santafe
Miércoles 09 de Marzo de 2016

Construcción: Santa Fe mantiene el empleo, mientras en el país baja

De acuerdo a lo que informó la Cámara Argentina de la Construcción, a nivel nacional se perdieron 54 mil puestos. Sin embargo, la ciudad y la región mantienen similares niveles de actividad y trabajo, tanto en la obra pública como privada

Según el último informe de coyuntura de la construcción, elaborado por el Instituto de Estadística y Registro del sector, el volumen de empleo evidenció una pronunciada merma durante diciembre y, según los datos que son de carácter provisorio, el promedio de ocupación fue de 384.251 puestos de trabajo registrados, lo que representa una caída del 7,7% en relación al mes precedente, y de 1,4% en relación a igual período de 2014.
En consonancia con el mencionado estudio, desde la Cámara Argentina de la Construcción nacional se informó en las últimas horas que debido a la contracción de la actividad, hay 54.000 trabajadores menos que los que llegó a haber el año pasado, y que las empresas del sector prevén que las cesantías crecerán en los próximos meses.
Consultado al respecto, el presidente de la Cámara, delegación Santa Fe, Roberto Pilatti, señaló que los puestos de trabajo no se perdieron solo en los últimos dos meses, sino que fue “desde octubre hasta enero”, pero que, igualmente, eso no es lo que sucede en la provincia de Santa Fe, donde se ha logrado mantener el nivel de actividad, tanto pública como privada. 
“Se están terminando algunas obras que estaban empezadas y hay también algunos proyectos que están por arrancar en el mediano plazo. En la ciudad de Santa Fe y alrededores no se vio resentido el empleo por la combinación de que continúa la obra pública y las construcciones particulares están con un nivel razonable de actividad”, aclaró y explicó que la pérdida de empleos en el sector es debido a que se encuentran frenadas muchas obras públicas nacionales, y que a esto se suma que “muchas provincias están casi en default”.
“La Uocra tenía en octubre 430.000 afiliados, y si hablamos de 54 mil empleos, estamos hablando de un 15% a nivel nacional, pero no a nivel local”, expresó y agregó: “En Santa Fe no se han perdido casi puestos de trabajo, y si se han perdido han sido muy pocos, porque las obras públicas no se han paralizado y las privadas más o menos la están piloteando”.
En ese sentido, sostuvo que si hubo una baja en la actividad en la ciudad y la zona, al menos hasta el momento ha sido “tenue”, aunque advirtió que el panorama que se presenta a corto plazo es muy complejo.
“Hay aumentos de precios, y el consumo de cemento bajó entre un 7 y un 8 % y eso es un indicador de que hay una merma en la construcción porque está íntimamente ligado con nuestra actividad”, manifestó.
Para Pilatti, los problemas en la actividad se producen por la coyuntura nacional, no por la provincial. Por este motivo se mostró cauto en que se pueda resolver a corto plazo la situación económica para poder retomar el crecimiento.
“A nivel nacional la economía no arranca porque aún se están resolviendo los problemas con los que se encontraron, y si va todo bien y se arregla con los holdouts, no va a ser inmediato el ingreso de dólares que nos podría dar un poco de tranquilidad”, vaticinó.
En tanto, César Cassina, delegado normalizador de la seccional local de Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina, dijo que al inverso de lo que pasa en el país, en Santa Fe, la pérdida del empleo no se refleja tanto porque en las obras privadas se han mantenido las fuentes de trabajo.
“Acá no hay pérdida de fuentes de trabajo en la obra privada, y en el caso Procrear se está trabajando y en buenas condiciones. Es más, ahí se incrementó la mano de obra. En Santa Fe capital no hubo pérdida de mano de obra calificada”, destacó.
Sin embargo, a diferencia de lo que destacó Pilatti, advirtió que en la provincia hay obras públicas que no han comenzado, y otras que están frenadas. 
“Santa Fe no está tan alejada de la realidad del país, hay obras públicas que están paradas. El gobierno de la provincia tiene obras que no han arrancado y otras que están a media máquina y a nivel nacional, la obra de la termoeléctrica (Central de Enarsa en Sauce Viejo), como claro ejemplo no está totalmente parada, pero no tiene presupuesto”.
Respecto de la última obra mencionada, añadió que también hubo dificultades para continuar con los trabajos debido a los elevados niveles de agua que se registraron en la región.
“Está al lado del río Coronda, y hay obras que por la altura de los ríos no se pueden hacer”, explicó.
Por último, si bien se mostró conforme de que se logró mantener el empleo en la ciudad y la región, Cassina manifestó que la baja en el ritmo de la economía se ha sentido, y los obreros de la construcción no escapan a la pérdida de poder adquisitivo, y que la reactivación dependerá de los caminos que tome el gobierno nacional en cuanto al rumbo económico. 

Tasas altas y pagos a largo plazo
Desde la Cámara Argentina de la Construcción se mostraron en alerta por los altos intereses que están cobrando los bancos, como medida para mantener el precio del dólar. Si a esto se suma que la provincia paga los certificados de obra a 150 días, el panorama que se avizora no es el mejor para el sector.
Sin embargo, Pilatti deslizó que se le informó extraoficialmente que el gobierno tiene la intención de, a partir de marzo, ir paulatinamente achicando los plazos hasta llegar a los 60 días. En esa dirección, remarcó que “en la medida en la que se vaya normalizando el pago, va a mejorar la situación del sector”.
“Trabajando a plazos tan largos tenemos que ir sí o sí a los bancos a descontar los certificados, y más allá de que el gobierno provincial consiguió que el Banco de Santa Fe otorgue al sector una tasa preferencial de 31%, el Estado nos reconoce por el certificado de obra a 150 días, un interés menor del que pagamos. Si estos plazos de pago se mantienen en el tiempo, mes a mes vamos perdiendo la ganancia y eso es lo que nos complica”, explicó.

Comentarios