Ovación
Jueves 11 de Febrero de 2016

Debe ser un equipo confiable

El elenco dirigido por Madelón se medirá este viernes en su cancha ante Temperley y aunque viene de remontar un 0-2 abajo ante Defensa y Justicia, deberá cambiar la imagen de formación ciclotímica que dejó en el comienzo del campeonato de Primera

El inicio del certamen y el empate del fin de semana pasado ante Defensa y Justicia dejó varias conclusiones pensando en lo que deberá realizar este plantel, más allá de los titulares de turno, si es que quiere tener un semestre con resultados positivos, tanto sea desde lo matemático como así también en lo que respecta al funcionamiento regular que debe mostrar una alineación que, por lo menos en el primer encuentro del certamen, dejó dos caras de una misma moneda: positiva y negativa.
 
 
Este viernes desde las 19, el Tatengue tendrá primero la obligación de dejar bajo tierra los 45’ iniciales malos que mostró en Florencio Varela, y de la única manera que eso lo logrará es volver a las fuentes en cuanto a la idea que quiere darle el DT a sus dirigidos, la identidad que siempre se le pide a una formación, más allá de las estrategias impuestas, demostrar que hay una forma clara de hacer las cosas dentro de un partido, punto negativo que ni por asomo se observó en la primera mitad del encuentro anterior… Esto no deberá potenciarse y más con un equipo como el que tendrá enfrente esta tarde Unión.
 
Porque Temperley viene agrandado por haberlo hecho un cotejo perfecto desde lo estratégico a este alicaído Boca Juniors, pero ese punto que rescató de local y ante uno de los mejores equipos del país, inspiró confianza en este Gasolero de Iván Delfino, que ya sacó chapa de formación dura y aguerrida, pero que a diferencia de lo que mostró en el 2015, ahora juega unos 20 metros más adelantado e intenta dividir el trámite del partido con dos mediocampistas férreos, sobre todo por lo que realiza el exhombre rojiblanco Matías Sánchez.  
Pero más allá de la atención extrema que deberá tener el dueño de casa, más concentrado deberá estar en lo que puede hacer por vocación propia, esa que no estuvo a la altura en la primera mitad del fin de semana pasado, pero que sí mostró y en forma contundente en la parte final de esa tarde lluviosa en Varela.
 
Porque el segundo tiempo ante los dirigidos por Ariel Holan fue el que todo hincha del Tate pretende ver de sus jugadores. Más allá de la actitud que tuvo y recuperó en esa parte del cotejo, lo acompañó con un juego netamente ofensivo y criterioso a la hora de manejar la pelota y sobre todo de llegar al gol a través de movimientos prolijos, destacándose lo que ya es una costumbre en el grupo de Madelón y la presencia en el carril izquierdo de Ignacio Malcorra.
 
El ímpetu y la vergüenza deportiva que lo llevó a los santafesinos a empardar un partido que se veía complicado en la parte inicial y que casi hasta lo hace dar vuelta el resultado, deberá ser la constante en un torneo corto y especial en este fútbol desorganizado de Primera División.
 
Es por eso, y como cité, esta alineación dirigida por Madelón deberá revalidar todo lo bueno que evidenció en el complemento ante Defensa, pero a la vez no tendrá el margen ante su gente de flaquear y mostrar una pálida imagen como la que también reflejó en el comienzo de los 90’.
 
 
Los torneos cortos no dan margen a nada y como lo manifestó el entrenador santafesino en la previa del inicio de este certamen, ahora los empates no sirven, solo sumar de a tres y no especular… Aunque seguramente la unidad rescatada por la forma que lo logró el domingo pasado puso paños fríos a una semana en donde se hizo mucho hincapié en los puntos flacos y preocupantes que tuvieron los titulares, pero que también con retoques de fichas y de táctica supieron retomar el camino del fútbol claro, ofensivo y vertical… Recuperando así el protagonismo que debe tener la alineación, más allá del rival de turno y de las precauciones que siempre se deben tomar y en donde Temperley no será la excepción.
 
Sin dejar de remarcar que otra situación que no deberá desconcentrar a los de la Avenida, será el marco que tendrá el estadio 15 de Abril. Que ante una posible impaciencia de la gente no genere confusión y ansiedad en los futbolistas que designó el entrenador para intentar lograr el primer triunfo del campeonato, porque la ansiedad y el nerviosismo podrían confundir el esquema y el orden que debe mantener la formación…

Este viernes y con el contrario que tendrá ese aspecto será fundamental para abrochar una victoria y en casa.

Claudio Cáplan  / claudio.caplan@uno.com.ar / Ovación

Comentarios