Santa Fe
Sábado 18 de Junio de 2016

Del Frade les puso nombre a las bandas narco que actúan en Santa Fe

El diputado presentó en la Legislatura el informe Geografía narco. El negocio del sistema. En la capital provincial identificó tres bandas.

El jueves pasado el diputado provincial Carlos del Frade (Frente Social y Popular) presentó en la Legislatura el informe titulado Geografía narco. El negocio del sistema. El texto de 118 páginas se nutre de información de causas judiciales tramitadas en los tribunales provinciales y federales, de notas periodísticas, pero también de lo que cuentan los vecinos de las diferentes ciudades de la provincia. Del Frade aprovechó la última sesión de Diputados para entregarle a sus 49 colegas de bancada una copia del documento que le pone nombre y apellido a las bandas.
En diálogo con Diario UNO, el legislador dijo que el informe condensa todas las informaciones sobre violencias vinculadas al narcotráfico entre junio de 2015 y junio de 2016. "La matriz del narcotráfico marca un reciclaje, tanto en la Argentina con sus principales provincias como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Tucumán, como en las principales ciudades de la provincia de Santa Fe. Nosotros tenemos que empezar a decir los nombres que dice nuestro pueblo y los que no dice por miedo. Porque después es nuestro pueblo humilde y empobrecido el que pone los muertos y los que se llevan la plata son los que están detrás de estas bandas", expresó.
Del Frade menciona que en la ciudad de Santa Fe actúan tres bandas: "En el barrio Barranquitas hace años viene trabajando Mustafá, un hombre vinculado a La Bomba, la barrabrava de Unión; en Villa del Parque está trabajando la banda de Los Maldonado; y en la zona conocida como La Chaqueñada, que es barrio Coronel Dorrego y que históricamente fue Guadalupe Oeste, está la banda de Los Montenegro. Esas tres bandas están manejando desde hace tiempo el territorio con usurpaciones, con complicidad policial, con entradas y salidas a la Justicia provincial y federal con un silencio ominoso de parte de los jueces".
"La más impactante tiene que ver con el caso de Los Montenegro porque donde operan hubo una presencia de los gobiernos, pero igual la banda se desarrolló", dijo y amplió: "Ahí está la resignación de la política. Cuando la dirigencia política va a los barrios, ¿con quién termina dialogando? Ahí tiene que haber un interlocutor distinto, que a mi entender, tienen que ser las organizaciones sociales, las religiosas que ya existen en los barrios. Si para restarle peso a las organizaciones sociales se elige hablar con un supuesto referente social, después termina siendo que más que un referente social tiene que ver con estos negocios".
También menciona las bandas que actúan en Casilda y en Rafaela, ciudad a la que le dedica un párrafo aparte porque allí "han aumentado los homicidios, los casos de trata, los extraños casos de donaciones de bebés de chicas empobrecidas que vienen desde Santiago del Estero a parir a Rafaela y que después terminan en familia rafaelinas de forma muy extraña".
"En Rafaela está instalada hace años, en Aristóbulo del Valle y Suiza, la banda de Los Gómez, que a veces caen presos y a veces no. También están Los Barberón, la Progreso y la Gardel que se están disputando otros barrios; la banda de Los Rolón y la de Los Bolivianos, en una ciudad en la que está nada menos que el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, que dijo que iba a trabajar con la cuestión del narcotráfico. Nosotros decimos estas cosas porque son las que se dicen en los barrios", remarcó.
El diputado del FSP asegura que en Rosario se está reconfigurando el negocio narco y por eso se suceden los crímenes. En esa ciudad había cuatro bandas: Los Monos, Alvarado, en el centro; Luis Medina, en el oeste; y en el norte Los Pillines. "Los nuevos asesinatos tienen que ver con la nueva configuración. Y ahí aparece la banda de Los Alvarado, quien quedó libre la semana pasada en Campana y quiere el predominio y por eso los asesinatos de barras que estamos viendo", dijo.

