Política
Jueves 16 de Julio de 2015

“El mayor PBI narco está en Buenos Aires y Capital Federal”

Diálogo. El precandidato presidencial y gobernador de Córdoba José Manuel De la Sota estuvo en Santa Fe para promocionar su intervención en las Paso, donde competirá con Sergio Massa. Lanzó duras críticas a Daniel Scioli y Mauricio Macri. 

El gobernador cordobés José Manuel De la Sota estuvo ayer en la capital provincial para presentar su precandidatura presidencial por la alianza UNA, que lo enfrentará al postulante del Frente Renovador, Sergio Massa para acceder a las generales de octubre. 
Acompañado por el periodista rosarino Alejandro Grandinetti, precandidato a diputado nacional de Una Opción Santafesina, el cordobés dijo que de su contrincante en la interna abierta lo diferencia “la experiencia” y que Daniel Scioli y Mauricio Macri representan el “continuismo mediocre” y “el ajuste feroz”, respectivamente. En diálogo con Diario UNO de Santa Fe se refirió a varios temas, pero hizo especial hincapié en lo referido a delito y narcotráfico. 
—Una de las cuestiones que más inquieta al santafesino es el de la inseguridad. ¿Cómo observa usted lo que sucede en la provincia al respecto?
—El problema se da en todo el país. La inseguridad se ha vuelto grave porque el crimen se ha vuelto sanguinario. Y el crimen se ha vuelto sanguinario por el narcotráfico. A un tipo drogado que te asalta y te mata, no le importan las consecuencias. Te matan por un celular o por un par de zapatillas. Un ladrón profesional sabe distinguir cuál es la pena para un asalto o para un asalto seguido de muerte, entonces no mata. Un drogón mata, no le importa cuál es la condena. Y esto ha vuelto al crimen sanguinario. Además, está la presencia de las bandas narcos, hay narcocrimen. Ustedes lo saben bien, le balearon la casa al gobernador. ¿Cuántos muertos hay en Rosario por ajuste de cuentas narco? Nosotros en Córdoba también los tenemos. 
—¿Y qué diferencia al narco santafesino del cordobés?
—El nivel de organización alcanzado en Rosario. En Córdoba todavía son lúmpenes, pero eso no significa que Los Monos no tengan contacto, que no puedan llegar a crearnos el mismo problema en Córdoba. Pero hay que aclarar que el mayor PBI narco, por llamarlo de alguna manera, está en la provincia de Buenos Aires y en Capital Federal. En la provincia de Buenos Aires, en San Martín por ejemplo, en Avellaneda, en La Matanza, en 3 de Febrero, donde los narcos reemplazan al Estado. Hay villas que están gobernadas por los narcos, donde ya el ordenamiento de la sociedad depende de ellos. 
—Hablamos de ausencia de Estado, digamos. 
—A ver: pagan hasta los viajes de estudios de los colegios. Manejan todo, al mejor estilo Pablo Escobar. En Córdoba tenemos cuatro barrios que los tenemos cercados, con control permanente de ingreso y salida. Y aún así es muy difícil de controlarlos. 
—¿Y la solución que usted propone cuál es? ¿Endurecer la legislación, fortalecer a las fuerzas locales como se hizo acá con Gendarmería? 
—Es un combo. Pero primero hay que señalar que acá lo que hicieron fue un show. Hacen turismo aventura antinarco. Bajan del helicóptero todos vestido con ropa de fajina y se van. Y hay más monos que en el zoológico. Entonces lo que necesitamos es enfocar el problema en su magnitud real. 
“El narcotráfico es un delito universal que no reconoce frontera –continuó. Para mí el problema del narcotráfico en la frontera es un problema de Defensa, hay que poner las fuerzas armadas. Máxime en un país con la extensión de frontera que nosotros tenemos. He estado en Misiones. Misiones tiene 2.000 kilómetros de frontera. Me dijeron allá, qué raro, «hay un montón de gente con tonada mexicana». ¿Será que les gustan tanto las Cataratas? O me voy a Salta y me dicen: «anda mucha gente con tonada colombiana». ¿Será gente que está vacacionando? Hay cosas que no se quieren ver. 
—Y usted, si fuera presidente, ¿qué medidas propondría?
—Yo tengo un estudio hecho sobre los narcos, realizado por Laura Echarren, la pareja de Jorge Asís. Es una especialista que ha tomado demasiado riesgos para hacer su obra, pero gracias a eso tenemos el mapa del ingreso de los narcos a la Argentina. Y vemos que tenemos aparato del Estado para impedirlo. Sin embargo sabemos cómo entran por Misiones, cómo bajan hasta Puerto San Martín, como desde ahí distribuyen a la provincia de Buenos Aires y a la Capital Federal. Y sabemos que en Capital Federal hay 600 puestos de venta de droga. ¿Y Mauricio Macri no lo sabe? ¿La Justicia Federal no lo sabe? El Ministerio de Justicia, el de Interior ¿no lo saben? Nosotros planteamos que la creación de una nueva policía nacional, especializada en lucha contra el narcotráfico, que dependa de la Justicia, no del poder político, un organismo de coordinación como la DEA, que coordine el accionar para que no se superpongan las investigaciones y se anulen como sucede hoy. 
 
“Diferencias irreconciliables”
—¿Cuál es el saldo de 12 años de kirchnerismo?
—Las diferencias irreconciliables son el saldo de la mala política. La mala política transforma a la política en guerra. Y la guerra lo destruye todo. Para mí la política es consenso, acuerdo, la posibilidad de ponerse de acuerdo, de resolver problemas. Argentina necesita una etapa donde la corrupción sea enjuiciada y castigada, así como lo fue el terrorismo de Estado. 
—¿Por qué decidió participar con Massa en las Paso? 
—Porque coincidimos en que estamos lejos del continuismo mediocre de Daniel Scioli y de la propuesta del ajuste feroz que trae Macri. Y creemos que hay que ordenar la economía y el país sobre la base del acuerdo y del consenso, algo que no está en los planes de los otros candidatos. 
—¿Y a usted qué lo diferencia de Massa?
—La experiencia. 
—Se habla desde los medios nacionales de un escenario de polarización entre Scioli y Macri. ¿Qué dice usted al respecto? 
—Es una polarización trucha. Mendoza demostró que no ganó Macri, ganó el radicalismo, Córdoba demostró que los dos supuestos líderes del oficialismo y de la oposición perdieron feo. Aquí en Santa Fe no ganó ninguno de los dos partidos que supuestamente respaldan los candidatos estrella. 
—Se especuló con que usted podría ser funcionario de un hipotético gobierno de Scioli.
—¿Puedo contestar con una grosería?
—Como usted quiera. 
—Ni en pedo.

Fernando Arredondo
farredondo@uno.com.ar

Comentarios