pais
Sábado 04 de Julio de 2015

Córdoba: El padre de un presunto ladrón linchado dijo que haría justicia por mano propia

El padre del presunto ladrón que murió la semana pasada tras ser linchado por un grupo de vecinos en un barrio de la ciudad de Córdoba, aseguró que está dispuesto a hacer justicia por mano propia con quienes mataron a su hijo. "Tienen que pagar la muerte, de 8 a 25 años le tienen que dar; sino yo los voy a buscar uno por uno y los voy a matar", dijo en declaraciones a la prensa local,
Héctor Díaz, el padre de José Luis, el joven de 23 años que falleció tras agonizar 13 días. "Tarde o temprano, mañana, pasado, de acá a 10 años los voy a matar", agregó el hombre a radio Suquía. En tanto, el abogado de la familia Díaz, Carlos Gonzalez Quintana, dijo que al presunto ladrón "lo habrían atado con alambre en un poste, reduciendo al máximo sus capacidades defensivas".
"Queremos aportar elementos de prueba, porque no se trata de una agresión sino de un homicidio. Estas situaciones tienen que tener un castigo ejemplificador", añadió el letrado.
El hecho ocurrió el jueves 11 de junio cuando Díaz, junto a supuesto cómplice, le habría intentado robar el celular a un adolescente de 16. Eran cerca de las 19:30 de ese jueves cuando el dueño del celular, iba caminando por el barrio Quebrada de las Rosas y los dos jóvenes al parecer lo habrían sorprendido para robarle.
Díaz presuntamente llevaba un arma y le exigió el celular a la víctima, pero tras forcejear la pistola habría caído al piso. El adolescente atacado se habría dado cuenta que se trataba de un arma de juguete y en ese momento, el cómplice de Díaz se dio a la fuga, mientras que un grupo de vecinos apareció en el lugar y comenzó a golpear al supuesto ladrón. Cuando la Policía llegó, Díaz estaba inconsciente por los golpes y atado con alambre a un poste, por lo que lo trasladaron de urgencia al hospital de la zona, donde llegó con muerte cerebral. Trece días después, falleció y su familia decidió donar los órganos.
Un día después del hecho, un joven de 21 años, identificado como Claudio Domínguez fue detenido acusado por el delito de "tentativa de robo" como presunto cómplice de Díaz. Esta semana, la Justicia local imputó a siete vecinos del barrio Quebrada de las Rosas, por el delito de "homicidio en agresión" que prevé una pena que va entre los dos y los seis años de prisión.
Entre los siete sospechados por el crimen y que tienen entre 35 y 65 años, los investigadores no encontraron a familiares del joven que presuntamente fue asaltado. La imputación podría variar cuando los resultados finales de la autopsia estén listos. El fiscal Caro sigue investigando y continúa con la búsqueda del resto de los vecinos que habrían participado de la agresión.

Comentarios