El silencio cómplice
"Yo le creo a Pullaro (Maximiliano, ministro de Seguridad) cuando dice que triplicó la cantidad de patrulleros. Pero el mundo narco mata cuando quiere porque logró su propia lógica, su propio tiempo, su tiempo de justicia, su propia logística. Por eso mata cuando quiere pero, además, porque se alimentó del silencio cómplice de la política, de la Justicia y de los grandes medios de comunicación. Por eso creo que mi rol es denunciar con nombre y apellido a las bandas para hacerme cargo de aquello que el miedo no le permite a la gente en los barrios", sostuvo.
En el recorrido por las causas judiciales sobre las que avanza el informe, Del Frade asegura que no hubo una investigación seria del asesinato del narco rosarino Luis Medina. "La doctora Alejandra Rodenas, a mi entender, juega por lo menos una extraña doble partida. Por un lado incluye un testimonio de identidad reservada que dice que el atentado al entonces gobernador (Antonio) Bonfatti fue por una decisión de los capos narco, mientras que luego termina diciendo en su resolución que el autor intelectual y material era un pibe de 22 años, Emanuel Pimpi Sandoval, que ahora quedó en libertad y que el gobierno, a través del doctor Superti declinó seguir con esa investigación. Incluso ahora hay fiscales que quieren terminar con la investigación del asesinato de Luis Medina; eso es muy grave".
En ese mismo caso, el diputado apunta que Medina puso "cuatro empresas para lavar dinero en Rosario sabiéndose que él venía del narcotráfico" y que ahí "hay sellos municipales y provinciales que bien podrían investigarse para saber si eso fue una cuestión individual de corrupción del funcionario o si eso tiene que ver con una estructura mafiosa que viene trabajando desde hace años".
Al ser consultado sobre los silencios, el legislador dice que en la Justicia muchas veces se tiran la pelota entre las jurisdicciones provincial y federal. Mientras que dice no entender el de la política "porque se termina llevando puesto todo".
"A la política le está costando hacer pie en los barrios –prosiguió– y cuando lo hacen es porque terminan negociando con los narcos. El 15 de mayo, el gobernador de Córdoba, (Juan) Schiaretti dijo algo extraordinario: «Nosotros tenemos barrios enteros en Córdoba que están manejados por narcos». Schiaretti por primera vez confiesa lo que verdaderamente pasa en los barrios. En la política santafesina lamentablemente hasta el día de la fecha tenemos una enorme negación de la realidad. Y esa negación aumenta el doble discurso de la política y el poder de ese mundo paralelo que es el narcotráfico, que mata cuando quiere".
"Pero el problema más grande es que si nosotros ni siquiera llegamos a decir los nombres de estas bandas, que están bien abajo, en los barrios, ¿cuándo diablos vamos a descubrir a los proveedores, a los que lavan dinero en el centro de Santa Fe? Si ni siquiera nos animamos a decir estos nombres, ¿cuándo vamos a nombrar a los más grandes? Porque estos tipos van a cambiar, en algún momento no va a estar más Mustafá, no van a estar Los Montenegro, Los Maldonado. Va a haber un recambio como está pasando hoy en Rosario. Los de atrás, los que manejan la guita, los que invierten, los que procesan, los que terminan lavando ese dinero, a ellos no vamos a llegar nunca. Por eso hay que quebrar los pactos de silencio para meterles presión a todos los sectores. El primero debe ser el nuestro, como diputados tenemos que hacernos cargo del miedo que tiene nuestro pueblo en los barrios", aseguró.
El diputado le llama narcozoncera a suponer un avance del narcotráfico a partir de la ausencia del Estado. "Yo digo que el Estado siempre está presente, la cuestión es la forma, si es virtuosa o de forma corrupta. Creo que con la policía tenemos mayoritariamente una presencia corrupta del Estado porque termina liberando la zona o trabajando para el narco como se ve con mayor grado de verosimilitud en Rosario con Los Monos o el famoso caso del camión de Arroyo Leyes. Ahí ya hay una connivencia fuerte de oficiales de la policía. Igualmente no todo se termina en la policía porque la policía es puesta por el poder político", aclaró.
El martes que viene Del Frade volverá a presentar su informe en un encuentro de legisladores provinciales que se hará en el Ministerio de Seguridad de la Nación. Al ser consultado sobre las expectativas del impacto que pueda tener su trabajo, Del Frade dijo: "Meter presión. Que la Justicia haga algo, tanto la provincial como la federal; que la política hable con las organizaciones sociales que está en los barrios. Y que en forma paralela los empresarios, los contadores, los abogados que forman parte del staff del lavado de dinero empiecen a preocuparse. Por lo menos que la política empiece a nombrar lo que pasa en los barrios para después ir, al menos esa es nuestra idea, por los lavadores del dinero, por los que hicieron los fenomenales negociados que van desde la privatización del Banco de Santa Fe como lo que casi hacen con el puerto de Santa Fe que se lo iban a entregar a empresas vinculadas con el narcotráfico".