informacion_general
Miércoles 05 de Agosto de 2015

Convertirse en un papá joven puede aumentar el riesgo de muerte a mediana edad

Un estudio publicado en el Journal of Epidemiology & Community Health determinó que las principales causas de muerte son los los ataques cardíacos y las enfermedades relacionadas con la intoxicación por alcohol.

Ser padre joven aumentaría significativamente la posibilidad de morir a temprana edad, entre los 40 y 50 años, según reveló un estudio que recoge la revista especializada Science Live.
El relevamiento determinó que los padres jóvenes tienen peor salud que aquellos que estrenan paternidad pasados los 25 años.
En el estudio, los investigadores descubrieron que los hombres que tuvieron a su primer hijo a los 22 años tenían un 26% más de posibilidades de morir a mediana edad, en comparación con los que engendraron a su primer hijo a los 25 años o más.
El estudio fue publicado en el Journal of Epidemiology & Community Health, busca enlazar los vínculos existentes entre los padres que deciden serlo a temprana edad y las variables sociales que condicionan ese hecho, como el entorno familiar y la genética. Según los científicos, es posible que una paternidad temprana pueda interrumpir los planes de carrera y empuje a los padres a puestos de trabajo de baja remuneración, lo que podría perjudicar su salud.
"Criar un hijo a temprana edad puede ser un reto", explicó una de las autoras del estudio, Elina Einiö, por lo que considera que "es importante que los miembros de la familia y profesionales de la salud reconozcan que no sólo las madres jóvenes pueden necesitar apoyo, también lo padres jóvenes".
La investigación fue realizada sobre el estudio de 30.500 finlandeses nacidos entre 1940 y 1950 y que se convirtieron en padres en algún momento antes de llegar a los 45 años. Los investigadores hicieron un seguimiento a estos padres hasta que llegaron a los 54 años.
Según el estudio, el 15 por ciento de los hombres tenían su primer hijo a los 22 años, mientras que el 29 por ciento tenía sus primogénitos entre las edades de 22 y 24, y 18 por ciento se convirtió en padres a edades de 25 o 26. El resto de los hombres (38 por ciento) se convirtió en papás a los 27 años o más. Durante el estudio, aproximadamente 1 de cada 20 de los padres murieron. Las principales causas de muerte fueron los ataques al corazón (21%) y las enfermedades relacionadas con la intoxicación por alcohol (16%).

Comentarios