Día del Niño
Jueves 18 de Agosto de 2016

El mejor juguete para cada edad

El Día del Niño es un excelente momento para compartir en familia pero los pequeños esperan también un regalo.

El Día del Niño es un excelente momento para compartir en familia pero los pequeños esperan también un regalo. Sobre la fecha, los padres podrían preguntarse qué juguetes son los adecuados para sus hijos de acuerdo a sus edades y cuáles son los mejores para estimular la imaginación.

Para la primera infancia, los juguetes ideales son aquellos de textura suave, gamas coloridas y que transmiten calor. Es porque en esta etapa estos chiches actúan como la prolongación del cuerpo de la madre, según expresan los psicólogos.

Hasta los dos años también se recomiendan juguetes didácticos de bebé que permiten desarrollar habilidades, tanto los motrices como los andadores o los intelectuales, que son con aquellos con luces y sonido que llaman la atención.

A partir de los 3 años, los niños tienen la necesidad de expresarse y jugar. Por eso se aconseja incorporar papeles, lápices, crayones y acuarelas, así como también títeres y disfraces que favorecen la personificación.

Entre los 6 y los 8 años, los pequeños comienzan a interesarse por los juegos reglados, útiles para incorporar códigos y pautas así como también para identificar qué es ganar y perder, permitir el ejercicio de la competencia y adquirir tolerancia a la frustración.

A partir de los 10 años, los intereses de los niños cambian y pueden preferir tecnología, videojuegos o interesarse por otros tipos de productos, como ropa.

Datos a tener en cuenta
  • Un buen juguete es aquel que le permita al niño elaborar su fantasía y creatividad. Un ejemplo son los didácticos, que son menos figurativos. Expertos en psicoanálisis coinciden en que el chiche más simple es también el más rico y que el exceso de tecnología puede frustrar a los pequeños si el producto se rompe.
  • En sus múltiples variantes, las muñecas y las pelotas son juguetes "comodines" para todas las edades.
  • No están mal los juegos con computadora, siempre y cuando el niño no se encierre en sí mismo y alterne con otros juegos. La supervisión de los padres en estos casos es fundamental.

Fuente: DocSalud

Comentarios