Economía
Domingo 05 de Abril de 2015

Con las garrafas, el gobierno cambia el sistema de subsidios

La modificación del régimen de ayuda fue respaldada por fraccionadoras y distribuidoras. Debut sin problemas en Rosario.

Ya comenzó a funcionar el programa Hogares con Garrafas (Hogar) _que establece un esquema de subsidios para las garrafas de 10 kilos con un precio de referencia_ y en Rosario el nuevo sistema arrancó sin tropiezos. Los distribuidores locales de gas envasado contaban con el abastecimiento necesario y, además, en muchos puntos de venta hasta se conseguía el producto a un mejor precio que el tope máximo fijado en 97 pesos.

•LEER MÁS: ¿Cómo funciona el programa Hogar?

Pedro Renda, presidente de la Cámara Argentina de Empresas Fraccionadoras (Cafragas) y también presidente de la distribuidora y fraccionadora Italgas, contó que la mayoría de los clientes que llegaban a comprar ayer estaban al tanto de la nueva modalidad de subsidio “excepto algunos distraídos que no habían escuchado el anuncio de la presidenta” Cristina Fernández de Kirchner.

“Hubo mucha gente que preguntó, algunos se sorprendieron pero la mayoría ya sabían. La gente lo está tomando bien, aunque no tienen en claro como van a percibir el subsidio. Nosotros tenemos entendido que a partir del 15 estarían cobrando pero no sabemos más que eso”, detalló el referente de Cafragas.

El jueves 26 de marzo la presidenta anunció el programa Hogar que subsidiará a directamente a los consumidores, en reemplazo de la garrafa social en la que se subsidiaba a los fraccionadores y distribuidores. A partir de ahora, la modalidad será un depósito del monto equivalente al subsidio en la cuenta de los consumidores para que luego vayan a comprar la garrafa en el comercio.

El programa alcanza a personas de bajos recursos de todo el país, que residan en zonas no abastecidas por el servicio de gas o que no se encuentren conectadas a la red de distribución de gas de su localidad. Se estima que beneficiará a 2,5 millones de hogares de todo el país y desde el gobierno nacional explicaron que la nueva iniciativa surge para evitar los abusos y ventas en negro que se registraron con la garrafa social que estipulaba un precio de 16 pesos para los 10 kilos de gas envasado.

“La gente que necesita que se le subsidie el gas no va a tener problema, y para la parte empresarial, los fraccionadores y distribuidores, es mucho más transparente y lógico este sistema. La garrafa social cumplía su función pero necesitaba un cambio, hoy el usuario necesitado va a percibir una subvención en forma directa y antes la percibía la industria”, indicó Renda.

El empresario señaló que, incluso, la garrafa de 10 kilos en Rosario está hoy más barata que el precio máximo fijado por el gobierno. Dijo que dependiendo de la boca de venta en la ciudad puede encontrarse a 86 pesos la garrafa.

Además, Renda indicó que si bien hay estipuladas revisiones trimestrales, pronosticó que durante todo el año no habría necesidad de aumentos debido al acuerdo nacional establecido con las compañías productoras. “El precio internacional del gas propano o butano es de 2.970 pesos la tonelada, pero se acordó un cupo, que es el equivalente al consumo del año anterior, a 650 pesos la tonelada. El precio de la garrafa se va a revisar cada tres meses, pero creemos que va a durará todo el año en el precio fijado”, subrayó.

El programa prevé también compensaciones para los productores con un esquema de precios máximos de referencia y compensaciones a ser aplicados a los volúmenes de producto, butano y propano, que tengan por destino exclusivo el consumo en el mercado interno de GLP envasado en garrafas de 10, 12 y 15 kilogramos, de uso doméstico.

En cuanto a las clausuras de algunos comercios que habían comenzado a cobrar los nuevos valores antes de la puesta en vigencia del programa Hogar _que rige desde el 1º de abril_ el titular de Cafragas consideró que fueron casos aislados y ató la situación a “gente que entendió mal, que entendió que los cambios eran desde el anuncio de la presidenta”. Asimismo, dijo que el abastecimiento está garantizado y despejó la posibilidad de faltante del producto.

Renda estimó que a nivel nacional el consumo ronda las 735 mil toneladas de gas envasado, es decir el equivalente a 7,3 millones de garrafas de 10 kg. anuales.

La cantidad de garrafas, que determina el subsidio mensual a ser transferido a los beneficiarios del programa Hogar, se fija según las condiciones de la demanda, teniendo en cuenta la locación y la cantidad de integrantes del hogar, por lo cual se establece una cantidad adicional para aquellos beneficiarios que residan en las provincias de Tierra del Fuego, Santa Cruz, Chubut, Río Negro y Neuquén; como también para aquellos beneficiarios cuyos hogares cuenten con más de cinco integrantes.

Quiénes pueden acceder. En esas provincias, en hogares de hasta cinco integrantes se subsidiarán hasta 20 garrafas por año y con más de cinco integrantes, 24 garrafas; en tanto, en el resto de las provincias con hasta 5 integrantes se subsidiarán 16, y con más de cinco, 20 garrafas anuales.

Inicialmente, las familias de hasta cinco miembros en el norte y centro percibirán 1.232 pesos anuales, equivalentes al subsidio de 16 garrafas, en tanto el hogar con más de 5 personas recibirá 1.540 pesos para subsidiar la compra de 20 garrafas.

En la Patagonia, las familias de 5 miembros tendrán un depósito anual de 1.540 pesos para 20 garrafas, mientras que los hogares más numerosos cobrarán 1.848 pesos, equivalente al subsidio de 24 garrafas.