Triple crimen
Jueves 27 de Octubre de 2016

El escalofriante relato de la primera policía que llegó a la casa del triple femicidio

Así lo contó la primera policía en llegar al lugar, Alejandra Rey, quien junto con su compañero decidieron trasladar a la bebé al Hospital El Carmen al verle las heridas que tenía.

Alejandra Rey fue la primera policía en ver el sangriento cuadro de la masacre de Godoy Cruz y la primera en tener contacto con Bautista, el nene de 9 años que se escondió y se salvó del asesino de toda su familia.

"Lo que queríamos era sacar a Bautista del lugar, de esa situación. Llegaron otras movilidades de apoyo, se lo pasamos al coordinador de la Unidad Especial de Patrullaje, y en ese momento él nos dice que su hermano estaba lastimado en la pieza con la abuela, a raíz de esa manifestación nos dimos cuenta que había más gente en la casa", relató Rey a Noticiero 7.

"Nos fuimos inmediatamente a la habitación y ahí nos terminamos de encontrar con todo esto. Lucas (11) estaba en la misma habitación, en la misma cama con la abuela y Mía", contó la policía.

Sostuvo que Lucas estaba bastante mal herido y les pedía ayuda porque estaba consciente: "Decía que tenía un cuchillo, era lo único que repetía, estaba en shock".

"Mi compañero me advirtió del bebé. Yo estaba apoyada en los pies de la cama para llegar a Lucas, y cuando mi compañero me avisa la destapo, porque estaba entre las mantas de la cama, y noto que tenía sangre en la ropa, la reviso y veo las heridas en el cuello", detalló.

Allí decidieron trasladarla: "La envolvimos y comunicamos que nos íbamos al Hospital El Carmen y nos fuimos. Había llegado otra dotación y Lucas quedó con ellos mientras llegaba la ambulancia".

Ese fue el panorama que se encontraron los policías en la mañana del domingo en una casa de calle Entre Ríos al 1.800, del barrio El Trapiche, de Godoy Cruz, donde Lorena Arias, su tía Susana Ortiz, y su abuela Vicenta Díaz, fueron asesinadas a puñaladas, mientras que Mía, de unos 10 meses, y su hermanito Lucas, de 11 años, fueron brutalmente heridos.

Gracias a Bautista, que escapó de las manos del asesino al esconderse dentro del baúl de un auto, donde esperó varias horas hasta que se animó a salir y llamar a su abuela para contarle lo ocurrido.

Comentarios