Escenario
Sábado 08 de Octubre de 2016

El mejor ballet del mundo y una visita de lujo en el Teatro Municipal

Los Zares del Ballet llegan el viernes a la Sala Mayor del coliseo santafesino. Mostrarán grandes clásicos de la danza.

Se presentarán solistas de los ballets que ya se han consagrado como estrellas de nivel internacional en una gala impresionante para los amantes del buen ballet. Son Zares, por la cantidad de medallas y premios que han recibido en todos los concursos internacionales de ballet y que forman un gran tesoro. Se llaman Zares porque han sido prácticamente criados en los palacios, que son esos grandes teatros y se puede decir que los habitan, ya que permanecen en ellos más de 10 horas seis días a la semana. Zares porque poseen la gracia y sutileza en cada movimiento propia de reyes y príncipes de los cuentos de hadas que interpretan a diario. Zares porque día a día juegan con las más finas joyas del repertorio universal del ballet clásico. Un bello escenario, la visita de los Zares Rusos de la Danza y un público amante de lo bello, conocedor y sutil son todos los ingredientes para una velada al mejor estilo imperial de la corte rusa.
De esta manera se presenta el espectáculo que llega a Santa Fe el viernes próximo a la Sala Mayor del Teatro Municipal (San Martín 2020 ).
El ballet clásico arte que ha sido por más de tres siglos el preferido de príncipes, reyes y emperadores, no en vano algunas de las grandes compañías como el Royal Ballet de Londres, el Danish Royal Ballet, el Dutch Royal Ballet y muchas otras llevan en su nombre la impronta de su estirpe. Si bien el ballet clásico nació en Italia y se desarrolló en Francia fue en el Imperio Ruso donde obtuvo su gran esplendor.
Los Zares Rusos, famosos durante siglos por su vida opulenta y derroche de tesoros, no escatimaron esfuerzo para tener el mejor ballet del mundo, así que emprendieron la tarea invitando desde Francia a los mejores coreógrafos de la época, Marius Petipa por mencionar solo uno, el más grande. Además, importaron pedagogos, arquitectos, escultores, pintores, para que construyeran fastuosos teatros y el resultado no pudo ser mejor.
Los rusos nunca han escatimado en gastos para estas cosas incluso hasta nuestros días. Acaban de realizar los juegos olímpicos más caros de la historia, hasta hoy han perdurado esos fastuosos teatros y la gloria del Ballet Ruso.
San Petersburgo, la Venecia del Norte, la misma que se llamó Petrogrado, Leningrado y ahora de nuevo San Petersburgo, la que para muchos viajeros es la ciudad más bella del mundo, es la sede del Ballet Marinsky, mejor conocido en Occidente por su nombre en la era soviética El Kírov, se precia de ser guardián de la más fina tradición del ballet clásico.
Su director afirma que en cientos de años no han cambiado un ápice las coreografías originales. Nombres como: Anastasia Lomachenkova y Mikhail Venschikok, Ekaterina Gusarova, etcétera, estarán sobre el escenario en esta gala maravillosa deleitándonos con momentos estelares del repertorio universal, como la Muerte del Cisne, el Pàs de deux de Esmeralda, el Adaggio del segundo acto del Lago de los Cisnes, la joya más preciada del clásico puro el Pas de Quatre de Pugni, estrenado hace más de dos siglos pero raramente interpretado, debido a que exige la presencia de cuatro grandes bailarinas en el mismo escenario.

Comentarios