Educación
Jueves 28 de Julio de 2016

Cantard señaló que solo se reciben tres de cada 10 alumnos universitarios

"El sistema universitario es muy rígido y no hay posibilidades de reconocimiento entre una carrera y otra, en muchos casos esto lleva al estudiante a un fracaso que termina en deserción", dijo el funcionario nacional

Este jueves el secretario de Políticas Universitarias (SPU) de la Nación, Albor Cantard, expuso algunos de los ejes de las últimas reuniones del Consejo Regional de Planificación de la Educación Superior. "El sistema universitario es muy rígido y no hay posibilidades de reconocimiento entre una carrera y otra, en muchos casos esto lleva al estudiante a un fracaso que termina en deserción, porque comienza una carrera determinada y en los primeros años se da cuenta que no era su vocación y elegir otra carrera implica empezar de nuevo, y eso lo pone en las puertas del abandono universitario", dijo Cantard en diálogo con LT10.
Respecto al nuevo sistema, se trata de créditos que permiten dejar atrás el antiguo sistema de equivalencias para pasar a uno que facilite el reconocimiento de materias y de carreras. "Tenemos que acelerar la discusión de los créditos y la puesta en marcha de estos sistemas, porque tenemos un criterio muy anticuado de equivalencias que hacen muy rígido el sistema para el paso de una carrera a otra, inclusive en las mismas universidades", indicó.
En este sentido, "el tema de la autonomía de las universidades juega y pesa mucho, pero esta es una visión compartida por una amplia mayoría de los sectores universitarios. Son aspectos importantes para poner en debate, siempre respetando la autonomía", remarcó Cantard.
Otro de los temas que preocupa al sistema universitario es la deserción, "en los últimos años tres de cada 10 alumnos terminan los estudios, es decir que un 70% no termina" recalcó el secretario de SPU. En este marco, está en marcha un proyecto del Ministerio de Educación y Deportes para articular la universidad con la escuela secundaria a través de tutorías para que los alumnos de distintas carreras puedan realizar un trabajo de compromiso social, dentro de sus prácticas de extensión, en los últimos años de escolaridad. "Si el proyecto llega a concretarse, vamos a ayudar en uno de los aspectos importantes donde se produce el quiebre que es el paso de un nivel educativo a otro", estimó.
En las reuniones de los Consejos Regionales también se debatió sobre la necesidad de pasar del diagnóstico de cuáles son las carreras que se ofrecen en la región a ver cuáles son las que la región y el país están necesitando.