El país
Martes 29 de Noviembre de 2016

¿Cómo se investiga un accidente aéreo?

Los primeros datos
La primera prioridad es asegurar la escena de la tragedia antes de que los investigadores logren llegar hasta allí, la que es una labor de la policía local o los militares.

Aunque, a veces, la ubicación y la naturaleza del accidente hacen que esto sea complicado.

Eso ocurrió con el vuelo 9525 de Germanwings, estrellado por su copiloto en marzo pasado mientras sobrevolaban una remota región montañosa, cubierta de nieve e inaccesible por vía terrestre.

Los restos de la aeronave se esparcieron sobre cuatro hectáreas de terreno, a unos 1.550 metros de altura sobre la pendiente de un barranco rocoso.

Ya luego, además de juntar evidencia, los investigadores a cargo de un siniestro de este tipo pedirán a la aerolínea que suministre copias de una serie de documentos, como el historial de mantenimiento o la lista de pasajeros.

También revisarán las comunicaciones entre la aeronave y los controladores aéreos, así como la información de las condiciones meteorológicas al momento del accidente.

De acuerdo a las reglas establecidas por la Convención de la Aviación Civil Internacional, la primera responsabilidad recae sobre el Estado donde ocurrió el desastre, aunque también pueden tomar parte en la investigación el país donde la aeronave estaba registrada, aquel donde la aerolínea tenga su casa matriz y el país donde se haya diseñado el aparato.

Este proceso es aún más complicado cuando el accidente ocurre sobre aguas, como fue el caso del vuelo 447 de Air France, que se desplomó sobre el Atlántico mientras cubría la ruta Río de Janeiro-París, en junio de 2009.

Tomó casi dos años encontrar la caja negra y otro año más hasta que el informe de los investigadores finalmente fue publicado por la autoridad de la aviación francesa.


Las pistas en el fuselaje
Una vez que los investigadores están en condiciones de evaluar la evidencia física, tienen que mantenerse abiertos a cualquier posibilidad y no enfocarse de inmediato en una sola teoría que explique el accidente.

Pronto en la investigación, los restos del fuselaje pasarán a ensamblarse tanto como se pueda, generalmente en un recinto cubierto lo más cerca posible del lugar del accidente.

En el caso del atentado de Lockerbie, ocurrido en 1988 en Escocia, se llevaron las partes a una antigua base militar, donde se unieron "en dos dimensiones" apoyadas sobre el suelo; luego fueron trasladadas a la localidad de Farnborough, en Inglaterra, donde se pudo "reconstruir" el avión en 3D a partir de los trozos recuperados.

Es esta evidencia física, incluso si en un comienzo está escondida en el terreno o está muy dañada por el impacto, la que puede empezar a sugerir líneas de investigación.

Además, claro, de la llamada caja negra y las grabadoras de voz de la cabina de pilotaje.


La evidencia humana
Los resultados de las autopsias que se hacen a los pasajeros y los miembros de la tripulación también pueden ayudar a deducir lo que sucedió a bordo.

Por ejemplo, el informe holandés sobre la caída del vuelo MH17 de Malaysian Airlines sobre Ucrania, ocurrido en julio de 2014, fue capaz de determinar la naturaleza del impacto en parte por el tipo de heridas que mostraban los cuerpos de la tripulación que estaba en la cabina de mando.

Después de la primera fase de búsqueda de datos en los cadáveres, por lo general ya es posible tener una línea de investigación clara sobre el proceso físico que hizo caer la nave. Por ejemplo, una explosión.

Piezas de metal retorcido del fuselaje pueden sugerir esto mismo, por ejemplo, pero debería hallarse evidencia similar en más de uno de los restos para poder sostener la teoría.

"En la mayoría de los casos, la evidencia de lo que ocurrió estará allí, en la escena del desastre. Pero entonces habrá que determinar las razones detrás de la evidencia", dice Frank Taylor, investigador de accidentes aéreos que trabajó en el caso Lockerbie y ahora está retirado.

Según las leyes de algunos países, como Reino Unido, los investigadores del accidente tienen control sobre las pruebas por tanto tiempo como consideren necesario, pero en el proceso de investigación de causas es posible que otras agencias comiencen a intervenir.

"El proceso de investigación del accidente es estrictamente técnico, no de asignación de culpas", indica Taylor.

Si los investigadores creen que han encontrado una falla de diseño o mantenimiento, pueden emitir recomendaciones inmediatas para tratar de prevenir problemas similares en otras aeronaves sin esperar a que esté listo el informe final.

A veces, como ocurrió el 11 de septiembre de 2001 durante los ataques a las Torres Gemelas y el Pentágono, es inmediatamente evidente que se trata de un atentado o un hecho criminal.

En ese caso, los fiscales y la policía normalmente abrirán investigaciones paralelas, haciendo una labor de inteligencia en busca de pistas para identificar a los responsables.

BBC

Comentarios