Jueves 12 de Enero de 2017

El lunes, las sociedades rurales le pedirán a Lifschitz un plan hídrico

Carsfe aseguró que la semana que viene serán recibidos por el gobernador. Gestionan la presencia del ministro nacional Ricardo Buryaile.

"No tenemos la infraestructura necesaria para semejante fenómeno. En los últimos 20 años se ha hecho muy poco", dijo a Diario UNO, Gustavo Vionnet, presidente de Carsfe.
Ayer, la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe reunió a su consejo directivo. El encuentro estuvo atravesado por las dificultades que padecen los productores agrícolas y tamberos debido a las intensas precipitaciones.
Además del análisis de situación, los referentes de las entidades agropecuarias distribuidas en todo el territorio provincial plantearon la necesidad de encontrar soluciones de fondo a los inconvenientes que provocan estos fenómenos "agrometeorológicos" que, según entienden, "vinieron para quedarse".
En este marco, piensan elevar propuestas al gobierno provincial para encontrar medidas estructurales profundas. Desde la entidad sostienen que es momento de proyectar un plan hídrico, diseñado por profesionales de la región, que intente dar respuesta o, al menos, mitigar los impactos negativos que deja este tipo de temporales.
Desde la Confederación adelantaron a Diario UNO que el próximo lunes serán recibidos por el gobernador Miguel Lifschitz. Además, dijeron que están gestionando la participación en esa reunión (que aún no tiene un horario definido) del ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile.
Para Vionnet, las pérdidas "son mucho mayores a las obras que hubieran sido necesarias realizar". En diálogo con Diario UNO, el dirigente reclamó por "obras estructurales" que permitan estar mejor preparados. "Los gobiernos de los últimos 20 años en la provincia de Santa Fe hicieron muy poco en el tema estructural, fundamentalmente sobre la problemática hídrica. Se trata de una provincia que no solo tiene problemas internos, sino que recibe los inconvenientes de otras provincias, por lo cual el desastre se magnifica", indicó.
Por otro lado, consideró que "inundaciones siempre hubo en el litoral", aunque aclaró: "Lo que tenemos ahora es que se producen con más frecuencia. No habíamos tenido dos inundaciones en menos de un año. La de abril y la actual han sido catastróficas".
En este contexto, sostuvo: "Acá habría que hacer proyectos directores en distintas cuencas de la provincia. Es necesario trabajar sobre obras macro, de gran envergadura en materia de inversiones. Cuando estamos en plena inundación, es poco lo que podemos hacer. Hay que esperar que se vaya el agua pero mientras esperamos empecemos a trabajar en cuestiones estructurales a mediano plazo".
Fue el mismo gobernador Lifschitz quien esta semana comentó que realizarán desde el gobierno una convocatoria a expertos en temas climatológicos e hidráulicos, de la provincia y del resto del país. "Las condiciones del clima están cambiando y el régimen de lluvias también, por lo tanto necesitamos de manera urgente pensar cómo prevenir este tipo de fenómenos", anticipó el gobernador en la entrevista radial.
"Tenemos la única facultad en recursos hídricos del país", recordó el titular de Carsfe y añadió: "Tenemos técnicos de primer nivel y la verdad es que no estamos trabajando con ellos. Entonces, empecemos a juntar a todos los que pueden hacer aportes para dejar de mirar la coyuntura y el corto plazo".
Con respecto a los daños ocasionados, Gustavo Vionnet comparó el fenómeno del año pasado con el actual y resaltó: "En abril pasado la cosecha gruesa estaba lista para trillar. Se trilló muchísimo más tarde, con pérdidas de calidad y de rendimiento pero los agricultores algo cosecharon. En este momento, la pérdida en agricultura es del ciento por ciento porque no hay posibilidad de resiembra. Además, atacó a la cuenca lechera con mayor fuerza; en abril les pegó muy mal y les vuelve a pegar ahora. Será un golpe de gracia para un cuarto o un tercio de los tambos de la provincia".
Respecto a las responsabilidades que les puede caber a los productores, a raíz de la sojización y monocultivo, planteó: "Echarle la culpa a los productores es injusto. La política macroeconómica de los últimos 15 años ha inducido a que se haga un monocultivo; que no es bueno que exista y que nosotros lo hemos denunciado permanentemente".