mundo
Miércoles 02 de Marzo de 2016

El Chapo aceptaría declararse culpable en los Estados Unidos

CIUDAD DE MEXICO (AP) -- El narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán está dispuesto a declararse culpable de cualquier cargo en Estados Unidos siempre que se le garantice una pena de prisión baja y que cumpla su condena en una cárcel de mediana seguridad, aseguró el miércoles uno de sus abogados.
Luego de anunciar que su cliente le pidió acelerar el proceso de extradición a Estados Unidos como una manera de evitar las condiciones en que se encuentra recluido en México, el abogado José Refugio Rodríguez dijo a The Associated Press que junto con la familia de Guzmán se analizan nombres para determinar quién se hará cargo de la defensa en territorio estadounidense y luego establecer los siguientes pasos a seguir.
"Hemos platicado una expectativa... declararse culpable de los cargos que hay en Estados Unidos sin cuestionar la veracidad de los mismos", dijo Rodríguez, quien encabeza el equipo defensor de Guzmán en México.
"Esto a cambio de buscar una rebaja en la pena aplicable como lo han hecho otras personas que están en esas condiciones, pero también buscar una prisión de mediana seguridad para no estar en las condiciones que se encuentra aquí", añadió.
El hombre considerado líder del cartel de Sinaloa enfrenta cargos relacionados con narcotráfico en al menos seis ciudades: Chicago, San Diego, Nueva York, New Hampshire, Miami y Texas.
Interrogados sobre la nueva posición de "El Chapo", la embajada de Estados Unidos en México señaló que no comenta sobre casos de extradición, mientras que el vocero del Departamento de Justicia estadounidense, Peter Carr, también declinó opinar sobre los dichos del abogado.
Antes, Rodríguez dijo en Radio Fórmula que la petición de su cliente fue hecha "en un acto de desesperación" y lo cual marca un cambio de actitud del hombre considerado líder del cartel de Sinaloa, quien tras su recaptura había desplegado una defensa para luchar contra la extradición.
La defensa y la pareja de Guzmán han dicho que las autoridades no lo dejan dormir y que su salud está en riesgo, aunque el gobierno sostiene que no se violan sus derechos humanos.
Guzmán fue recapturado en enero y enviado al penal de máxima seguridad del Altiplano, del cual se había escapado en julio de 2015 a través de un túnel de un kilómetro y medio que fue construido hasta su celda.
Desde su recaptura las autoridades han dicho que tomaron nuevas medidas, como cambiarlo de celda constantemente y mantener guardias frente a su calabozo con cámaras en un casco. También es despertado cada cuatro horas todas las noches como una prueba de que está con vida.
Rodríguez ha dicho que ha habido acuerdos con otras personas, aunque no especificó.
Algunos acusados de narcotráfico han alcanzado algún tipo de trato con las autoridades estadounidenses sobre la sentencia, aunque no está claro si alguno ha negociado en qué términos ocurre o el lugar donde permanecerá.
La fuga en julio fue considerada una vergüenza para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y desató críticas sobre su decisión de no querer extraditar al capo.
El mismo presidente dijo recientemente que había instruido a su gobierno acelerar la extradición de Guzmán a Estados Unidos, donde es buscado por varios delitos relacionados con el tráfico de drogas.
Funcionarios mexicanos habían dicho que el proceso de extradición duraría al menos un año, aunque ahora su abogado dijo que si se acelera podría durar no menos de dos meses.
El comisionado nacional de seguridad, Renato Sales, negó esta semana que se violen los derechos de Guzmán y aseguró que sólo está sujeto a una vigilancia especial debido a que ya se ha fugado dos veces de penales de máxima seguridad, incluido el del Altiplano.
"¿Debe estar una persona que se fugó en dos ocasiones de penales de alta seguridad sujeta a medidas especiales de vigilancia? La respuesta por sentido común es sí", dijo.


E. Eduardo Castillo / La Prensa Asociada.

Comentarios