Santa Fe
Jueves 20 de Octubre de 2016

Diputados: media sanción para la ley de paridad de género

En una sesión que tuvo momentos tensos, Diputados aprobó por amplia mayoría –35 votos afirmativos, ocho abstenciones y seis ausencias– un texto consensuado. Hubo críticas al apuro y la falta de debate. Ahora se discutirá en el Senado, donde solo hay una mujer

La Cámara de Diputados dio media sanción este jueves con 35 votos positivos y ocho abstenciones, de los diputados radicales varones, Norberto Nicotra y Federico Angelini. La norma que ahora debe tratar el Senado tiene como objetivo la participación igualitaria entre varones y mujeres en partes iguales y será aplicable a las listas de candidatos y a la composición de la Legislatura, los concejos municipales, las comisiones comunales, los partidos políticos y las convenciones constituyentes. Sobre las listas de cargos públicos electivos, la iniciativa establece que estas deberán confeccionarse ubicando alternativamente a personas de diferente sexo, no pudiendo haber dos del mismo sexo de forma consecutiva. Además, plantea que de suscitarse una vacancia, la misma será cubierta por una persona del mismo sexo.

La sesión empezó muy tensa. El diputado Héctor Gregoret (UCR) sugirió que la ley de paridad requería una consulta popular antes de su tratamiento y las barras colmadas de mujeres que militan en diferentes espacios estallaron en gritos de reprobación.

La iniciativa que obtuvo este jueves media sanción fue una redacción de consenso –había proyectos de varias diputadas– y que necesitó de la lucha y la militancia para conseguir el voto positivo en la Cámara baja. Por la mañana, no había logrado dictamen en la Comisión de Asuntos Constitucionales y para conseguir su aprobación se pidió el tratamiento sobre tablas. Para eso se necesitaba el voto de dos tercios de los 44 legisladores presentes. Con los números muy parejos –la diputada radical María Victoria Tejeda fue la única mujer radical que no quería habilitar el tratamiento, aunque después votó de forma afirmativa– el presidente del cuerpo, Antonio Bonfatti, tuvo que hacer levantar dos veces la mano a los legisladores que iban por la afirmativa para corroborar exactamente las voluntades. "Hay 44 diputados, se necesitan 30 votos afirmativos y hay 31", dijo Bonfatti y las barras acompañaron con una ovación.

Embed

El encargado de argumentar la abstención del radicalismo fue Santiago Mascheroni, quien ni bien empezó a hablar recibió la reprobación al grito de "misógino", de parte de una de las militantes. Bonfatti en más de una vez amenazó con hacer desalojar las barras si no se respetaba "el ámbito donde está representado el pueblo de Santa Fe. Sean respetuosos de quienes difieren, porque para eso vivimos en democracia", dijo.

Entre los argumentos de quienes se abstuvieron y pedían una prórroga para seguir debatiendo se habló de "la falta de discusión" sobre el tema y de que "no se logró un acuerdo político". También se hizo hincapié en que los partidos políticos no dieron un debate interno al respecto. "Nos parece mucho mejor el proyecto original de la diputada (Silvia) Augsburger ,que plantea la paridad en todos los niveles de representación y no lo que sale, acotado casi exclusivamente a la representación parlamentaria y se deja sin efecto la posibilidad de abrir el debate para los cuerpos colegiados, la Suprema Corte de Justicia, el Tribunal de Cuentas de la provincia, los órganos de control y las representaciones que son colectivas", dijo Mascheroni.
Paridad2.jpg

También se cuestionó que la norma obligue a los municipios y comunas, lo que afectaría su autonomía. Incluso el diputado del PRO, Nicotra, aseguró que el texto que se estaba aprobando rozaba cuestiones inconstitucionales.

Fabián Palo Oliver (UCR) adujo estar a favor de la paridad, pero criticó en duros términos lo votado este jueves. Es más, aseguró en el recinto que desconocía lo que se votaba. "No tuve la oportunidad de ver el dictamen", dijo en referencia a la velocidad con que se aprobaban las modificaciones que sufría el proyecto presentado por Augsburger que Palo Oliver defendió como una iniciativa más completa ya que contemplaba la paridad en todos los niveles: el Poder Ejecutivo, el Judicial, a los cuerpos colegiados, a los cargos públicos electivos, a los partidos políticos y a las asociaciones profesionales.
Paridad3.jpg

"Creer que esto es un avance, es un error. Se está perdiendo la oportunidad histórica de avanzar en una ley de paridad en serio que abarque a todos los estamentos del Estado. Por más que algunos lo valoricen como un primer paso, van a ser pocas las oportunidades que vamos a tener para poder tratar una ley de paridad que abarque a todos los estamentos", expuso y punzó: "Para los que gritan y no saben, no estamos hablando del Senado".

