Ovación
Miércoles 18 de Mayo de 2016

Con sufrimiento

Unión avanzó en la noche del martes a los 16vos de final de la Copa Argentina, al vencer en la ciudad de Rafaela a Atlético Paraná por penales 4-3, luego de empatar 1-1 en el tiempo reglamentario. Ignacio Malcorra hizo el tanto, mientras que Nereo Fernández contuvo un remate en la serie 

Unión se clasificó este martes a los 16vos de final de la Copa Argentina, al superar por penales 4-3 a Atlético Paraná, luego de empatar 1-1 en el tiempo reglamentario, en Rafaela. Ignacio Malcorra, a los 23 minutos del primer tiempo adelantó a los rojiblancos, en tanto Lisandro Alzugaray (ST 8’) lo empató para el Gato. En la próxima instancia los Tatengues jugarán ante el ganador del cruce entre Quilmes y Unión Aconquija (Catamarca).
 
El comienzo fue intenso, de ida y vuelta, en donde por lo menos en los primeros minutos la formación entrerriana intentó complicar el sistema defensivo buscando con pelotazos largos a los delanteros Noir y Cadenazzi, sobre todo a este último por su altura, tomando en cuenta las dimensiones del campo de juego de Atlético de Rafaela.
 
Pero después de un inicio próspero para los dirigidos por Cervilla, los Tatengues comenzaron a manejar la pelota con mucha contundencia y tranquilidad como para empezar a controlar el trámite y los puntos altos fueron las participaciones de Martínez en primer lugar, junto a un movedizo Martín Rolle que se transformó en el lanzador buscando abrir la cancha con Malcorra y Gamba, haciéndolo correctamente.
 
Así el Tate se convirtió en el dominador del campo y en 20’ de juego tuvo dos situaciones clarísimas sobre la valla del golero Ruggiero: la primera la tuvo Rolle pero se cayó cuando estaba por definir y la segunda fue la más concreta porque Claudio Riaño metió un anticipo sutil y su remate suave pegó en el primer palo del arquero visitante.
 
La superioridad de Unión se cristalizó a los 23’ cuando desde el punto del penal, Ignacio Malcorra abrió el marcador con un toque suave al palo derecho de la portería visitante.  La jugada que desembocó en la pena máxima del Mudo Reynoso fue un pase perfecto de Rolle a Riaño.

Con el gol de Nacho, el equipo de la Avenida justificó la superioridad en cuanto al trámite, pero Atlético no se quedó atrás y con el resultado desfavorable fue en busca de la igualdad que por momentos dejó en tela de juicio porque la velocidad y el juego vertical de Ekkert buscando a los centrodelanteros por momentos hicieron zozobrar a la defensa que respondió con eficiencia ante cada centro frontal, destacándose García Guerreño y Zurbriggen en ese aspecto.
 
El reloj corrió, y más allá de que Atlético Paraná tuvo algunas chances como para empatar, no había ningún tipo de duda que el Rojiblanco santafesino cada vez que aceleró el juego estuvo cerca de llegar al segundo tanto.  De esa manera se fue el primer tiempo, que resultó muy entretenido, exigente para los santafesinos y quedó la sensación que más allá de que la victoria fue totalmente justificada tendría que haberse dado por más goles.
 
No pudo definirlo
El inicio del segundo tiempo para los santafesinos no fue para nada propicio porque Atlético Paraná salió decidido a buscar el empate y desde el comienzo de la parte final el Tatengue entró dormido, y complicado en la defensa por los ataques verticales. Incluso en los primeros 8’ el Gato tuvo dos chances netas, la primera fue un tiro en el palo de Noir y unos minutos más tarde fue una pifia increíble de Ekkert. Pero tanto fue el elenco de Cervilla que logró el empate a los 8’ cuando después de quedar desacoplado el fondo ingresó Alzugaray y con un toque suave puso el 1-1 inesperado para todos los presentes en Rafaela.
 
Pareció que el empate de los paranaenses despertó a los Tatengues que también desordenados fueron a buscar el segundo gol que llegó a los 15’ en el botín de Riaño pero de forma inesperada y erróneamente fue anulado por un offside que no existió.
 
Aunque la conquista fue mal anulada, Unión siguió siendo desordenado e impreciso para desestabilizar a un Gato que estuvo mejor parado, sobre todo del medio hacia arriba y esto se observó por la merma que tuvo el Tate en el medio: Martínez, Rolle y Acevedo. Siendo los más claros para atacar la dupla Bruno Pittón- Ignacio Malcorra que complicaron haciéndole el 2-1 a Martín Galli. El elenco de Madelón fue con todo y de cualquier manera para desnivelar el resultado que por desacoples también en el fondo Tatengue siempre estuvo abierto para los jugadores entrerrianos. 
 
Madelón apostó por los ingresos de Villar y Nagüel, pero no pudieron influir para calmarse en el mediocampo y poner claridad en una zona vital del juego. Así quedó reflejado que por errores propios y virtud del rival pero sobre todas las cosas por fallas de los hombres de la Avenida el resultado no se pudo quebrar y hubo que llegar a los penales. En los últimos minutos vale remarcar que hubo una mano en el área del Gato que Ariel Penel no sancionó penal para Unión, pero las fallas de la terna arbitral no disimularon el flojo rendimiento que tuvo el Tatengue en el segundo tiempo.
 
Eficacia más Nereo
Con la multitud Tatengue de fondo llegó la definición para determinar el clasificado. Allí, el elenco de Madelón no falló: Malcorra, Martínez, Nagüel y Rodríguez anotaron sus remates. Por su parte, Cadenazzi y Lencioni no fallaron, pero Fernández le contuvo el tiro a Galli y en el quinto penal Machado estrelló su tiro en el palo derecho para desatar el festejo en La Perla del Oeste.



Claudio Cáplan / claudio.caplan@uno.com.ar / Ovación

Comentarios