Economía
Miércoles 15 de Julio de 2015

El FMI considera que la economía argentina se mantendrá "estancada en 2015 y en 2016"

Un documento del organismo indica que "el persistente descenso de los precios de las materias primas" será un obstáculo para la expansión de la actividad. También prevé que el PBI de la región se desacelerará por quinto año consecutivo

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó este miércoles que la economía argentina se mantendrá "estancada en 2015 y en 2016".
El dato se incluyó en un documento que suscribió el director del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo, Alejandro Werner, que estimó que "las proyecciones de crecimiento para América Latina y el Caribe se han revisado aún más a la baja -al 0,5 por ciento en 2015- lo cual supone una desaceleración de la actividad por quinto año consecutivo".
"En Argentina se prevé que la actividad económica se mantenga estancada en 2015 y 2016", resumió el informe del funcionario del FMI, que atribuyó la situación a diversos factores, entre ellos, "el persistente descenso de los precios de las materias primas".
En una conferencia de prensa que ofreció en Washington, Werner puntualizó sobre Argentina: "Seguimos viendo una situación delicada".
"Es una economía que está creciendo a tasas muy, muy bajas, una economía donde el sector industrial, sobre todo el manufacturero, ha estado parado de manera importante y la inversión privada la hemos visto con un comportamiento muy débil", precisó.
Si bien admitió que la economía argentina "tuvo en el primer trimestre del año un crecimiento mayor al que habíamos anticipado y estamos viendo también una expansión en el gasto público mayor al que habíamos anticipado", el funcionario del Fondo estimó que el año cerrará para el país con un crecimiento de "medio punto porcentual".
En rigor, el informe que suscribió Werner prevé un crecimiento de 0,1% en 2015 y nulo en 2016, menor en ambos casos al promedio regional, de 0,5% este año y de 1,9% el próximo.
"Desde el punto de vista cualitativo, (la de Argentina) es una economía que sigue exhibiendo una situación muy delicada de balanza de pagos, por lo que vemos controles tanto en la parte comercial como en la parte de la cuenta de capitales", consideró.
Según Werner, ello "genera un conjunto de restricciones importantes que limita de manera considerable la actividad productiva".
Desaceleración regional
A nivel general, el documento señaló que "la región se enfrenta a varios riesgos. La persistente desaceleración de la actividad económica en China y su impacto en los precios de los contratos de futuros para materias primas sigue siendo el principal riesgo externo para la región".
Al mismo tiempo, mencionó que "las negociaciones sobre Grecia todavía podrían tener implicancias negativas para América Latina, aunque hasta ahora los efectos de contagio en los precios de los activos (y, por lo tanto, en la actividad económica) en la región han permanecido contenidos".
Por otra parte, recordó que "Estados Unidos ha señalado el comienzo de un ciclo de aumento de las tasas de interés antes de finales de año. Esto podría intensificar la volatilidad del mercado y las presiones cambiarias en América Latina y plantear desafíos para la formulación de la política económica en la región".

Fuente: Infobae