santafe
Martes 28 de Abril de 2015

Dos escuelas piden un patrullero en la puerta para evitar tiroteos en la zona

Inseguridad. El lunes al mediodía hubo un enfrentamiento en la puerta del edificio escolar de Regimiento 12 de Infantería 3989. No hubo heridos, pero la policía demoró

En barrio Pompeya los enfrentamientos entre bandas se acercaron peligrosamente a las escuelas. El lunes, frente al edificio que comparten la primaria Nº 1.130 Cooperación Escolar y la secundaria Nº 528, hubo una balacera. Ahora, las autoridades piden que haya un patrullero en la puerta para evitar riesgos.
Nota relacionada: A los tiros en la puerta de una escuela de barrio Pompeya
Este martes, después de expresar ese reclamo en distintos medios radiales, Diario UNO pudo constatar que, por lo menos al mediodía, un patrullero hacía su ronda en el lugar y pasaba frecuentemente por la puerta del establecimiento. De todas maneras, según indicaron los directivos de las instituciones, los agentes no se acercaron al establecimiento para presentarse ni para comunicar que se los había designado a ese lugar, como ocurrió en otras oportunidades.
Regimiento 12 de Infantería 3989, la dirección de la escuelas Nº 1.130 Cooperación Escolar y la secundaria Nº 528: 

“Nosotros entendemos que es un problema barrial, no de la escuela”, explicó a Diario UNO la directora de la escuela secundaria, Claudia Suppo. Y el director de la primaria, Alejandro Cursio, agregó: “Pero es la primera vez que ocurre algo así frente a la escuela. Sabemos que pasa unas cuadras más lejos como en los descampados de calle Pavón o Larrea, donde el año pasado recibió un disparo Emanuel Maciel”.
El caso de Emanuel tuvo mucha trascendencia en octubre del año pasado porque el chico de 11 años estaba jugando a la pelota con sus amigos cuando fue alcanzado por un proyectil en la espalda. Si bien fue trasladado de inmediato, por un vecino, al Hospital de Niños Orlando Alassia no pudo recuperarse y falleció a poco de llegar al nosocomio.
Nota relacionada: Murió un nene de 11 años baleado en barrio Pompeya
Según relataron los directivos, los padres de sus alumnos les comentaron sobre los problemas habituales que existen en barrio Pompeya y que incluyen situaciones violentas generadas por algunas bandas.
Nota relacionada: Alumno armado con revólver 32 en la escuela Echagüe
“Las balaceras ocurren del otro lado de la vía. Acá nunca nos había pasado. Por eso estamos tan alarmados”, reiteró Cursio, quien aclaró que cuando ocurrió el incidente la mayoría de los alumnos de ambos niveles ya estaban dentro del edificio, pero que había algunos que estaban llegando y debieron apurarse para refugiarse en el inmueble.
Suppo acotó que, mientras ocurría el enfrentamiento, se alejó a todos los alumnos de las ventanas y se llamó a la policía. De todas maneras no pudieron comunicarse desde la línea fija de la escuela y solo pudieron hacerlo varios minutos después desde un teléfono celular.
                                                    
“Cerramos las puertas, protegimos a los chicos y esperamos a que todo pase”, dijo la directora de nivel secundario y agregó: “La policía no vino a la escuela. Directamente pasaron por la calle y comenzaron a patrullar”.
Ambos directivos se comunicaron con sus respectivos supervisores y ellos con la Regional IV de Educación. De todas maneras aclararon que el hecho no se vincula a una situación de violencia que tiene como protagonista a la comunidad educativa, sino que es un problema del barrio que llegó al ingreso del establecimiento escolar.
Mayor presencia
Este martes al mediodía, en el mismo horario en que el lunes tuvo lugar el tiroteo, Diario UNO pudo constatar que un patrullero estuvo recorriendo las inmediaciones del edificio y quedó estacionado en el ingreso durante varios minutos.
Las autoridades escolares indicaron que desconocían si ese patrullero había sido designado al edificio porque no les habían notificado oficialmente de su presencia.
En ese sentido, recordaron que cuando ocurrió el crimen de Emanuel Maciel se había dispuesto un móvil en la puerta de la escuela pero que solo estuvo durante un mes. “En esa oportunidad, los agentes llegaban todos los días y se presentaban”, recordó Cursio y Suppo agregó: “Nosotros pedimos presencia policial para brindar seguridad a los chicos que ingresan y egresan porque a las 18 ya se empieza a hacer de noche”.

Comentarios