santafe
Miércoles 13 de Enero de 2016

Denuncias cruzadas por el edificio de la fundación Il Cuore d’Italia

  El presidente de la ONG declaró que usurparon el inmueble. Los residentes acusaron amenazas y dicen que les “cobra un alquiler” en el lugar

El edificio emplazado en 25 de Mayo 2217 de la ciudad de Santa Fe es la sede legal de la Fundación Il Cuore d’Italia. Según una publicación en el sitio de esta organización, desde 2006 “brinda asistencia social a personas o familias en estado de riesgo extremo por falta de vivienda”. Y agrega: “Dichas personas se albergan en forma transitoria hasta reubicarlos, sin costo alguno para los indigentes sin trabajo y con un costo mínimo para el pago de luz e impuestos para aquellos de escasos recursos”. 
 
 
En los últimos días, el inmueble fue escenario de múltiples disputas y denuncias cruzadas entre el presidente de la ONG, Salvador Santacroce, y ciudadanos que se describen como “inquilinos” del lugar.
 
Dos presentaciones
Por un lado, hay una denuncia realizada el 8 de enero pasado ante la Fiscalía Regional Nº 1, presentada por Jorge Eduardo Acosta –en cuyo DNI figura la dirección postal antes mencionada– y Gisel del Rosario Aparicio, una vecina de La Guardia que asegura que vive en ese inmueble a raíz de la crecida del río. En la misma ambos declaran que hubo un conflicto violento en los días previos por el cual no permitían el acceso del presidente de la Fundación al edificio, pero que por orden de la policía lo dejaron ingresar y en el lugar este último los amenazó. “Los voy a mandar a matar, esto no va a quedar así, voy a mandar gente que rompa esta cerradura que pusieron, que entren y los saquen a todos a cañazos”, consta en la denuncia que realizaron los dos.
 
Por su parte, Santacroce se había presentado el 6 de enero en la Seccional Primera de la Unidad Regional I de Policía y expuso que al querer ingresar, el día anterior, a la Fundación, constató que “habían cambiado la cerradura las personas que están usurpando el edificio”. 
 
Y agregó: “(Luego) me dirijo a mi automóvil diciendo que me venía a la comisaría y en ese momento aparece una femenina a la que conozco como Jujeña y un tal Jorge. La Jujeña me toma de los pelos y me pone un revólver 22 en el cuello, mientras Jorge entra por la otra puerta del auto y me saca tres anillos de oro y un reloj”.
 
Acusaciones
Con respecto a la usurpación, Jorge Acosta aclaró en el Ministerio Público de la Acusación que es cuidacoches y jardinero y declaró: “(Santacroce) Nos niega la posibilidad de darnos el recibo por los pagos que algunos hacemos mensuales y otros en forma diaria. Yo por ejemplo estoy pagando 200 pesos por día por una habitación, si se paga por mes son 3.800 pesos”. Y concluyó: “No tenemos recursos para alquilar por otros medios, como una inmobiliaria, porque piden muchos requisitos de los que no disponemos”.
 

Insalubre. Las condiciones sanitarias son deplorables en el lugar / Foto: Juan Manuel Baialardo - Uno Santa Fe
 
En un comunicado de prensa, la fundación Il Cuore d’Italia –con la firma de Salvador Santacroce– tituló: Violenta usurpación a una institución italiana. En el mismo, habla de “personas inescrupulosas, cuatro en total” y refiere consumo y venta de drogas en la zona, entre otros delitos que menciona por escrito.

Concluye el mismo con la aseveración de que “de prolongarse en el tiempo la toma del edificio, se dará parte del ilícito a organismos oficiales internacionales, ya que la fundación tiene contactos directos con representantes del gobierno italiano”.
 
Por último, los otros dos denunciantes describen que habitan en la sede de la ONG en condiciones deplorables en cuanto al estado sanitario –situación que constató Diario UNO en el lugar, ver fotos– y que todos los inquilinos son vecinos y familias de escasos recursos, que en general trabajan en la zona en puestos de cuidacoches, limpiavidrios o vendedores ambulantes que en general se administran con un ingreso diario, nunca fijo, con el cual pagan el “alquiler” a pesar de que “la fundación supuestamente brinda ayuda a gente sin recursos”.

Comentarios