Economía
Miércoles 27 de Julio de 2016

Puerta a puerta: sectores a favor y en contra del régimen de compras

El gobierno nacional oficializó el procedimiento para recibir envíos del exterior en el domicilio. Entrará en vigencia a fines de agosto. El comercio se mostró preocupado por cómo los afectará la decisión

Este miércoles, el gobierno nacional publicó en el Boletín Oficial dos normas que facilitarán la recepción de compras realizadas a través de la web de productos en el exterior. Las resoluciones 3915 y 3916 especifican las características del nuevo régimen puerta a puerta para recibir productos extranjeros por correo que entrará en vigencia a partir del 26 de agosto.
Consultado por Diario UNO, Diego Dumont, docente, despachante de aduana, y miembro de la Cámara de Comercio Exterior de Santa Fe, explicó que las flamantes normativas sirven para regular, por un lado los envíos postales por correo, y por el otro los envíos por servicios courier.
En particular, los envíos postales se rigen en el mundo por un convenio llamado Unión Postal Universal. Entre otras cosas, dicho acuerdo estipula que cuando se compra algo en el extranjero, el producto es despachado por el correo oficial de ese país, y cuando la mercadería llega a Argentina, como parte de dicho acuerdo, debe ser entregada por el Correo Argentino, previo paso por la aduana.
Para este tipo de envíos, la nueva reglamentación establece que podrán ser de hasta 20 kilos y 999 dólares, y para poder retirarlos (en este caso desde la sucursal del correo local) se deberá presentar una declaración jurada on line, y pagar el 50% del precio del producto, sobre lo que excede de los 25 dólares de franquicia. Es decir, si una persona compra un celular de 200 dólares, deberá pagar el 50% de impuestos sobre los 175 dólares restantes.
En tanto, los envíos que no superen los 200 dólares, y los dos kilos, previa presentación de la declaración jurada vía web, podrán ser recibidos directamente en el domicilio.
En cuanto a la segunda resolución, Dumont señaló que el gobierno anterior, al intentar frenar la salida de divisas al exterior, limitó las compras por courier (servicios de correo premium, con flota propia de aviones y camiones como DHL, UPS, FedEx, etcétera), y esos envíos empezaron a quedar frenados en la aduana de Buenos Aires.
"Muchas veces, las personas no conseguían o no disponían de las certificaciones que les solicitaban para poder retirar la mercadería, y lo que busca esta resolución es flexibilizar el sistema vía courier", expresó.
De esta forma, se podrán realizar hasta cinco compras anuales de hasta 1000 dólares cada una y con la posibilidad que la mercadería llegue hasta la puerta de la casa. Se podrá además adquirir hasta tres artículos repetidos en una misma operación, siempre y cuando, la aduana no presuma un interés comercial detrás de esa adquisición y el paquete no exceda los 50 kilos.
"Entonces, las personas van a poder recibir puerta a puerta estos envíos y descongestionar la vía postal. Hoy la Aduana en Santa Fe, está llena de gente y por la complicación de las compras vía courier, la gente terminó comprando masivamente por la vía postal", indicó.
En tanto, respecto de las críticas expresadas desde el comercio y la industria, sostuvo que las medidas del gobierno "funcionarán como contrapeso, y es bueno que existan".
"No creo que esto sea algo masivo porque no todas las personas compran por internet. Esto resulta como un regulador, y un control a los precios. Creo que esto en sí mismo no es un peligro para la competencia. Al contrario, me parece que es un contrapeso para que la gente cuando le cobran cualquier barbaridad tenga un recurso para poder ahorrarse unos pesos", opinó.

Críticas de Came
Preocupada ante la inminente decisión del gobierno nacional, a principios de semana, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa emitió un comunicado en donde advertía las consecuencias de la flexibilización del comercio puerta a puerta.
Roberto Slobodianuk, vicepresidente regional de Came e integrante de la Cámara de Artefactos para el Hogar, reflejó que el sector se encuentra en alerta ya que consideran que se trata de "una continuidad de la apertura indiscriminada de importaciones".
"Esto de autorizar 1000 dólares en cinco oportunidades es algo que en un grupo familiar se puede multiplicar. Vemos una amenaza muy seria para el comercio nacional, la industria y la producción de las pymes. Estoy hablando de ropa, zapatos, relojería, cosméticos, etcétera. Es imposible competir por los costos laborales, y también por los tributarios que tiene la producción en Argentina", enfatizó.
Por último, manifestó no estar en contra en sí del comercio electrónico, ya que hoy en día es una realidad inapelable, sino particularmente de la forma en la que el gobierno decidió implementar el comercio puerta a puerta, ya que según dijo "es prácticamente una invitación flagrante a comprar afuera".

Centro Comercial preocupado por la medida
Norberto Raselli, presidente del Centro Comercial de Santa Fe, sostuvo que la decisión afectará a la industria y al comercio. "Evidentemente el comercio se va a ver afectado ante la posibilidad de poder comprar a comercios asiáticos con productos por encima del 60% menos, con impuestos ya incluidos", argumentó.
"Con los nuevos montos autorizados, que en el caso de las compras vía courier, llegan a 1000 dólares, hasta cinco veces al año, estamos hablando de 75.000 pesos por persona para poder importar libremente, y sin ninguna duda, que esto va repercutir en el comercio interno", reflejó.
"Seguiremos evaluando a través de las instituciones madre, como Came o Fececo, poder seguir presionando para que esto no se haga de la forma tan libre. Esto evidentemente puede ser un anticipo a una apertura mayor a las importaciones que perjudicaría todavía más a sobre todo productos que se pueden hacer perfectamente en el país y que compiten con costos de producción de 2 a 17 con respecto a los costos que tiene China", agregó.