mundo
Domingo 26 de Julio de 2015

Decenas de estudiantes heridos al incrustarse un micro debajo de un puente

El accidente ocurrió esta madrugada en la ciudad francesa de Lille. El conductor del micro intentó atravesar a pesar de que la señalización advertía una altura máxima de 2,60 metros, muy inferior a los 3,65 metros que mide el vehículo.

Un micro español que transportaba 59 personas, casi todos estudiantes universitarios, desde Bilbao a Amsterdam quedó incrustado en el interior de un túnel demasiado bajo, en la ciudad francesa de Lille, dejando a 33 personas heridas, 6 de ellas de gravedad.
Por el impacto, quedó completamente arrancado el techo del ómnibus que transportaba 53 jóvenes universitarios de entre 18 y 29 años, dos conductores, dos acompañantes y las esposas de dos de ellos.
El accidente tuvo lugar hacia las 5.30 hora local (0.30 hora argentina) y los dos conductores dieron negativo en las primeras pruebas de alcoholemia, según el diario local La Voix du Nord, consigna la agencia EFE.
Los seis heridos graves fueron trasladados al hospital universitario de Lille (CHRU), según fuentes de la delegación del Gobierno galo y fuentes diplomáticas españolas, que no precisaron sus edades.
"Todos los pacientes han sido trasladados al CHRU de Lille y están siendo tratados por los servicios de traumatología, estomatología y neurocirugía", informó el hospital.
Los jóvenes que ocupaban los asientos de la parte trasera del autocar son los que más sufrieron el impacto.
El médico psiquiatra que dirige la célula de atención médico-psicológica levantada en ese municipio, François Ducrocq, detalló a Efe que las próximas "12 a 24 horas serán determinantes" para el pronóstico de los heridos graves, que están en el servicio de reanimación.

El facultativo añadió que entre el resto de heridos leves hay personas con fracturas de nariz, de clavícula, luxaciones en la espalda, hematomas y otras heridas, sin que su pronóstico vital esté afectado.

El accidente según detalló Ducrocq, fue "extremadamente violento" y provocó una escena de "caos, apocalíptica".

"Podría haber sido muchísimo más grave. Les ha salvado que estaban dormidos, reclinados, y que su cabeza no sobresalía de los asientos", añadió el doctor.

El viaje estaba organizado por la empresa Viajes Livingstone, que ofrecía una semana en Ámsterdam desde 199 euros por persona a 380 euros por persona en función del alojamiento escogido en el cámping.

Comentarios