santafe
Domingo 03 de Abril de 2016

El laboratorio provincial dejó de producir Viagra por la escasa demanda

Los médicos explican que los pacientes tuvieron resistencia a sumarse a un “circuito controlado” del uso del medicamento utilizado para tratar la disfunción eréctil entre otras patologías. 

El laboratorio de fármacos (LIF) de la provincia dejó de producir sildenafil. Cuando se anunció la elaboración del primer lote de los comprimidos azules, más conocidas por su nombre comercial de Viagra, se lo presentó como parte de una política para ampliar los derechos de los usuarios de la salud pública y, al mismo tiempo, lograr un uso racional del medicamento utilizado para tratar la disfunción eréctil, entre otras patologías. Sin embargo, tres años después, las pastillas dejaron de producirse. Según explican los médicos, la demanda no fue la esperada debido a la resistencia de los pacientes a sumarse a “un circuito controlado”.
Los primeros blíster de Sildenadil llegaron a los hospitales a fines de marzo de 2013 para distribuirse en forma gratuita entre los pacientes de hospitales públicos, que pudieron acceder a las pastillas con la sola presentación de la receta médica.
El lote fue de 200 mil comprimidos para abastecer a toda la red de salud de la provincia y, al menos, del municipio de Rosario. Después no volvió a fabricarse sildenafil, ni la producción de la droga está en los planes de este año del LIF.
Según explicó el director del laboratorio, Guillermo Cleti, “oportunamente se hizo un solo lote que aún se está consumiendo. La Dirección de Farmacia de la provincia no presentó más demanda, por lo cual no estamos proyectando una nueva provisión”.
El profesional recordó también que a fines del año pasado fue necesario “revalidar” parte del lote de medicamentos. El procedimiento se realiza cuando los fármacos están por vencer, entonces se someten a un control de calidad que verifica si están dentro de los parámetros que permiten certificarlos por dos años más.
Tras este procedimiento, “no hemos tenido pedidos para producir nuevamente sildenafil” por lo que, estimó, “la demanda está cubierta”.
El sildenafil producido por el LIF fue el primero de marca estatal en el país y el proyecto de investigación y desarrollo de la fórmula fue realizado íntegramente por los profesionales pertenecientes al área técnica del laboratorio provincial.
En stock. En la farmacia del Hospital Centenario no hay carencia de este medicamento. “Además de tratar la disfunción eréctil, el sildenafil se utiliza para la hipertensión pulmonar, por lo cual no puede estar en falta”, apuntó el director del centro de salud, Adrián Rascón.
El médico recordó que sobre fin del año pasado, el hospital tuvo que salir a comprar el medicamento a laboratorios privados. Sin embargo, antes y después, siempre recibieron los de producción estatal.
Desde los consultorios de urología del hospital coincidieron en que el sildenafil no es un fármaco que se prescriba con frecuencia. “Antes de recetarlo, el paciente tiene que someterse a estudios médicos y al control de un especialista”, señaló un profesional.
Explican la falta de demanda por dos factores. “Por un lado, evidentemente, es un medicamento que resulta fácil de conseguir y además existe una resistencia a sumarse a lo que los médicos llamamos un circuito controlado, es decir con controles médicos y retiro mensual o bimestral, como se manejan los remedios a nivel público”, apuntó.
Rimbombante. El anuncio de que el laboratorio público santafesino comenzaría a producir la famosa pastilla azul recorrió todo el país. Con títulos como “En Santa Fe, la pastilla Viagra será gratuita para todos” o directamente “Viagra para todos”, los medios nacionales reflejaron la noticia en marzo de 2013.
Desde el Ministerio de Salud de la provincia siempre se recalcó que la entrega iba a ser gratuita, pero bajo receta médica. Y se presentó la iniciativa como una respuesta al generalizado uso inapropiado de la droga. “A lo largo del país el consumo crece y en muchos casos las demandas no se canalizan por la compra en farmacias habilitadas, sino por canales no formales, no autorizados, como pueden ser los kioscos e internet”, sostuvo en su momento el ex ministro de Salud, Miguel Angel Cappiello.
Si bien el sildenafil se utiliza en otras patologías como la hipertensión pulmonar o casos de esclerodermia, su uso más difundido es el tratamiento de la disfunción eréctil. Un problema que, se estima, afecta al 10 por ciento de los hombres de manera general y a más del 50 por ciento entre los mayores.

Fuente: La Capital

Comentarios