Santa Fe
Lunes 01 de Agosto de 2016

El área sembrada de trigo creció el 34,4% y se prevé una mayor inversión

Campaña 2016–2017. Un informe de la Bolsa de Comercio describe un mejoramiento de las condiciones económicas para el cultivo y aporta datos sobre el incremento de lo sembrado

El Centro de Estudios y Servicios de la Bolsa de Comercio de Santa Fe dio a conocer un trabajo sobre la campaña de trigo 2016-2017, en el centro norte de la provincia de Santa Fe. Además de describir un mejoramiento de las condiciones económicas para el cultivo, aporta datos sobre el incremento del área sembrada: 34,4 por ciento respecto del ciclo agrícola anterior y hace una estimación de la inversión en tecnología a aplicar por los productores, que superaría los 58,6 millones de dólares en la región.
Este dato es importante porque en las campañas anteriores, en razón de las retenciones y del incremento de los costos, los productores fueron progresivamente dejando de aplicar agroquímicos y nutrientes a los suelos.
En una síntesis de los principales puntos del trabajo se enumera en primer lugar que la siembra de trigo en el centro-norte de la provincia de Santa Fe está a cercana a su fin, con una superficie implantada que alcanzaría 268.500 hectáreas, lo que da cuenta de un incremento del 34,4 por ciento respecto a la campaña anterior.
A pesar de ello se ubica por debajo de las intenciones de siembra iniciales, por causa de los elevados niveles de las napas en gran parte del área agrícola y las precipitaciones acontecidas en semanas claves para la siembra.
Embed

El informe de la Bolsa destaca: "El mercado local de trigo se encuentra en un contexto favorable en relación al año anterior, fruto de la eliminación de las retenciones a las exportaciones y los ROE's, y con precios que se ubican actualmente más de un 50 por ciento por encima de los registrados en julio de 2015".
Por el lado de los costos de producción, la relación-insumo producto presentó una mejora significativa en comparación a la campaña previa, lo que es un aliciente importante para retornar esquemas productivos con mayor tecnología, algo necesario teniendo en cuenta la pérdida en la calidad del grano que se iba profundizando en las últimas campañas.
Aprovechando este contexto, aquellos que sembraron trigo en la región lo hicieron en su mayoría con una mayor inversión en tecnología, y se espera que a medida que avance el ciclo del cultivo esto continúe.
Embed

La costos directos de producción rondarían los 218,3 dólares por hectárea, de los cuales la mayor proporción sería destinada a la fertilización, lo que debería reflejarse al final de la campaña en trigos de mejor calidad y mayores rendimientos.
"En base a estos números, y teniendo en cuenta un área sembrada de 268.500 hectáreas, se estima que la inversión para la campaña de trigo en los departamentos del centro-norte provincial sería de aproximadamente 58,6 millones de dólares", concluyó el informe.