Colón
Domingo 16 de Octubre de 2016

El minitorneo empezó de manera poco feliz

Colón dejó su invicto en el José Amalfitani, con una floja actuación ante uno de los equipos caídos en el promedio. En los próximos tres cotejos se medirá ante rivales necesitados

Estaba muy claro, fundamentalmente para el cuerpo técnico y jugadores, que pisar el José Amalfitani supondría un escollo superior a las anteriores presentaciones.

Colón iba a toparse con un equipo con sed de revancha, que no había arrancado bien y aprovechó el paréntesis por Eliminatorias para cambiar entrenador. Entonces el partido era de riesgo en los papeles y ya, con el resultado puesto, los rojinegros volvieron a Santa Fe sin invicto y con las manos vacías, pero básicamente con un sinfín de interrogantes que jamás lograron desentramar desde el comienzo de la temporada.

Era un secreto a voces que a Colón le lucía mejor su puntaje en la tabla que sus actuaciones colectivas. Esas que de a ratos pudo desplegar pero que ya se desdibujaron por completo en Liniers.

Al equipo lo atacaron por todos lados, el DT puso volantes en la mitad de la cancha para ganar la pelota y generar juego, aunque nada de eso sucedió. El juvenil Sandoval estuvo, como pasó la mayoría de las veces con Blanco, totalmente aislado y el gol que llegó fue de otro partido.

Pero luego del empate siguió con esa actitud mezquina de esperar un error del rival, tratar de hilvanar algún contragolpe. El mazazo de Zabala lo dejó sin chances de reacción. Apenas ese desprendimiento de Poblete que Assmann contuvo de buena manera. Verdaderamente fue el inicio de una serie de encuentros donde lo que más se mira es la tabla de los promedios y no la de los puntajes para saber si al Sabalero hay que observarlo entre los mejores.


Miedo escénico
En lo que va del torneo, son contados los casos de propuestas futbolísticas convincentes, con un patrón de juego establecido y una idea clara que los jugadores de cualquier equipo lleven a la práctica. Ni siquiera los grandes pueden, de acuerdo al potencial de sus planteles, edificar actuaciones que llenen los ojos.

Con el plantel que armó Montero, de ninguna manera la obligación es salir a jugar de igual a igual con todos. Esa mochila que decidió cargar el estratega puede pesar mucho con el correr de las fechas si los resultados empiezan a escasear y los rivales en este mismo terreno reaccionan.

Si uno quiere ver el vaso medio lleno se dará cuenta que San Martín (San Juan) no arranca, Huracán perdió, Sarmiento no levanta cabeza y Olimpo se hunde. Pero si lo ve medio vacío se dará cuenta que este fin de semana representó el despertar de Talleres –suma distinto–, que Atlético de Rafaela sigue aferrado al milagro y dará batalla, o bien que Temperley y Defensa y Justicia son capaces de cosechar puntos cuando uno menos lo imagine.

Ese minitorneo que Ovación apuntó, se le venía encima a Colón, se inició con el pie izquierdo, pero con la necesidad imperiosa de dar vuelta la página lo más pronto posible porque en el horizonte aparecen adversarios con las mismas necesidades.


Seguidilla a la vista
En lo que podría caratularse como un miniciclo en el horizonte, los tres partidos que tendrá Colón a partir del sábado son trascendentes no solamente para seguir engrosando su flaco promedio, sino también para impedirle a sus oponentes que se le acerquen o lo sobrepasen en su línea.

El primer duelo es en el Brigadier López contra Patronato de Paraná, este sábado a las 17.30. Después será el turno de viajar a Rafaela el lunes 31 para visitar al sorprendente Atlético, que está edificando una campaña muy buena, pero su lastre es deficiente y eso podría condenarlo a encontrarlo entre los cuatro peores promedios al final de la temporada, con el consiguiente descenso a la "B" Nacional.

De regreso al Brigadier López, la formación de Montero se topará con este irregular Arsenal, que siempre tiene herramientas para complicar a todo el mundo.

Indudablemente nada se definirá después de los próximos 9 puntos, pero el semblante puede ser distinto para un plantel que también tiene que convivir con un pasado nefasto, que condicionó el presente y puede hipotecar el futuro.

Los puntos de aquí en más son prioritarios ante este tipo de rivales, pero la manera de conseguirlo será motivo de trabajo por parte del actual cuerpo técnico. Quedó expuesto que con el tipo de actuaciones como las que tuvo en Liniers, serán más las veces que a Colón le hagan pasar malos momentos.

El tramo inicial del torneo disputado aún es corto, pero ya hay un perfil de candidatos a pelear por el premio mayor, más los que navegan en la nebulosa por querer ser.

Comentarios