Viernes 19.09.2014

Principalmente soleado; agradable

Min.: 13% | Máx.: 23 °C

Miércoles, 10 de abril de 2013 | 11:13

Goles que vienen asomando

Facundo Callejo es el goleador del equipo de Reserva que marcha primero en el torneo. Luego del triunfo ante Newell’s, habló con Ovación sobre su nivel. “Estoy en mi mejor momento desde que llegué a Colón”, tiró.

Mariano Cassanello
ovacion@unosantafe.com.ar


Desde hace algunos años la dirigencia de Colón intenta profundizar un proyecto de inferiores y que con el correr del tiempo vayan surgiendo jugadores formados en las divisiones menores de la institución que tengan la posibilidad de afianzarse en Primera División.


Los últimos ejemplos son los de Facundo Curuchet, Gabriel Graciani, Martín Luque, Lucas Mugni quienes tuvieron una importante continuidad, pero a esa lista debemos sumar a Luis Castillo (actualmente titular), César Meli, Andrés Bailo y Marcos Fernández, quienes ya tuvieron la posibilidad de debutar con la camiseta rojinegra.


Sin embargo, hay otros jugadores que vienen pidiendo pista desde hace tiempo con grandes actuaciones en el equipo de Reserva, que por otra parte es el único líder del campeonato, un dato que llena de orgullo a los chicos que ven la enorme posibilidad de mostrarse todos los fines de semana.


Uno de los jugadores más destacados del conjunto que dirige Ricardo Johansen es precisamente su goleador, Facundo Callejo, que este año y a pedido del entrenador se desempeña como carrilero por izquierda, más allá de que su pierna hábil es la derecha. En una semana especial ya que Colón derrotó a Newell’s y además el equipo de Reserva se impuso por 3-1 al conjunto rosarino, Callejo visitó Diario UNO para hablar de este presente.


—¿Se puede decir que estás en tu mejor momento desde que llegaste a Colón en el año 2010?
—La verdad que sí, desde que estoy en Colón es mi mejor momento, tuve un buen año en 5ª División cuando llegué al club y a partir de que arranqué jugando en Reserva notás el cambio. Siento que me afianzé y tuve continuidad en Reserva marcando varios goles y está claro que si un equipo juega bien es más fácil que te salgan las cosas.


—¿Cómo se produjo tu llegada al club?

—Tenía que venir a probarme en junio del 2009, yo en ese momento jugaba en Santamarina de Tandil, pero tuve la desgracia de sufrir una pubalgia, pude recuperarme bien, pero debí esperar tres meses para jugar. Después el representante que tenía en aquella época me dijo que estaba nuevamente la posibilidad de llegar a Colón y obviamente que no lo dudé un instante. Me preparé como tenía que ser para quedar en el club.


—El otro día ante Newell’s jugaron un gran partido y el triunfo les permitió ser el único puntero del campeonato, lo que habla a las claras del muy buen trabajo que se viene realizando...
—Fue un partido bastante atípico, pateé el penal, me lo atajaron y en el rebote pude marcar, y a los 10 minutos ellos dispusieron un penal que si lo hubiesen convertido el trámite habría sido distinto. Después generamos varias situaciones de gol, nos pusimos 2-0, descontaron pero sabíamos que de contra lo íbamos a liquidar como sucedió. La clave está en mantener una base, desde que vino Ricardo (Johansen) muy pocas veces cambió el equipo, por ahí algunos nombres, pero la columna vertebral es la misma y eso genera confianza en el grupo y hace que el equipo esté puntero.


—Me imagino que más allá de las ganas de seguir marcando goles y que el equipo salga campeón el deseo es debutar en Primera División...

—Hacer las cosas bien en Reserva te va a llevar a consolidarte en Primera División, sabemos que estamos en una categoría inferior que no tiene el mismo ritmo que Primera, pero hay muchos jugadores importantes que se están recuperando y bajan a jugar en Reserva. En Colón, el otro día jugó Ricky Gómez y eso te permite adquirir un roce más importante y eso es bueno. Marcar goles siempre es muy lindo y más para un delantero, más allá de que ahora me desempeño como volante por izquierda. Obviamente que el sueño de debutar en Primera División siempre está en mi cabeza, creo que la llegada de Morant y Goux les dio la posibilidad a los chicos de inferiores de tener un lugar en el equipo, como los casos de Graciani, Luque y Castillo. Y cuando ves que sucede eso, claro que me ilusiono con que me llegue esa posibilidad.


—Desde hace mucho tiempo que se viene hablando de tus condiciones y de lo bueno que demostrás cuando te toca jugar en Reserva ¿En algún momento te bajoneaste porque no te llegó la posibilidad de debutar en Primera División cuando los demás lo hicieron con menos edad?

—La verdad que no, siempre hablo mucho con mi familia, antes con los referentes que tenía el plantel, como el caso del Chino Garcé, además soy de escuchar mucho e interpretar lo que me dicen para después llevarlo a cabo. Y siempre me quedó grabada una frase que me dijeron sobre que un jugador de fútbol debe quemar las etapas. Y si todavía no llegó el momento del debut, debe ser porque aún me faltan quemar algunas etapas. Por eso estoy tranquilo y jamás me bajoneé, más allá de algunos partidos que jugué mal como cualquiera.


—¿Qué técnico te marcó desde que te incorporaste a la institución?

—Cada técnico es diferente y te marca de un modo distinto, con Walter Mamani aprendí muchísimo, lo tuve a Javier López que también me enseñó mucho al igual que Roly Carlen. Y en el presente uno de los que más me marcó es Ricardo Johansen, que en la primera fecha me ubicó como carrilero por izquierda, le manifesté que no podía hacer el carril, ya que no me sentía capacitado y él me dijo “quedate tranquilo que lo hiciste muy bien y confiá en vos mismo que las cosas te van a salir bien” , yo estaba un poco molesto (risas) porque no terminaba de convencerme que podía jugar por ese sector. Pero a la fecha siguiente marqué un gol ante San Martín de San Juan y a partir de allí me di cuenta que lo podía hacer y quedé conforme, por lo cual ahora disfruto de jugar en ese sector de la cancha.

Dejanos tu comentario