Viernes 25.04.2014

Agradable, con sol y cielo azul profundo

Min.: 11% | Máx.: 23 °C

Primicias YA Miércoles, 11 de diciembre de 2013 | 11:29

Así están hoy los personajes de La Historia Sin Fin

Con 30 años sobre las espaldas, la película es uno de los trabajos cinemátográficos de ciencia ficción que más recuerdan quienes tienen hoy entre 30 y 40 años. Galería de fotos.

Sus personajes principales quedaron en la memoria de todos aquellos que pasaban horas frente al televisor imaginándose estar en el lugar de Atréyu, pudiendo volar sobre el lomo de Falkor, el recordado dragón de la fortuna que lo ayudaba en sus aventuras. En la historia este joven era el elegido para salvar el pueblo de Fantasía de una fuerza destructiva que consumía el mundo. El personaje fue interpretado por el actor Noah Hathaway cuando sólo tenía 13 años. Luego de esta película trabajó en algunos otros films con poco éxito y dedicó su vida a la práctica de deportes de alto rendimiento.

Sebastián, era el nombre con el cual conocimos al personaje Bastian Baltazar Bux en el doblaje para Argentina. Su papel fue interpretado por Barret Oliver, quien en ese entonces tenía 10 años. Su rol era el de un niño que, atrapado por la curiosidad, se sumerge en la historia del libro de "La historia sin fin" y termina siendo el protagonista central, que ayuda a la emperatriz a salvar su mundo. Oliver trabajó en algunos films más, pero al poco tiempo decidió convertirse en fotógrafo, profesión que actualmente ejerce.

Fue la actriz Tami Stronach quien se destacó como la Emperatriz infantil. Junto a Sebastián logran hacer que el pueblo de Fantasía vuelva a florecer, alejando todos los males de él. Esta fue la única película en la que actuó. Pero fue su carrera como bailarina clásica la que le permitió consagrarse algunos años después. ¡Mirá la galería de fotos para ver cómo están hoy los personajes!

Este clásico se presentó como una trilogía, aunque sólo la primera parte fue que la obtuvo el verdadero éxito. En las siguientes películas cambiaron los actores y el director, y el efecto no fue el mismo. La primera parte será sin duda la más recordada de las tres, ya que introducía la fantasía y aventura al mundo del cine de la mano de los efectos especiales logrados a través del arduo trabajo de especialistas para crear los muñecos de los personajes y la escenografía. Todos se diseñaron y realizaron en tamaño real y con mucho esfuerzo ya que, por haber sido filmada en 1984, no existían las computadoras para la edición, ni la tercera dimensión, ni la digitalización de la imagenes tal como las conocemos ahora.

Fuente: entremujeres.com.

Dejanos tu comentario