santafe
Lunes 18 de Enero de 2016

“El contrato de Aerolíneas con la empresa Sol fue ridículo y espurio”

Repercusiones. Así se refirió Franco Rinaldi, periodista y autor del libro “Aerolíneas Argentinas: 2000 días de pérdida”. Los gremios declararon el estado de alerta y movilización luego de pasar a un cuarto intermedio en las negociaciones

El “cese en las actividades” determinado por la empresa Sol Líneas Aéreas colocó la atención nuevamente en el uso de los recursos nacionales y en el destino de los fondos por parte de Aerolíneas Argentinas.
 
En diálogo con Diario UNO, Franco Rinaldo, autor del libro “Aerolíneas Argentinas: 2000 días de pérdidas”, tildó como “ridículo y espurio” el convenio firmado entre la aerolínea estatal y la empresa de capitales rosarinos. En este sentido, el periodista porteño expresó tres motivos por los cuales se llegó a la elaboración de ese acuerdo: la situación deficitaria que atravesaba Sol luego del accidente del 2011; las relaciones de la compañía con el Gobierno Nacional y los costos políticos que podrían acarrear el cierre de una empresa nacional.
 
“Después del accidente del 2011, Sol nunca pudo recuperarse”, señaló Rinaldi. En diálogo con el matutino, consideró: “Muchas aerolíneas quebraron o cerraron sus puertas luego de tragedias. Desde ese momento, encontró un desequilibrio económico importante”. El periodista aclaró que antes del accidente, que provocó la muerte de 22 personas, la firma cumplía con sus compromisos. “Su economía nunca fue grandiosa  pero igualmente podía cumplir con sus deudas”, aclaró.
 
 
Por otro lado, Rinaldi destaca las “relaciones” entre los máximos referentes de la empresa con el gobierno de Cristina Fernández. “La expresidenta Kirchner dio las indicaciones para una asistencia económica y financiera hacia la empresa. Entonces decidieron firmar un convenio totalmente ridículo y espurio”, indicó. El resultado del convenio fue que, en menos de cuatro meses, Aerolíneas otorgue a Sol Líneas Aéreas alrededor de 125 millones de pesos. 
 
“Es decir, le aseguraron una cantidad de dinero a Sol a cambio de nada”, sostuvo el periodista y agregó: “No obtenía ningún beneficio Aerolíneas. Simplemente fue fiel a Sol. Le ofreció todos los recursos y se hizo cargo de los costos de comercialización”.
 
El tercer aspecto que destaca Franco Rinaldi es sobre el “costo político” que podía tener el Gobierno Nacional si una empresa cerraba y dejaba sin trabajo a alrededor de 300 personas. “Lo que el kirchnerismo quiso evitar es que le pasara eso, que una empresa cierre y tener que soportar las consecuencias y los costos. Si eso pasaba, iba a complotar profundamente contra el relato oficialista”, consideró.
 
 
El especialista expresó que no existió tampoco una demanda que exigiera a la aerolínea estatal aumentar la oferta. “Aerolíneas no trabaja al tope de su capacidad, no tiene una ocupación que esté por arriba del 80 por ciento. De modo tal que se aumentó una oferta irracionalmente, a sabiendas de que no era ningún negocio para Aerolíneas, sino que eran pérdidas”, resaltó.
 
Acerca de la rentabilidad  del sector en general, el escritor contó que la misma es muy pequeña. “Hay que entender algo, la rentabilidad de la industria aerocomercial es baja, es del 4 por ciento o 5 por ciento. Las que más ganan están en  7,5 por ciento”, expresó.
 
“Lo que no se puede hacer es abrir destinos sin analizar si son viables económicamente. Porque de esa forma se pone en riesgo todo el resto de la empresa. Podemos discutir qué hay que hacer con los destinos, si es necesario subsidiar alguna ruta; lo que no se debe hacer es una ampliación de destinos y de rutas cuando existe una operación deficitaria”, señaló el entrevistado.

Comentarios