Santa Fe
Sábado 11 de Febrero de 2017

El Código Procesal Penal y la ley de aguas en la agenda legislativa

El jueves comenzarán las sesiones extraordinarias y uno de los principales temas será el tratamiento de las modificaciones que buscan mejorar la persecución del delito. También se intentará dar un marco legal al manejo integral del agua en la provincia

El jueves que viene será la primera sesión del período extraordinario de 2017 en la Cámara de Diputados. Uno de los temas prioritarios es el proyecto de reformas del Código Procesal Penal (CPP) que está en comisiones porque en diciembre no se llegó a un consenso con los senadores, que fueron los que le dieron media sanción en julio del año pasado y que no aceptaron las modificaciones que querían introducir los diputados. Además, se buscará llegar a un acuerdo para la redacción de una ley de aguas que permita dar un marco legal al manejo del riesgo hídrico y que valore el acceso al agua potable en la provincia como un derecho humano.
En diálogo con Diario UNO, el presidente del bloque del Partido Socialista en la Cámara de Diputados, Rubén Galassi, dialogó sobre estos temas y el futuro del Frente Progresista en un año electoral que promete debates políticos intensos.
—¿En qué estado se encuentra el debate por las modificaciones al CPP?
—En las próximas sesiones vamos a abordar el tema y confiamos que vamos a encontrar el consenso para modificar el Código Procesal Penal. Básicamente dándole más herramientas a los fiscales, más derechos a las víctimas, incorporando línea de política criminal de persecución a determinados delitos como los cometidos con arma de fuego, los vinculados a violencia de género. Es una reforma necesaria para, a tres años de la implementación de este nuevo sistema y con la experiencia recogida por los actores, desde la Legislatura adaptarlo a las necesidades que surgen de su aplicación concreta en la realidad.
—Más allá del receso legislativo, ¿pudieron avanzar en un consenso con los senadores?
—Si bien siempre hay diferencias y cuando se trata de un cuerpo colegiado, siempre hay que hacer esfuerzos por acordar. Habrá legisladores que quieren dar 10 pasos, otros que no quieren dar ninguno. Nosotros entendemos que entre 10 y cero se pueden dar seis o siete pasos y creo que estamos cerca de hacerlo. Son reformas necesarias y que van a permitir mejorar la persecución criminal del delito.
—¿Qué otros temas tienen en la agenda legislativa?
—Vamos a avanzar en el tratamiento de una ley de aguas ya que el año pasado no pudimos sancionarla. El Senado ya le dio media sanción a un proyecto de la senadora (Cristina) Berra. Es un marco jurídico muy interesante, sobre todo en esta coyuntura. También hay un proyecto del diputado Santiago Mascheroni. Mientras que el Ejecutivo también consultó a profesionales de la Universidad Nacional del Litoral que hicieron algunos aportes. Entendemos también que en este período de extraordinarias vamos a dar algún paso concreto en ese sentido. Y no sólo en lo referido al riesgo hídrico, sino en lo que implica el agua como derecho humano fundamental. Queremos garantizar un plan que permita que la población de Santa Fe tenga agua potable, mitigue los riesgos de inundaciones, ya sea por desborde de ríos o por excesos de precipitaciones y, además, que fije un marco para la utilización del agua que es un bien público.
—¿Se siente más cerca del proyecto de Mascheroni o del de Berra?
—En general el espíritu de los proyectos es el mismo. Después hay cuestiones que habrá que compatibilizar. Pero acá no se trata de quién obtiene la aprobación de la totalidad de un proyecto como si se tratara de una competencia, sino de sacar la mejor ley posible. Hay muchas cosas valiosas del proyecto de Berra que lo vamos a aprobar y creo que Mascheroni aportó cosas muy novedosas que es importante incorporar y entiendo que el Senado también debería considerar como positivos estos aportes que se le hacen a un proyecto que ya tiene media sanción.
—¿La llegada de Juan Carlos Bertoni a la Secretaría de Recursos Hídricos puede generar cambios al proyecto de ley de aguas?
—No, esa es una decisión del Ejecutivo para las políticas específicas. Pero la ley trasciende a los funcionarios y a los gobiernos de turno. Esta es una ley que Santa Fe necesita y que está pensada para el presente y, sobre todo, para el futuro.
—¿Bertoni no puede hacer su aporte a la ley?
—El Ejecutivo ya estuvo trabajando en la ley que es un marco general, no una cuestión específica de una obra. La ley es un marco conceptual para el uso del agua en todo sentido. Desde ya que si el nuevo secretario de Asuntos Hídricos tiene algún aporte concreto estamos dispuesto a escucharlo.
