Ovación
Miércoles 04 de Mayo de 2016

Con gloria y honor: Colón cumple hoy 111 años de vida

Colón cumple este jueves 111 años de vida, soñando con que las páginas más gloriosas de su rica historia aún estén por escribirse. Lo hace jugando en Primera División, con el recuerdo intacto de hazañas deportivas que lo convierten en uno de los más grandes del interior. FOTOS. 

Al hincha de Colón siempre le sobran y le sobrarán los motivos para en cada 5 de mayo mostrar su orgullo y amor por los colores. En esta ocasión celebra los 111 años de vida del club, que sin dudas no atraviesa su mejor momento deportivo e institucional.

Foto: Manuel Testi - Uno Santa Fe

Si bien el equipo se encuentra en Primera División –dato no menor teniendo en cuenta que en algunos años de su historia lo pasó en el ascenso–, lo cierto es que está cerrando un campeonato donde estuvo muy lejos de cumplir las expectativas que había generado en el inicio. Además, la feroz interna dirigencial que parece no tener fin conspira para que el día sea el ideal para los festejos.
 

Cristian Pavón, hoy jugador de Boca, fue clave para que Colón regresará rápidamente a Primera en 2014 / Foto: José Busiemi - Uno Santa Fe
 
Sin embargo, esto podría ser motivo de que los hinchas de cualquier otro club depongan sus ganas de festejar y las dejen para épocas de bonanzas. Pero nada de esto ocurre por el lado del barrio Centenario, ya que en los momentos de mayor adversidad fue donde mostró mucho más amor y pasión por los colores. Una muestra de esto fue el gran acompañamiento y el show que se desató –como ya es una costumbre– con la caravana que se inició en las inmediaciones del Puente Colgante y que terminó en las instalaciones del club, donde los fanáticos se encargaron de darle brillo y esplendor a otra previa para la celebración de un nuevo año de vida.
 
Colón hoy es grande por su gente. A esto nadie lo puede discutir ni poner en tela de juicio. Un punto de quiebre y que quedará grabado para siempre en la historia está vinculado a un hecho negativo pero del cual el hincha puede inflar el pecho cada vez que se lo recuerde porque respondió y se encargó de poner las cosas en su lugar. En la edición del 19 de noviembre de 2013 Ovación tituló “Tocó Fondo”, cuando el equipo no se presentó a jugar frente a Atlético de Rafaela por una deuda que los dirigentes mantenían con el plantel, lo que generó una gran reacción de la gente, cansada de promesas incumplidas, que provocaron de esta manera la renuncia del presidente Germán Lerche. Incluso bajo su gestión se produjo un golpe muy bajo, como fue el descuento de seis puntos por parte de la FIFA por un reclamo que involucró al jugador Juan Carlos Falcón con el Atlante de México.
 

Orgullo. La hinchada de Colón se caracterizó siempre por alentar y llenar el estadio a pesar de las adversidades deportivas / Foto: José Busiemi - Uno Santa Fe
 
Colón parecía desangrarse escribiendo la página más triste de su historia, pero una vez más se puso de pie gracias a su gente. Eduardo Vega y Víctor Godano formaron una lista que sobre todas las cosas pregonaba recuperar el orgullo de la gente y trabajar con claridad y transparencia. Si bien al cabo del camino se pueden criticar muchas de sus políticas y decisiones deportivas, lo cierto es que el hincha se sintió identificado con esta idea y por eso lo respaldó con el voto.
 
Se apostó por un DT joven, con ganas aunque sin experiencia en Primera División como Diego Osella. Las malas no terminarían con el fin de 2013 ya que el club debió soportar una sanción de no poder sumar jugadores en la medida de lo pretendido por el entrenador y fue así que se apostó por los pibes del club, que dieron la cara en un momento crucial cuando el equipo parecía ya condenado a jugar en la “B” Nacional antes de que arrancara el campeonato.
 

Para el recuerdo. La imagen de Diario UNO de Daniel Schlishting llorando, se viralizó en las redes sociales tras el ascenso de 2014 / Foto: Manuel Testi - Uno Santa Fe
 
Sin embargo, ese equipo contagió a la gente, o la gente contagió a ese equipo. Los jugadores dejaron todo en la cancha, aparecieron jóvenes promesas como Lucas Alario, César Meli, Gabriel Graciani, Martín Luque, que no tuvieron el tiempo de adaptación propia para los futbolistas provenientes de las canteras y rápidamente fueron lanzados a la cancha. Todos ellos respaldados por la experiencia y la apuesta que se había hecho por Germán Montoya, Jacobo Mansilla y Ezequiel Videla.
 
