Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016
Lunes 15 de Agosto de 2016

¿De dónde viene la rivalidad entre brasileños y argentinos?

No es ninguna novedad que la rivalidad entre Brasil y Argentina surja cada vez que los dos países disputan un partido de fútbol. Pero, en Río 2016, las diferencias entre sus hinchas han ido más allá, hasta las gradas de otros deportes.

El lunes de la semana pasada, la animosidad degeneró en un intercambio de golpes entre dos hombres durante un partido de tenis entre un argentino y un... portugués (ni siquiera se trataba de un encuentro entre los dos países).
Dos días después, integrantes brasileños y argentinos de los equipos de rugby intentaron aliviar la tensión: vistiendo sus respectivas camisetas oficiales, se tomaron una foto en grupo.
"Fue iniciativa de ellos porque aquí, cuando se trata de brasileños y argentinos, se desata ese ambiente de Copa Mundo en varios deportes".
"O sea, (la rivalidad) pasó a ocupar varios frentes al mismo tiempo", dijo una fuente allegada a la organización de los Juegos.
Este sábado, hubo temor de un enfrentamiento durante el partido de baloncesto entre los verdeamarelos y los albicelestes que, afortunadamente no se dio.
Ambos equipos se empeñaron en buscar la paz: además de que las banderas entraran juntas a la cancha, los capitanes de ambas escuadras, Marcelinho Huertas y Luis Scola exhortaron a la hinchada: "Somos hermanos sudamericanos y pedimos que todos apoyen de manera civilizada y con espíritu olímpico", declaró el basileño Huertas.

Pero, ¿de dónde viene esa rivalidad?
El Servicio Brasileño de la BBC escuchó las opiniones de historiadores, científicos políticos y periodistas deportivos de ambos países, que presentaron cuatro tesis sobre el origen de esa histórica disputa.
1) Animosidad política
El historiador y científico político brasileño Boris Fausto y el argentino Fernando Devoto, son coautores del libro "Un ensayo de historia comparada (1850-2002)" en el que cuentan que esa rivalidad nació en el ámbito político.
"Comenzó en el siglo XIX, cuando ambos países se posicionaban como los dos más importantes del Cono Sur, con pretensiones de hegemonía y superioridad. Y eso se cristalizó", explico.
Para Fausto, esa rivalidad política terminó siendo asimilada por la sociedad y, así, se fue desprendiendo de los hechos históricos e invadiendo otros ámbitos, como el fútbol.
El historiador define ese nivel de enfrentamiento en el fútbol como "simplemente tosco". Recuerda que muchas provocaciones incluyen, del lado brasileño, bromas sobre un supuesto "orgullo inflado" de los argentinos, "cosa de otra época", dice, y del lado argentino, un racismo que "aparece de vez en cuando".
"En la Copa Mundo de 1978 (con sede en Argentina), la eliminación de Brasil fue bienvenida como la derrota de los negros de los macacos", recordó.
Pero los aficionados argentinos más jóvenes suelen ignorar esas expresiones de hace 40 años.
2) Reedición de Portugal vs España
Para el científico político argentino Rosendo Fraga, los dos países "heredaron la disputa entre Portugal y España por el control del Río de la Plata", que, desde la perspectiva histórica brasileña, culminó con la llamada Guerra Cisplatina (1825-1828).
Siguiendo el ejemplo de Fausto, Fraga señala esta disputa del siglo XIX como un momento determinante donde se gestó ese clima de animosidad. "Argentina se estaba proyectando como el único país de Sudamérica con posibilidades de competir contra Brasil por el liderazgo regional".
Fraga explicó que la tensión llegó a su punto más álgido en la primera década del siglo pasado, cuando las relaciones entre los dos países fueron interrumpidas.
Los embajadores brasileños que sirvieron en Buenos Aires recordaban que el nivel de desconfianza era tal que hasta se preocupaban con que el ancho de la vía férrea fuera diferente para evitar que un país invadiese al otro por tren.
A lo largo de la historia, los temores y las desconfianzas incluirían el ámbito nuclear. Pero los gobierno finalmente firmaron un acuerdo de cooperación que acaba de cumplir 25 años.
Como Fausto, Fraga cree que el fútbol, el deporte más popular en los dos países, es una especie de "extensión" de aquella disputa por la hegemonía regional.
3) El resultado de las diferencias
El científico político y escritor argentino Vicente Palermo, autor de La alegría y la pasión - relatos brasileños y argentinos en perspectiva comparada, afirma que "históricamente era común que argentinos miraran a los brasileños con un aire de superioridad".
La explicación estaba en las diferencias históricas de los dos países, incluyendo sus procesos de colonización. Argentina solía ser definida como "más homogénea e igualitaria"; Brasil, "más diverso y desigual".
Sin embargo, Palermo estima que todo eso cambio en los años de la dictadura argentina (1976-1983), cuando el país, que antes tenía una pujante clase media, pasó a enfrentar problemas de pobreza similares a los de Brasil, es ese entonces visto por sus vecinos como una nación de "pobres y negros".
Hoy en día, afirma, los argentinos ven a sus vecinos de otra manera, como un actor global de peso.
"Argentina cambió completamente su visión de Brasil. Y el propio Brasil asimiló su complejo de mestizo y dejó de verse como pequeño", dice el científico político, que vivió en Brasil, citando una frase del dramaturgo brasileño Nelson Rodrigues.
Para Palermo, el problema es que los clichés se mantienen y terminan contribuyendo a alimentar la rivalidad.
"En general, la percepción de los brasileños es que los argentinos son soberbios, politizados y aguerridos. Los argentinos, a su vez, piensan que los brasileños son sinónimo de mulatas hermosas, naturaleza y fútbol. Así es, porque, a pesar de las rivalidades en el campo de juego, aquí admiran mucho el fútbol brasileño".
4) Cosas del fútbol
El periodista deportivo, Bruno Sturari, de la publicación especializada Olé, prefiere dejar la historia oficial a un lado para asegurar que la disputa entre Brasil y Argentina está "restringida al mundo del deporte".
Señaló, citando la reciente Copa América Centenario, que los protagonistas de esta rivalidad han cambiado a lo largo del tiempo.
"Hace cien años Argentina competía contra Uruguay. Y la rivalidad era entre argentinos y uruguayos. La rivalidad con Brasil fue surgiendo paulatinamente a medida que ambos crecían más y más dentro del fútbol. Pero eso pasó en la cancha de fútbol".

Fuente: BBC.es

Comentarios