—Ya que estamos hablando de la emergencia hídrica, ¿qué análisis hace de lo que pasó y de la demora en la llegada de la ayuda nacional?
—De la ayuda de Nación no conozco cómo están las gestiones, eso es más del Ejecutivo. De lo que pasó es evidente que hubo dificultades en zonas específicas, que el fenómeno climatológico fue muy importante, que siempre es necesario hacer obras y también es verdad que hay obras que son interjurisdiccionales. Santa Fe es receptora de ríos que tienen su origen en otras jurisdicciones provinciales y eso amerita una planificación. En ese sentido hay responsabilidades y aceptamos que tenemos que estar dando respuestas y viendo cómo se trabaja para mitigar los efectos. También hay que considerar que son condiciones climáticas extraordinarias, que no son habituales. Si bien hoy tienen una recurrencia distinta, de la misma manera que no negamos que hay que hacer obras, tampoco compartimos el planteo de que acá no se hizo nada, porque se hicieron muchísimas inversiones. De hecho la ciudad de Santa Fe pagó carísimo los efectos de estas inclemencias del tiempo e incluso con vidas humanas. En otras ciudades como Coronda, Rosario, siempre estos fenómenos ocasionaron daños y hubo inversiones que mitigaron esos efectos. Es verdad que habrá que invertir más en la cuenca más afectada como la del departamento Castellanos, las Colonias y en General López. Pero obras hubo. Además, hubo una decisión política por la que el Ministerio de Aguas invirtió muchísimo, millones de pesos en llevarle agua potable a los ciudadanos. Está claro que ninguno quiere tener agua en sus campos, pero hubo inversiones importantes para que la gente tenga agua potable. Hay que seguir trabajando. Se hizo y falta, pero no es como algunos plantean, queriendo hacer un uso político, de que acá no se hizo nada.
—Esta emergencia hídrica se llevó a dos funcionarios del Ministerio de Infraestructura. ¿Pero la decisión del gobernador de separar a Roberto Porta generó algún ruido dentro del Frente Progresista?
—Más allá de las repercusiones públicas y los debates en el Frente progresista no hubo ningún efecto específico ocasionado por la salida de estos funcionarios. Los funcionarios que están en el Ejecutivo saben que son nombrados por el gobernador y que es el gobernador quien decide su continuidad o su recambio. En nueve años y algunos meses del Frente Progresista fueron muchos los funcionarios que se cambiaron. Son las facultades que tiene el gobernador.
—¿Cómo va a ser en un año electoral en la relación con la UCR?
—Nosotros en la Cámara trabajamos muy bien como Frente Progresista y la mayoría de los proyectos salieron con un proyecto casi total de los que integramos el bloque del Frente Progresista. Hubo algunos disensos pero fueron las excepciones. Es verdad que el proceso electoral va a generar tensiones, pero esperemos que no al punto de provocar rupturas. Habrá que hacer un gran esfuerzo para sostener este proyecto político en Santa Fe que tiene un perfil, una ideología, un rumbo, un norte que en muchas cuestiones no coincidimos con el del presidente Mauricio Macri y de Cambiemos. Pero los tiempos electorales, aunque parecen cercanos todavía están lejos y hasta que no se den los hechos no podemos aventurar nada. Sí va a haber tensiones, eso es innegable. Pero tenemos que sostener este proyecto político que es el que votó la mayoría de los santafesinos. No votó ni al PRO ni al justicialismo, votó al Frente Progresista.
—¿El armado electoral va a ser diferente para las elecciones nacionales y las locales?
—Vamos a trabajar para armar una expresión política para que muestre el ideario y la forma de gobernar de los que estamos en el Frente Progresista y la idea es que ese armado sea tanto nacional como local. No vemos que podamos tener una lista nacional que diga una cosa y una lista local que diga otra. Al esfuerzo lo vamos a poner en armar una propuesta electoral que interprete y exprese a la ciudadanía la visión, la mirada y la ideología del Frente Progresista, porque la tenemos, y lo aspiramos a hacer en la lista de diputados nacionales pero también, con sus características, en las listas locales. No vemos a un concejal haciendo campaña por un lado y al diputado por otro.
—Pero va a haber radicales con Cambiemos en las nacionales. ¿Esos radicales no van a estar con el socialismo en las locales?
—Lo que le digo es la aspiración del socialismo. Yo no puedo responder por el radicalismo. Nuestro objetivo es armar una propuesta electoral que exprese un proyecto tanto a nivel nacional como local, que tenga coherencia y los mismos objetivos.

Comentarios