Lo que parecía una verdadera quimera se comenzó a transformar en esperanza y con armas nobles el Sabalero fue protagonista del campeonato. Tuvo algunos vaivenes en el final del mismo que fueron determinantes para que luego no se termine cristalizando el objetivo. Sin embargo, se llegó a una definición con Atlético de Rafaela, en Rosario, donde nuevamente el hincha volvió a mostrar su incondicionalidad copando al Gigante de Arroyito.
 
Si bien la historia no terminó con final feliz, sin dudas que se trató de un año donde el equipo dejó la vida para mantener al club en Primera. El hincha acompañó y sufrió a la par del plantel, que a pesar de no haber podido frenar la caída quedará grabado en la historia de la institución por todos los méritos y aptitudes que van mucho más allá de una pelota de fútbol.
 

Máximo ídolo. Bichi Fuertes es el emblema de Colón, quien más goles anotó y quien más presencias tiene con la rojinegra - Foto: Manuel Testi - Uno Santa Fe
 
Algunos jugadores tuvieron revancha, Osella acompañó el proyecto durante gran parte del minitorneo donde consiguió el rápido retorno a Primera División de la mano de Mostaza Merlo, quien  dirigió al equipo en los últimos pasos que le quedaban por dar para llegar a la orilla tan deseada. 
 
También con gloria
Pero las muestras de pasión y afecto no se reducen solamente a los momentos negativos, donde como en líneas anteriores se expresó fueron donde el hincha más sacó pecho. Sino que también hubo momentos de gloria y éxtasis deportivos, ya que el Sabalero es el primer y único equipo de la ciudad en haber participado –y con éxito– de certámenes internacionales.
 
El 28 de agosto de 1997 disputó su primer encuentro internacional, cuando debutó en la Copa Conmebol con una derrota por 2-1 frente a Universidad de Chile en el estadio Nacional. Adrián Gorostidi tiene el privilegio de haber gritado el primer gol que quedó en los registros de los torneos que organiza la Conmebol.

En 1998 llegó el turno de disputar el máximo campeonato internacional, como es la Copa Libertadores de América. Quizás el punto máximo desde lo deportivo logrado por la institución. En dicha competencia llegó hasta los cuartos de final, donde fue eliminado por el poderoso River Plate de Enzo Francescoli, con quien compartió la fase de grupos.
 
Lo más recordado sin dudas será la clasificación para disputar los cuartos de final en Asunción, donde el 30 de abril derrotó por penales a Olimpia, con una actuación sublime del arquero José Pablo Burtovoy, quien en dicha definición contuvo cuatro remates.
 
Fruto de una consolidación deportiva e institucional, Colón se dio el lujo de seguir inscribiendo su nombre en Sudamérica, y llegaron las Copas Sudamericanas 2003 y 2012, y una nueva intervención en la Copa Libertadores (2010), donde no pudo acceder a la fase de grupos.
 
Pero cuando en días como estos se hace una mirada más profunda, se puede llegar al 10 de mayo de 1964, cuando el Sabalero se dio el lujo de ganarle al Santos de Pelé por 2-1. En dicho cotejo el equipo ganó para el estadio el mote de Cementerio de los Elefantes.
 
Tampoco se pueden dejar afuera a Clásicos frente a Unión que son motivo de orgullo para el pueblo rojinegro, como el 4-0 del Clausura 2000 con goles de Enría, Fuertes y Delgado (2). O los triunfos agónicos y llenos de magia como los del Apertura 2007 con el tanto de Nelson Agoglia, o el del Apertura 2002 con el gol de Gabriel Migliónico.

Y por supuesto que dentro de  este repaso entran los subcampeonatos del Clausura 1997, del Clausura 2000 y el Apertura 2011. Mientras que también ocupan un preciado lugar en la memoria colectiva los ascensos de 1965, 1995 y 2014. 
 
Por todo lo expuesto, está más que claro que Colón es grande y que su hinchada es el principal argumento para seguir creyendo que las páginas más doradas de su historia todavía están por escribirse.

Comentarios