repetición, o sea, yo repito esa acción y aprendo a andar. Pero hay otra forma de aprender que es la emocional, que es cuando yo estoy motivado, cuando le pongo una emoción a algo; y la mejor manera de ponerle emoción a las acciones es cuando nos basamos en los sentimientos positivos y evitamos la frustración.
Si vas a tu casa y te asaltan a mitad de camino no te vas a olvidar nunca más el evento porque hubo una frustración en el trayecto; en cambio, cuando podemos mirar para adentro y proponernos transformar esa frustración en creatividad o en algo nuevo, entonces transformamos esa frustración en algo positivo.
Por eso a veces necesitamos pasar por tormentas para aprender de algo en lo que venimos fallando y eso nos hace fuertes frente a la frustración.
Hay personas malas que van a venir con su fuerza a lastimarnos, por eso está bien ser buenos pero también tenemos que ser astutos y activar, no para manipular y para engañar sino para ser inteligentes y no “morder el anzuelo”, tiene que servir para hacer buenos negocios y alejarnos de las personas incorrectas y para avanzar en todo lo que la vida tiene preparado para nosotros.
Otras personas van a venir a provocarte, el “provocador” es el que ya planificó como venir a agredirte. A las personas provocadoras hay que cambiarles el escenario, si una persona te envía un mail hay que decirles que “hablamos cara a cara”, etcétera. 
Las personas que te hacen las “encerronas”, que quieren que decidas por ellos y no por otros, te ponen de un lado o del otro. 
Hay muchas personas malas dando vueltas por ahí, pero tenés que ser sabio como la serpiente; la serpiente muerde el “talón de los que la vienen a atacar”. Por eso hay que ser sabio y no dejase manipular por nadie. 
No solo vamos a poder tolerar la frustración y vamos a tener fuerza para seguir adelante, no solo vamos a tener sabiduría para no dejarnos engañar por la gente mala de este sistema, sino que también vamos a tener la habilidad de trabajar en equipo. 
¿Cómo armo el trabajo en equipo? El primer equipo se arma en la familia y en la pareja, porque una pareja que no es un equipo no es una pareja, la pareja justamente es eso porque se ayuda a potenciarse uno al otro.  Para que haya equipo en la familia y en la pareja yo tengo que mostrar mis debilidades. Si yo no muestro mis debilidades no va a haber equipo, por eso muchas parejas compiten, porque no pueden poner en la mesa las debilidades de cada uno. 
Muchas veces en la pareja aparece el “pollerudo” o la “dependiente”, son personas que se creen omnipotentes porque quieren ayudar y salvar continuamente al otro, para tapar sus debilidades, porque las personas inseguras tapan las debilidades pero las personas seguras las muestran y trabajan en equipo y dicen: “Estas son mis debilidades, ayudame a crecer, ayudame a mejorar y yo te voy a ayudar a vos”.
No debemos armar una pareja para lastimarnos, no debemos ser necios, sino que debemos armar una pareja porque somos un equipo. ¿Cuántas veces hemos escuchado “somos el día y la noche”? Entonces dicen: “Nos llevamos mal porque somos distintos”. Y no es así, nadie se lleva mal por ser distinto, porque uno puede ser parecido, pero eso sirve en lo cotidiano, pero no es necesario ser iguales para llevarse bien, lo que es necesario para llevarse bien no es ser parecidos es armar un equipo y para armar un equipo no importa como pensamos, sino mostrar las debilidades y pedirle al otro que nos ayude a crecer y debe ser mutuo. 
Cuando blanqueemos nuestras debilidades ya no vamos a sentir más presión, cada día todo lo que nos propongamos lo vamos a alcanzar y cada noche nuestra casa va a ser una fiesta de alegría porque vamos a trabajar en equipo. Solo las personas fuertes comparten sus debilidades.
¿Cómo hicimos para formar pareja? Exagerando, todos cuando comenzamos una relación exageramos nuestras virtudes y escondimos las debilidades. Una vez pasado ese proceso viene el segundo que es cuando nos mostramos como realmente somos. Entonces es en esta etapa cuando tenemos que poner en práctica dos cosas: “Tolerancia” y “Esfuerzo”.
Y cuando cada uno muestra su verdadera faceta lo que hay que hacer para formar un equipo es tolerarse, dejemos de idealizar, no existe el “Príncipe Azul” ni “La Mujer Perfecta”, tenemos que ayudar al otro en sus debilidades, debemos esforzarnos para construir la pareja.
Si no trabajas en equipo y no le mostrás a los tuyos tus debilidades y no ves la de los demás no vamos a avanzar; pero cuando lo hacemos  y nos ayudamos unos a otros para mejorar,  vamos a crecer. 
Si aprendo de lo que me sale mal, si lo transformo en crecimiento voy a ser fuerte. No debo olvidar ser astuto para poder correrme de al lado de la gente mala y tampoco que tengo que tolerar las debilidades del otro y ayudarlo a potenciarse. 
Tenemos que ver a largo alcance, no importa en qué condición te encuentres hoy, no importa si hoy no la estas pasando muy bien, igual tenés que hablar en positivo sobre el futuro, sobre tu mañana, sembrá palabras de esperanza que mañana vas a cosechar una vida victoriosa.

Comentarios