santafe
Martes 03 de Mayo de 2016

El aumento de la nafta se siente más en el interior de la provincia

  Dependiendo de la bandera, la diferencia entre el centro y sur llega a $1 por litro. Preocupación en el sector por la baja en las ventas, que en las pequeñas localidades llega al 50 por ciento

El nuevo y cuarto incremento en los combustibles líquidos generó un cimbronazo importante en los santafesinos. Con un acumulado que llega al 31% la suba pasa a ser la más importante en los últimos diez años.

En ese sentido, Diario UNO realizó un relevamiento y consultó en distintas estaciones con el objetivo de constatar estas diferencias. Si bien YPF mantiene el mismo precio en la mayor parte del territorio provincial, las diferencias se registran con las empresas de bandera privada.
 

En la capital de la provincia el litro de nafta súper se consigue desde los $18,93 hasta los $19,59. En Reconquista, el litro de nafta súper se consigue desde los $19,29 con YPF, sin embargo otras marcas lo comercializan a $19,49 pesos. En San Cristóbal, la misma categoría llega a los $19,99, mientras que en el sur la realidad es más barata ya que la misma categoría de combustible se comercializa a unos $19,29 pesos por litro. “Se quejan todos pero tienen que cargar igual”, afirmó Fernando, empleado de una estación de San Cristóbal. En ese sentido, aseguró que el nivel de ventas se mantiene. “Por lo menos se vende lo mismo que siempre”, agregó el trabajador.
 
La situación se repite en el norte de la provincia. Sofía, empleada de un estación de Reconquista, aseguró que el comportamiento de los clientes es normal. “Están siempre los que se quejan peros saben que se vienen los aumentos”, sostuvo la joven.
 
 
Desde la Cámara de Expendedores de Combustibles y Afines de Santa Fe (Ceca), aseguraron que antes del último incremento las ciudades grandes como Santa Fe y Rosario habían registrado una baja que rondaba entre el 6% y 8% en la comercialización de combustibles. En el interior esta cifra va desde el 20% al 50% en algunos puntos del venta y departamentos que sufrieron una baja importante.
 
Ante la posibilidad de que los aumentos en los combustibles líquidos alcancen el 40% en el año, el presidente de la Ceca, Ricardo Bertola, sostuvo que ese tipo de predicciones son irresponsables. “Disiento porque es futurología y hacerlo con el precio del combustible no me parece. Es asustar a la gente y decirle que a fin de año va a tener un combustible de equis cantidad de pesos, es una locura. Y segundo, no sabemos qué va a pasar”, sostuvo el referente de la entidad sin dejar de destacar que lo único certero es el precio que se fija hoy. “Todo es decisión del gobierno y las petroleras. Nosotros no somos formadores de precios”, explicó Bertola, quien aseguró que la emergencia hídrica fue otro de los factores que influyó en la disminución del consumo. 
 
Ante la posibilidad de que se revierta esta situación, Bertola fue muy cuidadoso. “Se puede revertir, ojalá se lo haga, pero no en la totalidad del índice que se bajó”, aclaró. En esa línea agregó que los puntos de ventas en los que el consumo se redujo entre un 50% y un 30% será complicado, ya que habrá que esperar a que el campo se reactive nuevamente . “Yo calculo que esta merma llevará seis meses para levantar un poco y otros seis más para una mejor recuperación”, adelantó el referente de la Ceca.
 
 
Las casas de GNC
En tanto el sector que se dedica a la colocación de equipos de Gas Natural Comprimido esperan tener un repunte en la actividad, ya que según afirmaron desde el incremento que se registró en el GNC no hay más conversiones. “Vamos a ver si esta semana empieza a repuntar, pero hasta ahora murió”, aseguró Rubén Balestieri, propietario de un taller dedicado a la venta y colocación de equipos. En ese sentido, señaló que el aumento que tuvo el GNC colaboró a que su costo se equiparara al de la nafta líquida.
 
Los equipos de gas si bien generan un rinde que oscila entre el 55 al 70% en comparación con los combustibles líquidos, el usuario debe realizar una inversión que ronda los 20 mil pesos para instalar los tubos.
 
“El que no usa mucho el auto demoraría unos dos años en recuperar la inversión”, explicó el comerciante. Al ser consultado sobre la situación que atraviesa el sector del cual es parte, Balestieri aseguró que tanto él como sus colegas no están en el mejor momento. Sin embargo y tras el incremento que sufrió nuevamente la nafta, esperan repuntar y que la situación mejore.

Comentarios