Ovación
Sábado 10 de Septiembre de 2016

Dos equipos en uno

En un discreto partido, Banfield y Colón llegaron poco a los arcos y terminaron empatando 0-0 en el Sur, por la 2ª fecha de Primera División.

En el estadio Florencio Sola, Banfield y Colón jugaron un partido flojo y terminaron empatando 0-0, por la 2ª fecha de Primera División. El local, que venía de ser goleado por River (4-1), levantó su imagen con un buen primer tiempo, en el que Nicolás Bertolo tiró del carro para contagiar a un equipo con muchos pibes (Julio Falcioni priorizo la Copa Sudamericana). Sin embargo, le faltó claridad a la hora de acercarse al área de Jorge Broun y fue perdiendo intensidad con el correr de los minutos.
El Sabalero estuvo lejos de su mejor versión y, en comparación al duelo anterior ante Aldosivi arrancó mal y levantó en la parte final del complemento. Otra vez rindió en alto nivel Germán Conti, sumado la seguridad que transmitió Jorge Broun en el arco, ya dueño de la titularidad.
El balance de los 180' (sumando los dos partidos) arrojan un resultado más positivo desde el punto de vista numérico que en cuanto a lo futbolístico. Cuatro puntos sobre seis en condición de visitante sin dudas que es una cosecha importante y que cualquiera hubiese firmado antes de comenzar el torneo, teniendo en cuenta que Colón tenía dos partidos consecutivos fuera de casa.
Y otro punto a destacar es precisamente que en ambos cotejos no le marcaron goles, producto de una mayor solidez defensiva y cierto equilibro logrado en la zona media.
El de Paolo Montero es un equipo que difícilmente lo tomen mal parado, ya que una de las prioridades del entrenador es procurar mantener el arco en cero, pero también es cierto que esa intención por ser ordenado termina desnudando la falta de creatividad para avanzar en los últimos metros. A Colón le generan pocas chances de gol, pero también fabrica escasas opciones frente al arco rival. Ante Aldosivi pegó primero y, en consecuencia, a partir del resultado, pudo administrar el juego. En esta ocasión, el rendimiento fue de menor a mayor, dado que en la primera etapa fue superado por Banfield, quien dispuso de algunas chances como para marcar pero se encontró con la figura de Jorge Broun quien, con dos tapadas, evitó lo que hubiese sido el gol del Taladro. En esos primeros 45' se observó a un Colón timorato, demasiado replegado y apostando a los pelotazos para Ismael Blanco, quien se debatía de espaldas con los dos marcadores centrales del conjunto local (Chiqui Pérez y Alexis Sosa). En esa primera etapa apenas dos cabezazos que se fueron por encima del horizontal fue lo más peligroso que brindó el equipo rojinegro en ataque. Demasiado poco para un Colón que pregona ser protagonista.
El esquema 4-2-3-1 es válido para jugar con el resultado a favor o, en todo caso, si por las bandas se tiene a delanteros que marquen la diferencia en el mano a mano. Pero si eso no sucede, se pierde sorpresa en el ataque y termina siendo muy previsible, como ocurrió en el primer tiempo.
Dejó una mejor imagen el Taladro y más ganas de ganar el partido en los 45' iniciales. Lo de Colón fue tibio, ya que le costó dar más de dos pases seguidos y, en el juego de las imprecisiones, terminó sacando mejor usufructo el equipo dirigido por Julio César Falcioni.

Casi se lo lleva
En la etapa complementaria el Sabalero cambió la actitud y, en consecuencia, se experimentó una mejoría que lo dejó al borde de ganar el partido, ya que las situaciones más claras fueron patrimonio del equipo visitante. Con muy poco Colón superó a un Banfield que había hecho el gasto en el primer tiempo y que ya no tenía demasiada reacción como para ir a buscar el resultado.
Sungui Blanco dispuso de dos chances para anotar en la primera ganó de cabeza, pero no pudo darle dirección y el balón terminó en las manos de Navarro y, en la segunda, tras una media vuelta dentro del área el lateral Sporle terminó despejando el balón en la línea cuando se metía y era el primer gol sabalero.
Daba la sensación que Colón lo podía ganar; el ingreso de Walter Acuña en lugar de Iván Torres fue positivo, no tanto por el rendimiento, como sí por la disposición que tuvo en cancha, dado que le brindó mayor compañía a Blanco, que estaba jugando muy solo arriba. En el final, Adrián Bastía le pudo dar el triunfo, pero cabeceó débil en el área chica y la pelota fue a parar mansamente a los guantes de Navarro.
En la segunda etapa, Colón mejoró defensivamente y no pasó sobresaltos. Sin dudas que no perder es muy bueno, al igual que seguir sumando, pero da la sensación que con un poco más el Sabalero se quedaba con los tres puntos y que le faltó determinación para ir a buscar y llevarse por delante al Taladro que ya se conformaba con el empate. Ahora vendrá el debut en el Brigadier López y allí Colón deberá demostrar recursos ofensivos para vulnerar a equipos que seguramente irán a defenderse y a buscar contragolpear.
Será un desafío para Montero y sus jugadores resolver los planteos más defensivos que le proponga el rival y activar los mecanismos suficientes como para ganar desde la fluidez del juego y de las variantes de mitad de cancha hacia adelante.
Hoy Colón está más aceitado de la zona media para atrás que para adelante. Es un gran mérito saber defenderse y entender las circunstancias del juego para seguir sumando, pero también será necesario apelar a otras cuestiones que son al fin y al cabo las que permiten marcar goles.
El arranque es promisorio, pero todavía falta mucho. Se rescata la personalidad y la actitud para pelear los partidos y obviamente los resultados; en el debe se puede contar la escasez de juego y las dificultades para progresar en ataque. El crédito está más que abierto, pero ahora tendrá que mostrar algo más para seguir por la senda victoriosa.


Comentarios