Colón
Lunes 21 de Noviembre de 2016

Debe levantar cabeza rápido

Colón tendrá el sábado otro cotejo de riesgo frente a un rival con un DT conocido que viene de bajar a River en Rosario

Los números continúan cerrando pero el rendimiento no se acomoda. Tal vez las declaraciones del DT Paolo Montero no condicen con la realidad que mostró Colón en La Plata.

Lejos de ir a buscar el partido, el planteo timorato le dio réditos en los 45' iniciales pero desde esa desatención que desembocó en el gol de Lucas Viatri, todo cambió y la obligación de ir a buscar algo desnudó falencias que no son nuevas desde que arrancó la temporada. Quedarse con la atajada de Sappa es ignorar en 90' una tarea con nuevo esquema táctico que sigue sin satisfacer.

Colón genera poco y nada, se defiende como primera medida y ni siquiera tiene jugadores que puedan asociarse para poner en peligro al rival de turno. La base de futbolistas es casi la misma, a excepción de algunos casos, incluso con ratificaciones que empiezan a ser cuestionables de exponentes que con el correr de las fechas cada vez le aportan menos al funcionamiento colectivo.

Embed

Estudiantes, lejos de ser un líder que arrase o marque claras diferencias sobre el resto, tiene una idea clara, ese funcionamiento aceitado y mucha solidaridad para estar donde está. Los rojinegros dieron la sensación que tuvieron respeto en gran medida y en las pocas situaciones que se animaron, dejaron al descubierto falencias como la mayoría de los equipos de Primera División.

Dar la cara
El atenuante de tener que convivir con el lastre de un promedio flaco que fue engrosando ya debiera quedar al margen. Era el partido ante el Pincha la medida, según declaró el propio Montero y algunos jugadores, para saber donde estaba parado el equipo. El resultado fue negativo pero el consuelo de jugar de igual a igual, o al menos esperar y aguantar, es muy mediocre si lo que pretende esta gestión dirigencial es devolverle, como expresó en la previa de las elecciones, el lugar deportivo que la entidad merece en la categoría máxima del fútbol argentino.

Las variantes en el plantel parecen ser escasas, los constantes cambios de esquemas nunca generaron siquiera una ilusión de que Colón pueda tener un partido completo jugando bien al fútbol. El resultado le sigue sacando una clara ventaja al rendimiento. Y mientras esos marcadores favorables cierren, tal vez pocos reparen en fijarse si este equipo está o no a la altura de un torneo de Primera División.
Embed

En el horizonte aparece Newell's, que además de pelear arriba, tiene al último DT que le sacó jugo a las piedras y le dio en un olvidable momento institucional, muchas más alegrías que tristezas. Hay que ver más allá de un descenso para reconocer que Osella dejó una buena imagen cuando estuvo sentado en el banco de suplentes.

En pos de recuperar credibilidad, sin continuar con la batería de excusas, ponderando virtudes ajenas para ocultar falencias propios, Montero inició una semana de trabajo sabiendo que sus pupilos no pueden dormirse en los números si desean terminar bien el presente año.

Comentarios