Embed

En la Cámara alta son cargos unipersonales y pretender que las bancas sean repartidas equitativamente entre varones y mujeres era incorporar a la norma un artículo que la volvería inconstitucional. Por eso Verónica Benas (Pares) dijo que "no hay que sacrificar la ley de paridad", sino que hay que "saber hacer una reforma constitucional para transformar la Cámara de Senadores" que hoy de los 19 legisladores que tiene, 18 son varones y una sola es mujer. Hoy la aplicación de la ley de paridad sería con un titular varón y una suplente mujer o viceversa.

Por su parte, Augsburger empezó recordando a la exdiputada radical Alicia Tate, "quien abrió el camino junto a otras legisladoras" y sostuvo: "Esta no es solo una ley de paridad que garantice participación igualitaria para varones y mujeres en ámbitos legislativos. Esta es una ley de profunda transformación social, como lo mostraron las mujeres que se incorporaron a partir de la sanción de la ley de cupo –que establece que el 30% de los cargos son para mujeres– en el año 1991, que transformaron la política".
Paridad4.jpg

"Fueron las mujeres las que propiciaron que haya políticas de Estado en contra de la violencia de género. Hoy tenemos un reclamo social inmenso producido a partir de las movilizaciones del Ni Una Menos por la muerte de una niña en la provincia de Santa Fe. Y hoy hay un nuevo punto de inflexión con la muerte de Lucía Pérez. Ese grito nos interpela para que hoy, con apuro o sin apuro, esta Legislatura discuta la paridad. Porque la paridad hoy en la Legislatura significa que las mujeres podemos ocupar el espacio público", aseguró.

"Los tiempos de avance no se eligen", dijo en contestación a Palo Oliver y argumentó: "No lo eligió Alicia Moreau de Justo cuando a principios del siglo pasado, junto a muchísimas sufraguistas, luchaba por el voto femenino. Y fue el empuje de Eva Perón en el año 1951 cuando lo hizo posible. A mí no se me hubiese ocurrido si hubiera sido legisladora en ese momento decir: «Ahora no». Los tiempos no se eligen. No lo eligieron las legisladoras, no lo eligieron las mujeres que están en la barra que vienen a apoyar una ley que no es para ellas. No votamos una ley para las mujeres que están en la política. La paridad es para las que no están, para las que nunca aspiraron a un lugar y para las que nosotras queremos que estén. Así como vimos que sin mujeres no hay democracia, también vimos que sin paridad no hay mujeres. Aspiramos a que antes de fin de año tengamos ley de paridad".

Por su parte, Alicia Gutiérrez dijo que "no es cierto que este sea un tema nuevo" y aseguró que se trata de "un tema de derechos humanos. Es un mandato de la Constitución Nacional que desde el 94 hasta ahora se ha incumplido", afirmó.

"Cada una de estas bancas que ocupamos las mujeres es producto de la lucha de muchas otras. Yo soy producto de la ley de cupo. Estoy sentada en esta banca por la ley de cupo, si no por más capaz, por más compromiso militante no estaría sentada acá", dijo Gutiérrez, que recordó que en los 70 las mujeres perdieron tanto o más que los hombres ya que les sacaron de sus vientres a sus hijos.
"Yo respeto la opinión de quienes no están a favor. Pero esto de hacer una encuesta o una consulta popular, me suena a chicana, con todo respeto compañero", le dijo a Gregoret.

En tanto, la justicialista Silvia Simoncini pidió ser "comprensivos con las resistencias que se generan ante las transformaciones" pero que desde su bloque "no se dudó un segundo" en acompañar el proyecto "porque la paridad está en nuestra esencia política e ideológica".

"No es la ley perfecta, no decimos que es lo único y necesario, falta un camino largo que recorrer al interior de los sindicatos, de las organizaciones sociales. Pero este es un paso fundamental. Y como mujeres peronistas venimos a decir que es un día histórico", expresó.

Por su parte, Rubén Galassi dijo que "cuando se lucha por derechos que apuntan a garantizar igualdad, los y las que luchan no planifican la oportunidad". Además recordó que el Partido Socialista ya a fines del siglo XIX planteaba la igualdad entre hombres y mujeres en todos los lugares de representación de la sociedad.
Paridad5.jpg

En diálogo con la prensa, Benas concluyó: "Hoy tenemos paridad porque las mujeres supimos consensuar un texto único. Aceptamos modificaciones en el sentido de que estas no significaran una dilación de esta oportunidad única que teníamos de lograr hoy el voto afirmativo de la mayoría de los diputados de esta cámara para tener media sanción. Lo mismo vamos a hacer en el Senado para que el compromiso que asumen hoy todos los espacios políticos que tienen representación la ratifiquen prontamente en el Senado".
Esa batalla se anticipa durísima. El Senado es un lugar donde históricamente la participación de las mujeres fue mínima. Igualmente Augsburger está convencida de que la ley saldrá antes de fin de año.
La paridad no se termina –y tampoco empieza– en una ley. Es una pelea que se da todos los días, y las mujeres la vienen dando desde hace tiempo con compromiso y coraje. Este jueves quedó claro que para tener una sociedad más justa hay luchas y derechos que no pueden esperar.

Comentarios