Ovación
Viernes 16 de Junio de 2017

Domínguez: "Me gustó la agresividad que tuvo Colón"

El entrenador rojinegro se fue satisfecho con la actuación de su equipo, a la vez que dijo: "Cuando uno gana el balance es positivo".

Colón volvió al triunfo después de cinco partidos en el torneo doméstico y lo logró ante un rival directo en su lucha por ingresar a una copa internacional. Así lo entendieron los jugadores que dieron rienda suelta a los festejos tras batir 2-1 a San Lorenzo.

Hubo que esperar algunos minutos para que el DT Eduardo Domínguez se acercara a la sala de conferencias y en el inicio de la charla con los periodistas apuntó: "Cuando uno gana siempre el balance es positivo, después empezamos a desmenuzar las cosas que hay que mejorar de lo que se hace bien, lo del insulto fue porque no me gusta que un jugador se saque la camiseta y se haga amonestar tontamente, era un partido donde nos jugábamos mucho los dos, es un chico que debe aprender todavía".

Y más adelante, agregó: "Este partido lo tomamos como una final y así fue. En el tramo final uno no puede tener errores ni equivocarse en situaciones donde no hay margen si pretendemos terminar bien tenemos que jugar de esa manera y los jugadores lo interpretaron bien, modificamos ciertos aspectos para iniciar una presión después de una jugada, así fueron los goles que hicimos, en el plano general la agresividad con pelota que tuvo Colón a mí me gustó".

Cuando lo consultaron respecto al rendimiento, más allá del resultado y teniendo en cuenta la jerarquía del rival, agregó: "Fue como volver a interpretar en que momento presionar arriba, darle el juego al rival y no desordenarse, era muy difícil jugar al ritmo de ellos, provocan que vos salgas para generar las contras que la hacen muy bien, en los primeros minutos lo hicieron, no lo podemos permitir y en líneas generales no lo hicimos".

Respecto a la tarea de Pereyra, apuntó: "Facundo se sacrificó por el bien del equipo y lo necesitamos en todos los jugadores, nos definió el partido. Tenemos en claro la confianza que toman es alta, es muy finito el límite de que se pase para otro lado, el miércoles volvemos a jugar otra final con un equipo diferente y tiene que jugar su partido, vamos a ir a conseguir los tres puntos y para hacerlo tenemos que trabajar muy duro, lo que se consumó es la victoria y volvemos a trabajar en el próximo partido".

En la parte final, al momento de expresar si realmente en la recta final imaginaba estar en esta situación, agregó: "Uno no quiere pecar de soberbio pero uno cree en uno y nuestra creencia se lo manifestamos al presidente cuando llegamos, Él lo sabe, me da placer que los jugadores lo hayan entendido".