santafe
Miércoles 18 de Mayo de 2016

El convento de San Francisco está a media luz y reclama fondos fijados por ley

Sufrió un desperfecto eléctrico que casi termina en un incendio de las históricas instalaciones. Por una norma provincial, el gobierno debe entregar un subsidio de 80.000 pesos para refacciones

En noviembre del año pasado, el entonces gobernador Antonio Bonfatti, promulgó una ley aprobada por la Legislatura a través de la cual se establecía otorgar una contribución, en carácter de aporte no reintegrable, al Museo Histórico del Convento San Carlos de la ciudad de San Lorenzo y al Museo Histórico del Convento San Francisco de la ciudad de Santa Fe. La norma establecía además que la ayuda económica consistiría en una asignación anual equivalente al 0,0035 por ciento del Cálculo de Recursos de la Administración Central y que se distribuiría de manera mensual entre dichos museos para trabajos de mantenimiento, restauración y puesta en valor.
Sin embargo, el dinero que rondaba los 165.000 pesos mensuales y debía ser repartido en partes iguales para cada museo, aún no llegó. Así lo confió a Diario UNO, Fray Jorge Stipech, ecónomo del Convento y del Museo de San Francisco, quien recordó que el año pasado, debido a la difícil situación económica que atravesaba la institución, el museo estuvo a punto de cerrar sus puertas. 
No obstante, resaltó que gracias a la colaboración de particulares se pudo seguir adelante, pero “solamente tapando algunos agujeros”. 
En esa línea contó acerca de las dificultades que atraviesan para mantener a salvo del deterioro a la añosa estructura edilicia y dijo que se necesita de manera urgente dinero para realizar una nueva instalación eléctrica en el lugar. 
“Ahora estamos con el problema de la luz. La vez pasada, por la humedad, con los cables que llegan hasta el museo casi se nos prende fuego la parte de la Iglesia”, relató y añadió que a raíz de ese inconveniente, el complejo estuvo dos semanas sin luz.
“Estábamos como en el 1680, con velitas celebrando las misas porque no había luz, pero bueno se pudo solucionar una parte, pero ahora estamos viendo cómo podemos hacer, porque realmente hay que cambiar toda la instalación porque es vieja”, agregó.
Según Stipech, la situación estructural del complejo ha empeorado desde el año pasado, y por este motivo, además del aporte que debería llegar desde el gobierno provincial, han iniciado gestiones con el Gobierno Nacional en busca de ayuda.

Patrimonio histórico
“El artesanado del techo es único, no hay otro en América latina. Es todo encastre, acá no hay un solo clavo”, reflejó el Fray respecto del edificio construido entre 1673 y 1688. 
En tanto, el museo fue fundado en 1940 por el padre León Martinengo, y contiene piezas de gran valor histórico. En el tempo se descansan los restos del brigadier general Estanislao López, y en la sacristía, el Cristo ante el cual juraron los constituyentes de 1853. 
•LEER MÁS: El museo del Convento de San Francisco recibirá un aporte para su conservación
“Aquí no solo se conserva el cristo de la constitución, sino también una parte de la mesa donde se firmó el acta. Todas estas reliquias tienen como principal enemigo la humedad y el clima de la zona”, relató.
Actualmente, el museo se mantiene con lo recaudado en concepto de entrada, cuyo valor es de 15 pesos por persona, y con los 100 pesos que se cobra a los grupos escolares de hasta 30 alumnos, y pasando ese número tres pesos más por cada chico, aunque aclaró que no todos los colegios pagan.
“Algunos vienen de zonas rurales, y no se les puede cobrar. Los traen justamente para que tengan la oportunidad de ver esto”, indicó.
 
Revoque. Las paredes dentro del museo necesitan reparación para conservar correctamente el patrimonio histórico del edificio. UNO de Santa Fe/Juan M. Baialardo​
El uso de los aportes
De comenzar a ingresar el dinero desde la administración provincial, Stipech señaló que la prioridad será arreglar las cuestiones eléctricas, porque lo que se pudo hacer fue cambiar parte del cableado, pero de manera precaria, y hay zonas que han quedado sin electricidad. 
“El museo lo tenemos a media luz por razones de seguridad para que no se calienten las líneas”, graficó. 
Por último, sostuvo que las reparaciones que se han podido realizar han sido con aportes de personas que han ayudado a la institución.
“A veces recibo dinero de personas, y todo lo que es la pintura de las galerías y las barandas de afuera, se hizo gracias a las donaciones que hizo el pueblo. Así, hemos logrado mantener todo lo que es la parte de afuera”, finalizó.

Coqui Toum / jorge.toum@uno.com.ar

Comentarios