santafe
Lunes 13 de Abril de 2015

Cuestionan al Arzobispado de Santa Fe por la investigación de abuso

El abogado del hombre que denunció al sacerdote Luis Brizzio, de Esperanza, por abuso sexual, cuestionó por "ilegalidad" al proceso en el que el denunciante no tuvo posibilidad de participar, ya que sólo será notificado de los resultados.

Tras las declaraciones del arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, quien señaló días atrás que "en dos o tres meses" se enviaría al Papa Francisco el expediente canónico sobre la denuncia de abuso sexual contra el ex párroco de la Basílica de Esperanza, Luis Brizzio; el abogado de la víctima, Carlos Lombardi, habló de "cinismo descomunal" en sus dichos sobre la causa. "Las declaraciones de Arancedo ratifican lo que venimos sosteniendo respecto a la ilegalidad de la investigación previa sin que el denunciante haya podido compulsarla, verla, y que tampoco tendrá esa posibilidad cuando la manden a Roma. No tendrá participación procesal en un expediente donde es parte. De modo arbitrario, autoritario y abusivo sólo se le notificará el resultado. Es una aberración jurídica", lamentó el letrado, asesor de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina, que representa al hombre que denunció haber sido abusado por Brizzio hace 20 años. Sobre la nota que enviaron al Arzobispado para tener plena participación del expediente, aún no tuvieron respuesta.
Hace una semana y media, Arancedo habló con los medios santafesinos. "Estamos en la investigación previa, que es la que hay que enviar a la Santa Sede, que entiende en esta causa", dijo. Además, indicó que Brizzio está en un convento de Buenos Aires. "Hablé con él, no es una sanción penal sino una medida cautelar. Ni bien apareció la denuncia, le dije que no se podía quedar en la parroquia de Esperanza hasta tanto la Santa Sede resuelva el tema. Está en un convento que no tiene parroquia, ni actividad, ni contactos", respondió ante la consulta de los medios.
Para Lombardi, esas expresiones "prueban la descomunal impunidad con la que se mueve la Iglesia católica en nuestro país". Y agregó: "Nos hemos enterado por Página/12 que en dos o tres meses, el expediente ya estará en Roma. Pero, ¿cómo hace ese cálculo? Salvo la certeza de que declararon sus padres, el denunciante no tiene idea de qué elementos probatorios integran el expediente en formación". Además, preguntó: "¿Qué pasaría si el denunciante se opusiera a que envíen el expediente en dos o tres meses? No puede hacer nada, porque se le niega el derecho a verlo y controlar su marcha. Desconoce si hay falsedades, mentiras, qué otras personas han declarado, qué otras pruebas se agregaron. No tiene derecho a informarse y se viola descaradamente la garantía de defensa en juicio".
Sobre el traslado de Brizzio a Buenos Aires, el letrado señaló: "Arancedo nos dio la razón respecto a las dudas de dónde habían mandado al cura. Venimos a enterarnos de que está en Buenos Aires; y en un ataque de sinceridad dijo que \'está en un convento que no tiene parroquia, ni actividad, ni contactos\', en clara alusión a nuestros planteos por los medios". Sin embargo, aseguró: "Que diga que está en un convento de aquella ciudad o provincia sigue sin constarnos. Es sólo su palabra. Siguen manejándose en el total oscurantismo. Respecto a que \'la investigación a Brizzio se cumple de acuerdo a las normas del derecho canónico\', es una verdad a medias, porque todo el procedimiento, hecho por curas y para curas, impide que las víctimas tengan plena participación en el mismo".
Lombardi recordó que "en 2013, dos comités de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que monitorean el cumplimiento de la Declaración de los Derechos del Niño y la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, le advirtieron a la Santa Sede que debe cambiar las normas jurídicas que aplica a los casos de abusos sexuales porque son violatorias de derechos humanos y una de las principales causas que mantienen en flagelo".
Y se quejó: "Arancedo utiliza un eufemismo cuando habla de \'una actitud indebida, una relación inadecuada\'. No señor, hubo abuso sexual. No fue otro el hecho que denunció la víctima. El arzobispo confunde, maliciosamente, una conducta moral con un delito. El tenor de la expresión es de un cinismo atroz. No nos extrañaría que diga que también hubo consentimiento de parte de la víctima. Tampoco nos extraña la tácita defensa que hace este señor del cura acusado. Ya tuvo otro lamentable episodio en Mar del Plata hace algunos años cuando minimizó el abuso sexual del clero. El máximo grado de cinismo lo observamos en que siguen invisibilizando al denunciante, lo revictimizan sin cesar. Arancedo ocultó que el Arzobispado de Santa Fe ya recibió una nota (publicada el lunes 23 de marzo por Rosario/12) donde se les notificó que están violando garantías constitucionales del denunciante y derechos humanos fundamentales, estando al borde no sólo de denuncias penales sino de acciones por daños. No les importan las víctimas. Lo único que les importa es mantener el sepulcro blanqueado".

Fuente: Rosario/12

Comentarios