El país
Jueves 03 de Noviembre de 2016

Duro cruce entre el abogado de Lázaro Báez y el de sus hijos por "un agente de inteligencia"

Maximiliano Rusconi, abogado del detenido Lázaro Báez, deslizó hoy que habría que quitarle la matrícula a su colega Santiago Viola, representante legal de los hijos del empresario santacruceño, si se comprueba que expresa "intereses de un agente de Inteligencia".

Maximiliano Rusconi, abogado del detenido Lázaro Báez, advirtió hoy que si su colega Santiago Viola, representante legal de los hijos del empresario santacruceño, expresa "intereses de un agente de Inteligencia" con el fin de actuar para apartar de la causa al juez Sebastián Casanello, hay que "sacarle la matrícula".
"Normalmente, para mí, es muy sencillo descubrir el sentido de algunas actuaciones de los abogados en defensa de sus clientes. En este caso, hay actitudes de Viola que no son muy explicables en términos de actos defensivos", criticó Rusconi, aunque dijo no poder confirmar la versión periodística al respecto.
Sin embargo, alertó: "Si realmente él (por su colega), ejerciendo la garantía del derecho de defensa de un imputado lo único que está haciendo, si fuera cierto esto, es expresando los intereses de un agente de Inteligencia, bueno, es de una inmoralidad y de una... Es realmente para sacarle la matrícula, además de que es delictivo".
"Lo que sí puedo decir es que hay declaraciones (de Viola), incluso públicas que no se explican en términos de actos defensivos. Usted me escucha a mí y puede estar de acuerdo o no, pero está claro que estoy defendiendo a alguien", finalizó Rusconi en diálogo con un periodista de radio 10.
Ayer, Báez denunció ante la Justicia que permanece preso desde hace seis meses como una suerte de "apriete" o "amenaza" de Casanello, a cargo de la causa por lavado de activos conocida como "Ruta del Dinero K".
Poco antes, había sido conducido desde el complejo carcelario del partido bonaerense de Ezeiza hasta los tribunales federales del barrio porteño de Retiro, para declarar como acusado en la investigación por la concesión de obra pública que presuntamente lo benefició durante el kirchnerismo y por la cual tuvo que comparecer como imputada la ex presidenta Cristina Fernández.
Pero terminada esa declaración, durante la cual se pidió el sobreseimiento del empresario patagónico, él y su abogado bajaron una planta en el edificio de la calle Comodoro Py 2002 -del cuarto al tercer piso-, y se dirigieron al Juzgado federal de Daniel Rafecas, donde Báez prestó testimonio en una causa abierta contra Casanello.
Se trata de un expediente que el propio Casanello abrió con una autodenuncia, pidiendo que se investiguen los dichos del detenido empresario santacruceño sobre supuestas presiones para callarlo.
Báez, frente a Rafecas, denunció a Casanello -quien lo procesó, detuvo y embargó por 800 millones de pesos en "la Ruta del Dinero K"- que el magistrado investiga a sus cuatro hijos -por las cuentas de las que serían titulares y/o beneficiarios en Suiza-, "para presionarlo y extorsionarlo" a él.

Comentarios