santafe
Domingo 30 de Octubre de 2016

Diversión nocturna accesible, una cuenta pendiente en la sociedad

La semana pasada se realizó un tour de bares en la ciudad del que participó un colectivo de 20 personas con discapacidad. La experiencia, positiva en términos de inclusión, dejó al descubierto las barreras arquitectónicas y comunicacionales existentes. Voces de los protagonistas.

Disfrutar de una noche de copas con amigos, compañeros de trabajo o familiares, puede convertirse en una tarea compleja para las personas con discapacidad. No solo porque antes de organizar dicha salida, los mismos deben pensar en si tendrán a su disposición herramientas que le permitan superar diversas barreras arquitectónicas y comunicacionales, sino porque muchas veces deben lidiar con ciertas "miradas" o acciones discriminatorias de parte de ocasionales visitantes a los lugares elegidos como alternativa.
Ante este panorama, es usual que –por desconocimiento o experiencia previa (según corresponda el caso)–, muchos opten por desistir ante la organización de actividades de esta índole.
En este contexto, y a los fines de lograr que se instale un cambio social en este sentido, el Instituto Sol con el apoyo de la Subsecretaría de Inclusión para las Personas con Discapacidad –en el marco del ya tradicional evento "Santa Fe a la Carta", y puntualizando en un cambio mundial respecto del abordaje de la accesibilidad en el turismo– organizó un tour de bares en el que se incluyó como invitados a un colectivo de veinte personas con discapacidad (intelectual, motriz y visual).
En diálogo con Diario UNO, varios de los protagonistas de la experiencia dejaron en claro que la misma fue "muy positiva en términos de inclusión" y al mismo tiempo puntualizaron sobre la necesidad de modificar ciertos aspectos, culturales, edilicios y de interacción, a los fines de lograr que dichas salidas sean "para todos".
"La idea de participar en el tour de bares nos pareció muy positiva desde un inicio y por suerte tuvimos gran aceptación. De hecho quedó muchas gente afuera por el tema de cupos, y es por ello que ya estamos pensando en repetir la iniciativa", comenzó a explicar la directora provincial del área en la 1ª Circunscripción, Gabriela Bruno, y completó: "El recorrido se realizó puntualmente en tres bares, en donde específicamente los participantes pudieron degustar distintos tragos, hablar con los responsables de la atención en barra y mesas, e interactuar con el público general que acompañó también la propuesta".
Asimismo, la funcionaria comentó que "por supuesto, no faltaron los que se acercaron a preguntar con buena onda si necesitábamos algo", "los que nos miraron raro" y "también las trabas propias de la comunicación".

Sin prejuicios
Luisa Hauscarriaga (29), una de las jóvenes ciegas que realizó el recorrido, comentó que le encantó tener la posibilidad de participar del encuentro: "Porque no se trató solo de una invitación a una reunión de personas con discapacidad, sino de una propuesta diferente en donde pudimos compartir un rato, pasarla bien y hacer lo que hace cualquiera".
Y detalló: "En general las personas con discapacidad tenemos temor a la mirada del otro, por esto de ser distintos en tal o cual cosa. Por eso antes de planificar una salida debemos hacer un trabajo interno de superación de esto tomando conciencia de que lo máximo que te puede pasar es que no sepas algo, y en ese caso encontrar a alguien que pueda orientarte en este sentido".
En esa misma línea, Gabriela Bruno, puntualizó sobre la necesidad de "la concientización social" de ayuda colaborativa a la persona con discapacidad, sin prejuicios ni preconceptos.
"Es necesario y fundamental que cuando alguien quiera prestar ayuda lo haga previo a las preguntas «¿qué puedo hacer para...» y «¿cómo», porque pasa muchas veces que la gente en su afán de ser servicial a lo mejor no actúa en forma correcta", dijo y completó: "Hay una anécdota que es graciosa pero vale contarla, de un amigo ciego que me comentó que un día estaba esperando en una esquina que lo busquen y vino una persona, lo tomó del brazo y lo acompañó a cruzar, sin preguntarle ni darle tiempo de que le pudiera decir qué necesitaba; o sea que a esto es lo que me refiero en cuanto a la importancia de hablar con el otro como un igual y conocer lo que necesita".
Por otro lado, ambas mujeres hicieron hincapié en la falta de accesibilidad que hay en la mayoría de los edificios. "Muchas veces hay lugares que quizás tienen una rampa en el acceso, pero adentro tienen muy pegadas las mesas. Entonces es difícil circular con una silla de ruedas, por ejemplo", aseguró Luisa Hauscarriaga y completó: "En este sentido creo que el desconocimiento tiene mucho peso, porque muchas veces uno no sabe de ciertas cosas hasta que no le pasan de cerca. Y aquí creo que la opinión y guía de la persona con discapacidad es fundamental, por eso es que hay que animarse más a salir y visualizar esto que hace falta cambiar, para que así los que nos rodean lo vean y de esta forma se tome conciencia".

Invitación plural
Barrio Latino fue uno de los bares que formaron parte del tour. Diario UNO dialogó con Federico Ulla, uno de los titulares del espacio, quien aseguró que la propuesta fue "más que interesante" y describió cuál fue el rol que tuvieron en esta instancia.
"Recibimos a todos los participantes, que eran sesenta (veinte con discapacidad), y luego de darles la bienvenida les describimos cómo es nuestro trabajo. Además, les dimos la posibilidad a algunos de pasar detrás de la barra para participar en el armado de algunos tragos como si fuera un taller (coordinado por Adrián Dekanty), y escuchamos sus preguntas", afirmó y completó: "Por supuesto que nos encantó la idea de que en este caso haya un mayor número de personas con discapacidad de las que habitualmente nos visitan, porque nos permitió vivir algo diferente, más allá de que en general estamos abiertos a recibir a todo tipo de clientes, sin clasificación de género, ideología política y demás".
Sobre ese punto y para cerrar, Federico hizo hincapié en la experiencia vivida puntualmente por las personas con discapacidad y afirmó: "Ojalá que se hayan sentido a gusto, porque me encantaría que así sea y de hecho como dije antes, las puertas del bar están abiertas a todos, ojalá que estimule a más a venir. Acá o a otros espacios similares".

Buscan promover más actividades de este tipo
El coordinador de carreras del Instituto Sol, Leonardo Rivero, afirmó que para la organización del tour de bares de este año –una de las propuestas que se enmarcaron en el evento Santa Fe a la Carta– "se buscó incluir a las personas con discapacidad teniendo en cuenta que la Organización Mundial de Turismo planteó en el Día Mundial del Turismo 2016 (se conmemoró en septiembre) que se tenga en cuenta la promoción de la accesibilidad universal".
En este sentido apuntó: "Se encontraron muchas cosas que todavía hay que resolver y es por ello que nos planteamos seguir trabajando en este sentido, promoviendo más actividades como esta y algunas más que también se vuelquen hacia la integración e inclusión social".
Más datos
Rampas de ingreso, cartillas en sistema Braille y con tipografía grande, personal con conocimiento de lengua de señas y baños adaptados son algunos de los tantos puntos que las personas con discapacidad tienen en cuenta o consideran cuando piensan en un espacio de salida nocturna (bar o restorán) que sea apto o accesible.

Comentarios