Ovación
Lunes 14 de Noviembre de 2016

Cuando la excusa sirve para seguir en cancha

Dream Team se coronó bicampeón de la Liga Libre, una competencia que cerró su 8ª temporada y donde muchos exjugadores de la ASB aprovechan para despuntar el vicio.

Hay apellidos con historia y un importante recorrido en el básquet, sea local, nacional y hasta internacional. Ya pasaron en su mayoría los 40, tienen menos pelos, más canas, más kilos. Pero conservan ese fuego sagrado de seguir ligados al básquet.
Desde hace 8 años la idea nació en la cabeza de Matías Labath, quien lentamente le dio forma a lo que es la Liga Libre de Básquet. En sus orígenes, los partidos se jugaban en el CEF 29 de Avenida Galicia. Pero de un tiempo a esta parte, de acuerdo a las tiras de inferiores, la organización dispone una cancha que no tenga actividad. Por ende en este 2016 los veteranos jugaron sus encuentros en Santa Rosa, Kimberley, Colón y República del Oeste.

Gritó bicampeón
La edición 2016 contó con la participación de 10 equipos. Jugaron todos contra todos a dos ruedas y los ocho mejores empezaron las series playoffs por el título.
Dream Team defendía el título conseguido el año anterior ante Santa Fe Basket, que ganó la fase regular pero sorpresivamente fue eliminado por Los Santos en cuartos de final. Los campeones sortearon 2-0 a Liverpool Juniors y 2-1 a Los Santos para instalarse en la final.
Allí, se encontraron con Maxi Básquet Santa Fe, grupo de jugadores que semanalmente entrenan en Regatas Santa Fe. Después de perder el primer partido 73-70, se recuperaron para igualar el playoffs 68-60.
El cotejo decisivo fue dramático de principio a fin pero el monarca extendió su reinado al quedarse con la victoria por 58-48, en un gimnasio Cándido Arrúa de Kimberley.

Apellidos conocidos
Integraron el equipo a lo largo de la presente campaña: Fabio Caballero, Germán Blanco, Diego Giménez, Darío Holman, Diego González, Guillermo Martínez (MVP de la serie final), Edgardo Agudo, Diego Quiroz, Fernando Gatti, Matías Gancedo, Hugo Ortolá, Walter Ricci, Martín Cienfuegos, Federico Blanc, Pablo Zapata, Cristian Hoffmann, Esteban Vergara y Leandro Buttarazzi.

"Somos un grupo de amigos"
Guillermo Martínez arrancó en Dr. Sahd pero después anduvo por Cilsa, Macabi y Santa Rosa. Trabaja de sol a sol pero llega la noche y como tantos, prepara su bolso para entrenarse y demostrar su vigencia. "Jugamos por el honor, para que nos vean nuestros hijos. Acá lo importante es consolidar un grupo de amigos".
Para Fernando Gatti, pivote del equipo "esto es seguir adentro de una cancha. Queremos ganar pero no es la prioridad". Edgardo Agudo tiene una extensa trayectoria en distintos equipos de la Liga Nacional pero reconoció "haber encontrado buenas personas que se divierten cada vez que juegan. Me vine de Chaco, ahora vivo en Santa Fe y esta es una linda oportunidad para no perder ritmo".
Para Matías Gancedo, el básquet "es la excusa de encontrar otros valores que a esta edad son trascendentes. En la final todas nuestras familias estuvieron en la cancha y fue hasta mi abuela a verme".
Las historias se suceden en cada uno de los equipos. Profesionales, trabajadores, con más años encima y ese fuego sagrado a flor de piel.
La Liga Libre es la excusa perfecta para afianzar lazos, prorrogar vínculos, ratificar que hubo una infancia, una adolescencia, tal vez una buena juventud o madurez extendida jugando en un equipo del ambiente local. Pero que esto es impagable. Que un doble, una faja, una penetración o un posteo todavía lo saben hacer después de los 40. El básquet es el medio de extensión de una pasión que va de la cuna al cajón.


Comentarios