santafe
Martes 03 de Mayo de 2016

El Concejo establecerá las nuevas reglas para loteos y urbanización

  En la ciudad de Santa Fe quedan alrededor de 1.000 hectáreas libres con destino residencial y la planificación urbanística será una cuestión fundamental para construir la Santa Fe de los próximos años y décadas. El proyecto pertenece al concejal Leonardo Simoniello

El Concejo Municipal avanza esta semana en un proyecto de ordenanza para actualizar la normativa que regula los loteos. La intención es modificar las reglas para las mensuras, subdivisiones y urbanizaciones en relación a los lotes. En la ciudad de Santa Fe quedan alrededor de 1.000 hectáreas libres con destino residencial y la planificación urbanística será una cuestión fundamental para construir la Santa Fe de los próximos años y décadas. Los integrantes de la Comisión de Planeamiento acompañaron la iniciativa.
 
El concejal Leonardo Simoniello (FPCyS-UCR) es el autor de la propuesta que intenta establecer reglas específicas para planificar desarrollos urbanísticos, ante la escasez de terrenos para expandir la urbe.
Las disposiciones de este reglamento pretenden alcanzar y regir asuntos relacionados directa o indirectamente con la mensura, subdivisión y urbanización del suelo, pero sobre todo, apuntando a establecer condiciones claras e iguales para todos en su procedimiento, de forma tal de garantizar la conformación ordenada y planificada de la ciudad.
 
La importancia radica en determinar pautas específicas para nuevas urbanizaciones o loteos, para que tengan en cuenta cuestiones que no fueron tomadas por reglamentaciones anteriores o lo hicieron de forma deficiente, ya que la última normativa al respecto data de 1979. 


Por ejemplo, plantea reglas claras para la ejecución de las redes de infraestructura y provisión de servicios (agua, cloacas, gas) requeridos según estándares de urbanización por distrito; una trama urbana que posibilite articular un sistema de movilidad con autos particulares y transporte público; la conformación de los espacios verdes –plazas y parques– así como las reservas urbanas de tierra y demás aspectos que posibiliten el ordenamiento según parámetros de sustentabilidad social, económica y ambiental. 
 
Fundamentos
La ejecución del planeamiento urbano y ambiental de la ciudad debe ser pensado no solo en sentido vertical, es decir, con grandes edificios, sino también cuando se dispone de nuevo suelo utilizable para otros destinos posibles. Fue así que desde el Concejo se discutieron y aprobaron dos propuestas de áreas especiales de urbanización, como son Mi Tierra Mi Casa y la del Parque del Norte.
 
 
Con la sanción del nuevo Reglamento de Ordenamiento Urbano en 2010, la ciudad había actualizado una de las principales normativas vinculadas a la planificación y desarrollo urbano, ya que principalmente se establecieron normas claras para la edificación en altura, relacionadas con los distritos en los que se divide la ciudad e incluso estableciendo mecanismos para la captación de plusvalías urbanas.
 
“A esta iniciativa la presentamos convencidos de que las realidades y necesidades actuales deben ser abordadas integralmente y con perspectiva de futuro. Por eso, planificar qué haremos con el escaso suelo libre que hay en la ciudad es uno de los principales temas a atender, porque somos unos de los responsables de establecer reglas claras para nuestros vecinos, para los inversores y para todos”, indicó Simoniello.
 
Y continuó: “Creemos que los vecinos de la ciudad tienen derecho a solicitar y a recibir información completa, veraz, adecuada vinculada a un procedimiento de urbanización o loteo no solo cuando son adquirentes o eventuales adquirentes de alguna parcela sino también cuando como vecinos pretendan saber cuáles son las intervenciones que se realizarán en cada barrio y a cargo de quién estará. Para ello, proponemos crear un registro de mensuras autorizadas, de forma tal que la información sobre el desarrollo de la ciudad sea democratizada”. 
 
“Existen grandes proyectos urbanos que definirán buena parte del destino de las casi 1.000 hectáreas que quedan libres en la ciudad, y para eso es importante establecer mecanismos de participación ciudadana, donde se puedan escuchar las distintas voces, actores y vecinos para poder controlar y enriquecer los procesos de desarrollo”, dijo el presidente del Concejo, y concluyó: “Muchos son los ciudadanos que sueñan con una fracción de suelo dónde construir su vivienda y que quieren vivir en una ciudad ordenada, con servicios y obras de infraestructura básica disponible. Y con reglas claras lograremos que este derecho no solo sea de vivienda digna, sino también de un hábitat adecuado para todos.

Comentarios