Economía
Miércoles 04 de Mayo de 2016

Los productores pierden 8.000 millones de pesos por el aumento del combustible

El ministro de Producción de la provincia de Santa Fe, Luis Contigiani, se reunió con entidades agropecuarias para analizar el impacto de la crisis hídrica y criticó la suba del gasoil.

La provincia de Santa Fe resultó la más afectada por las inundaciones, con pérdidas de más de 1.000 millones de dólares en la cosecha gruesa y el sector de la lechería, una situación que se profundizó en los últimos días por el incremento en el precio de los combustibles que dispuso el gobierno nacional y que representó un impacto negativo de 8.000 millones de pesos para los pequeños productores. Así lo reveló ayer el ministro de la Producción provincial, Luis Contigiani, quien se reunió con representantes de Federación Agraria Argentina (FAA), del Inta, de Agricultores Federados Argentinos y directivos de la Bolsa de Comercio de Rosario para hacer un repaso de la crisis hídrica en la región.

"Los efectos sobre el sistema productivo son devastadores, se trata de una emergencia nunca antes vista", dijo Contigiani y señaló y cuestionó el reciente aumento del 10 por ciento en el precio de los combustibles. "Estamos hablando de pérdidas de más de mil millones de dólares de cosecha gruesa y lechería y en ese marco no entiendo que cuando las provincias afectadas le estamos pidiendo al gobierno nacional una ayuda extraordinaria, el ministro (de Energía, Juan José) Aranguren tire un aumento del 10 por ciento de los combustibles sacándole 8.000 millones de pesos a los pequeños productores. Ahí es cuando veo que hay medidas que no están coordinadas", apuntó el titular de la cartera productiva santafesina.

Contigiani participó de un encuentro con productores agropecuarios y dirigentes de entidades del agro. Del encuentro participaron el titular de FAA, Omar Príncipe; el director provincial del Inta, José Luis Sponton; Julio Calzada, Director de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario; los presidentes de Agricultores Federados Argentinos SCL y la Federación de Cooperativas Federadas (Fecofe), el Secretario de Agricultura provincial, Carlos Corvalán y el director de Lechería, Pedro Morini.

Acorralados. Durante el encuentro, Contigiani explicó "en el marco de esta crisis, con millonarias pérdidas y un fuerte impacto social, Santa Fe es la provincia más afectada". Segun un informe de AFA, citado por el ministro, los productores deben saldar deudas en insumos y gastos de la cosecha por mil millones de pesos, y se estima puede haber posibilidades de que los productores no puedan hacer frente a 5 mil millones de pesos.

Si bien hasta que no finalice la cosecha es imposible determinar con exactitud las pérdidas totales a nivel nacional por inundaciones, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó que por los datos brindados al momento que ya se han perdido 1.200 millones de dólares, de los cuales u$s 910 millones pertenecen a campos de Santa Fe. Es decir, que en la provincia se dieron hasta ahora el 71 por ciento de las pérdidas a nivel nacional.

En volumen, en la provincia de Santa Fe se pasó de un promedio que estaba teniendo la cosecha al 1 de marzo de 40 quintales promedio por hectárea, a 30 quintales. Lo que se perdió en promedio hasta ahora es un 18 por ciento de la producción de soja.

Respecto a la calidad, los cultivos del centro sur santafesino perdieron entre un 20 y un 80 por ciento. Mientras que en el sur de Santa Fe, las pérdidas oscilan entre el 5 y el 30 por ciento.

Por su parte, el Inta consignó que por la suba de las napas, los campos altos ya son bajos. Además de las millonarias pérdidas, debemos tener en cuenta que de los 23 mil productores que tiene la provincia de Santa Fe, hay 20 mil que están en riesgo de desaparición.

"De esto no podremos salir sin la ayuda del gobierno federal", dijo Contigiani y recordó que el aumento del combustible tiene un fuerte impacto en el costo de los productores y en las góndolas".

 

Un bono verde. En este marco, el titular de FAA pidió "una ayuda integral" y dijo que "no alcanza con soluciones ordinarias ni de coyuntura". Por eso propuso presentar al gobierno nacional una propuesta de un bono verde, que permita reinsertar a productores. Se trataría de una línea de financiamiento con plazos amplios de pago, a un año de gracia, que se devuelva a valor producto.

"Debemos recordar el escenario del cual venimos. Antes de que empiece a llover los pequeños y medianos productores estábamos atravesando una crisis por la pérdida de rentabilidad. Por eso decimos que en lo inmediato, se trata de sacar la producción de los campos inundados, como se pueda. Y asegurar a los que hacen carne o leche, la comida necesaria para que no tengan que malvender sus animales. Pero hace falta pensar en soluciones de fondo, porque además de la prórroga de impuestos vía la ley de emergencia, hay que refinanciar a los productores endeudados. Y es importante el rol del movimiento cooperativo, porque cuando hay un productor que no sea sujeto de crédito, sí puede aparecer la cooperativa", indicó el presidente de FAA.

Una de cal y una de arena

El alza en el precio del gasoil recorta el 73% del efecto beneficioso de la quita de retenciones al agro, según el Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural. Con la última suba del 10% de los combustibles, tendrá que pagar 1.778 millones de dólares más en el año. De esta manera, quedarían en el olvido las estimaciones sobre que el monto a “devolver” al campo por la quita o rebaja de los derechos de exportación eran de 1.300 millones de dólares.