Santa Fe
Domingo 16 de Julio de 2017

Buscan implementar la educación emocional en las escuelas de Santa Fe

En diálogo con UNO Santa Fe, Lucas Malaisi, licenciado en psicología y presidente de la Fundación Educación Emocional Argentina,describió los ejes de su propuesta.

En el marco de su visita a la ciudad para dar una charla en el Concejo local en el marco de la presentación de un proyecto de ordenanza que busca implementar la temática de educación emocional en los jardines municipales, el licenciado en psicología y presidente de la Fundación Educación Emocional Argentina, Lucas Malaisi, dialogó con UNO Santa Fe.

—¿Qué es la educación emocional?
—Es una estrategia educativa que tiene por objetivo mejorar la calidad de vida de las personas a partir de desarrollos emocionales. Digo una estrategia porque no es terapéutica; es decir, no implica hacer terapia con los chicos sino que se basa en brindarles un espacio para que ellos puedan aprender a reconocer de dónde nacen sus emociones.

En este sentido, el profesional remarcó que "la idea o el espíritu de esta propuesta es desarrollar estas habilidades de los chicos para adelantarnos a los problemas". Y detalló: "Lo que queremos es no esperar a que tengan un conflicto, con las drogas, un intento de suicidio o lo que sea, para que recién ahondemos en cómo enseñarles a gestionar sus emociones. La clave sería puntualizar en esto antes".

—¿Por qué se puntualiza en su abordaje desde el nivel inicial?
—La estrategia de educación emocional es sistémica. El fin es llegar al chico en nivel inicial, primario y secundario, siendo el eje que se inicie desde la edad más temprana para que pueda tener un mejor resultado. En tanto se abordan dos pilares: escuela para padres y abordaje a docentes, porque es fundamental la guía de los adultos para desarrollar la autoestima de los niños e incorporar herramientas que les enseñen cómo desactivar berrinches, evitar utilizar lenguajes violentos, resolver conflictos familiares o de la escuela, entre otros temas que hacen al manejo de las emociones.

—¿Y cómo se incorporan estos ejes?
—Más allá de que en un futuro nos gustaría que se pueda pensar en contar con una hora curricular destinada a esto, es fundamental pensar en la transversalidad de la temática. Hoy estamos trabajando con talleres en las escuelas donde se ponen en práctica diversas técnicas que han ayudado, por ejemplo, a que muchos chicos hablen por primera vez de sus emociones en el aula, y a que algunos docentes aprendan qué preguntarles y cómo a sus alumnos para que estos puedan abrirse y contarles lo que sienten.

Un paso a paso

Malaisi hizo hincapié en que hace ya diez años la temática de educación emocional se está abordando en la Argentina, "con mayor relevancia y aceptación desde hace cinco años", y comentó que "a nivel mundial hace 30 años que se habla de esto, sobre todo a nivel empresarial, donde se dieron cuenta que la gente que disfruta de lo que hace trabaja mejor y que las habilidades blandas son casi o más importantes que el intelecto. Además, se comprobó que la educación emocional ayuda a minizar el margen de error y fomenta la creatividad".

En este sentido, el presidente de la Fundación Educación Emocional Argentina, puntualizó en que "como la educación emocional previene un montón de problemas a futuro, hay una contra muy importante que tiene, que se relaciona con que esto atenta contra los intereses del mercado".

"El consumismo vende diciéndote que vas a ser feliz cuando adquieras tal o cual cosa, en cambio la educación emocional que te hace conectarte con quien sos vos o tu proyecto de vida, defender tu propia unicidad, demostrándote que no necesitás de esas cosas para lograr tus proyectos", dijo el licenciado en psicología y cerró: "Pese a esto, la educación emocional poco a poco va avanzando y cada vez son más los que quieren ponerla en práctica, sobre todo en los chicos, para que el cambio en su vida sea total".