Ovación
Domingo 17 de Abril de 2016

Darío Franco dejó de ser el director técnico del club Colón

La decisión se tomó en la noche de este domingo y tras una reunión entre los dirigentes del club Sabalero junto al entrenador. En su lugar asumirá Ricardo Johansen.

La derrota frente a Sarmiento fue determinante para que Enrique Ariotti, presidente en funciones luego del pedido de licencia que solicitó Marcelo Ferraro llamara a Darío Franco y le dijera que quería reunirse con el entrenador para tomar una decisión de cara a una semana clave, ya que el sábado Colón jugará el Clásico en condición de visitante.
El dirigente, desde hace un tiempo, considera que el ciclo de Franco al frente del plantel rojinegro está terminado. Sin embargo fue el propio Ferraro el que lo sostuvo luego del empate como local frente a Patronato cuando parecía que el técnico se marchaba. Incluso se dijo que presentó la renuncia en los vestuarios del estadio Brigadier López, pero luego lo desmintió en charla con la prensa.
No obstante la caída ante Sarmiento, sumado al muy pobre rendimiento que tuvo el equipo, como así también al conflicto que se desató con la ausencia de Alan Ruiz, hicieron que una parte de la dirigencia tomara la decisión de reunirse con Franco para tomar una decisión.
En su momento, luego de perder el Clásico por 3-0, un sector de la dirigencia entre los que estaba Ariotti consideraban que lo mejor era la ida de Franco para aprovechar el parate por las Eliminatorias y que el nuevo entrenador tuviera tiempo para trabajar.
De hecho el lunes posterior al partido con Unión, era un secreto a voces que los dirigentes iban a despedir al técnico. Sin embargo, Ferraro, Ariotti y Horacio Darrás se dirigieron al Hotel de Campo para charlar con Franco y allí le comunicaron que iba a continuar, pese a que no existía consenso dentro de la Comisión Directiva.
El propio Ariotti antes del partido con Banfield fue tajante cuando manifestó que, una derrota ante el Taladro, sería el final para Franco, mientras otros directivos manifestaban que la continuidad no dependía de un resultado. Estas diferencias son las que fueron marcando el día a día de Colón en los últimos tiempos y que no hizo otra cosa que generar un clima de inestabilidad.
El viernes José Néstor Vignatti estuvo en el estadio acompañado por Horacio Darrás, José Alonso y Patricio Fleming. Sin embargo, cuando ayer Ovación consultó a Vignatti si iban a participar de la reunión con Franco dijo desconocer la novedad y afirmó que, mientras no tenga el poder para tomar decisiones, estará al margen de lo que se decida. Volvió a ratificar que se siente con las manos atadas.
De todos modos en la reunión que se llevó a cabo anoche en el hotel de campo además de Ariotti estuvo presente Horacio Darrás (ahora será vicepresidente primero) que pertenece al grupo de Vignatti y el síndico Gabriel Somaglia. Así las cosas, la decisión en cuanto a la salida del cuerpo técnico también estuvo consensuada por ambos sectores de la directiva. Se dejó trascender que el entrenador habría renunciado luego de que los dirigentes lo convencieron de que era lo mejor para todos atendiendo a la situación en la que se encuentra el equipo.
El propio Franco ya estaba cansado de esta situación y, si bien tenía la intención de llegar a dirigir al equipo en el Clásico, también comprendió que había un proceso de desgaste producto de todas las contingencias que se fueron sucediendo. La última de ellas tuvo que ver con el pedido que le realizaron los jugadores luego del partido ante Sarmiento para que Alan Ruiz no juegue el partido ante Unión.
La bronca con el goleador sabalero tiene que ver con que no viajó a Junín dado que acusó una molestia en la rodilla. Pero ese mismo día, al mediodía estuvo en Buenos Aires para firmar su contrato con el Sporting Lisboa de Portugal. 
Además los estudios que le realizó el cuerpo médico no arrojó ninguna lesión y eso fue el detonante para que los referentes tomen la decisión de pedir que el jugador sea apartado. Propiciando de esta manera un clima por demás de enrarecido a una semana de jugar el Clásico. 
Con la llegada de Ricardo Johansen y la colaboración de Ariel Segalla lo que intentan los directivos que indujeron la decisión del DT es descomprimir el panorama y respirar un clima diferente. La presión de la gente fue creciendo en estos tiempos y el rechazo hacia Franco fue en aumento. Y ese también fue un argumento a tener en cuenta, más allá de los mencionados anteriormente. 
Con el Clásico a la vuelta de la esquina, Colón vive horas turbulentas, las divergencias en la Comisión Directiva deben solucionarse y a su vez dentro del plantel el tema Ruiz encendió la interna que será difícil de apagar. Con todos estos matices arrancará una semana clave para el mundo Colón, puede ser la de la recuperación o en todo caso la que termine por profundizar una crisis enorme que no se sabe hasta cuando se prolongará.

Una semana especial
Vuelta al trabajo. Luego de la derrota frente a Sarmiento el elenco sabalero retomará los entrenamientos este lunes, desde las 9, en el predio bajo la conducción de Ricardo Johansen con la mente en el Clásico que se disputará el sábado, a partir de las 14, en el estadio 15 de abril. En este partido no estará presente Pablo Ledesma, quien fue expulsado en el cotejo ante Sarmiento.

Comentarios