Ovación
Sábado 19 de Marzo de 2016

Directo al corazón

Colón fue goleado en su casa y de esta manera dejó pasar la chance de ponerse al frente en el historial. El Sabalero cayó por 3-0 y ahora suma cuatro partidos sin ganarle a su clásico rival 

En el partido más importante del torneo Colón faltó a la cita, fue vapuleado por Unión en el segundo tiempo y como en las tres derrotas anteriores que tenía en el certamen, una vez más fue goleado. Peor imposible.
 
El equipo rojinegro hizo casi todo mal a lo largo de los 90’, es cierto que el primer tiempo fue parejo y que incluso en los primeros minutos mostró cierta superioridad sobre su eterno rival. Pero fue muy poco, teniendo en cuenta el presente futbolístico de los dos equipos y la diferencia en cuanto a la jerarquía de plantel que existe entre ambos clubes. A Colón le faltó el llamado fuego sagrado para jugar este partido.
 
Y lo terminó pagando demasiado caro ante un adversario que tuvo muchos méritos pero que también se vio favorecido por la desidia con la que jugó el segundo tiempo el elenco rojinegro. Un síntoma de lo mal que jugó el equipo local fue la actuación de Alan Ruiz quien deambuló el campo de juego y nunca logró enchufarse y ser el protagonista. Se sabe que Colón depende y mucho de Ruiz y en el partido en donde debía consagrarse e ingresar en la categoría de ídolo la desaprovechó de una manera increíble. Incluso en un momento se terminó peleando con algunos plateístas que lo insultaban.
 

El cuarto árbitro Andrés Merlos tiene en sus manos una piedra que arrojaron los hinchas de Colón / Foto: Juan Manuel Baialardo - Uno Santa Fe
 
Los referentes y jugadores de mayor experiencia no aparecieron y eso también se notó. Porque Clemente Rodríguez no marcó ni tampoco desequilibró en ataque. Jorge Broun no tuvo ninguna tapada clave, Pablo Ledesma arrancó bien pero después perdió varios balones e incluso en la jugada previa al primer tanto de Unión perdió la pelota que luego terminó en el córner. Y en el segundo tiempo fue reemplazado.
 
Y encima Darío Franco tomó decisiones equivocadas, la primera de ellas incluir a Osvaldo Barsottini como titular con apenas tres entrenamientos. El ex-Gimnasia jugó realmente mal y fue responsable de los últimos dos goles de Unión.
 
Su lentitud se notó claramente y fue superado de manera abismal en cuanto a lo físico. Al punto tal que con la goleada consumada el entrenador decidió reemplazarlo para que ingrese Pablo Vegetti quien hasta aquí no había jugado ni un minuto en el campeonato. Y para hacer valer aún más sus errores, en el inicio del segundo tiempo el técnico mandó a la cancha a Cristian Palomeque que hasta aquí no demostró porque tiene la camiseta rojinegra y lo excluyó a Nicolás Silva.
 
A Franco no lo ayudaron sus jugadores, pero él tampoco hizo nada para salvarse. Desde lo táctico Leonardo Madelón también le ganó por goleada. Apelando a un manotazo de ahogado el entrenador rojinegro movió el banco pero ya era demasiado tarde. Si bien Ledesma no estaba jugando bien, lo sacó para el ingreso de Franco Mazurek.
 

Foto: Juan Manuel Baialardo - Uno Santa Fe
 
Luego del segundo tanto que convirtió Franco Soldano, Colón no tuvo reacción y se fue entregando mansamente. En ningún momento pudo inquietar a Nereo Fernández quien tuvo una tarde demasiado tranquila. Le faltó rebeldía, amor propio y coraje para intentar dar vuelta la historia. 
 
Frente a un equipo con muchas limitaciones como lo es Unión, el Sabalero hizo todo para agrandar y potenciar a su rival que se terminó floreando y ganando de manera absolutamente justa. De hecho en el final del partido estuvo más cerca el Tatengue de marcar el cuarto gol que Colón de descontar.
 
El conjunto local fue un verdadero desconcierto y el único que salvó la ropa fue Gerónimo Poblete que dejó la piel en cada jugada y recibió el apoyo de los hinchas que lo ovacionaron aún cuando el equipo perdía 3-0. El volante central que llegaba condicionado por un esguince en el tobillo fue el único que supo cómo encarar este clásico.
 

Foto: Juan Manuel Baialardo - Uno Santa Fe
 
Sin dudas que esta derrota golpeará y mucho en lo anímico a un plantel que llegó a este partido como claro favorito por los antecedentes y las individuales con las que cuenta, y que terminó observando como su rival festejaba en su propia casa.
 
Será todo un desafío para el cuerpo técnico levantar el ánimo de sus dirigidos y esperar una reacción positiva. No es fácil la tarea que tendrá Franco quien manifestó sentirse fuerte para seguir en su cargo más allá de las decisiones que puedan llegar a tomar los directivos que cuestionan algunas decisiones que fue tomando el entrenador en los últimos tiempos. El margen se acota y los tiempos urgen, por lo pronto ayer Colón perdió la brújula en el partido que no debía hacerlo.
Mariano Cassanello / mariano.cassanello@uno.com.ar / Ovación

Comentarios